15 de agosto de 2022 | Actualizado 15:51

La guerra en Ucrania potencia la importación de graneles energéticos en Barcelona

Las exportaciones se estancan en el primer trimestre, con un retroceso del 1,4% interanual en el puerto de la capital catalana
Autoridad Portuaria de Barcelona

Las terminales del puerto de Barcelona han registrado un crecimiento de las importaciones del 21,2% en el primer trimestre del año, mientras que las exportaciones han experimentado un retroceso del 1,4% interanual. El movimiento de mercancías ha ascendido hasta los 18 millones de toneladas en este periodo, es decir, el 11,3% más que en los tres primeros meses de 2021. El crecimiento de las importaciones se explica por los efectos de la crisis energética producida a raíz de la guerra en Ucrania, que han impulsado la llegada de líquidos (+58,6%) en el recinto portuario de la capital catalana. Concretamente, destacan los incrementos producidos por el gas natural licuado (GNL), que ha alcanzado el millón de toneladas (+123%), la gasolina (+171,8%) y los biocombustibles (+127,5%).

Si bien China continúa liderando la cuota de mercado en cuanto a movimientos con el puerto de Barcelona, “en el mes de marzo ha frenado su crecimiento” en beneficio de América del Norte, del Sur y el Caribe, que “han experimentado incrementos significativos”, sostienen desde la autoridad portuaria. El recinto catalán atribuye parte de este crecimiento a las importaciones de gas natural licuado, “procedente de Estados Unidos y otros países exportadores, un tráfico marítimo que aumentó por el cierre del gasoducto Magreb-Europa y que previsiblemente seguirá creciendo a raíz de la guerra en Ucrania”.

En cuanto al tráfico de graneles sólidos, que han aumentado el 21% hasta marzo, el mayor incremento se atribuye a las potasas, que han crecido el 241%. Este volumen se debe al “crecimiento sostenido desde la puesta en marcha, en el año 2020, de la terminal de la compañía ICL, que también explota las minas del Bages”, asegura la Autoridad Portuaria de Barcelona. De hecho, el acuerdo entre ICL y Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) ha permitido la conexión diaria por tren con el recinto catalán, por lo que “disponen de una solución intermodal sostenible y competitiva que está generando un crecimiento espectacular de las exportaciones de esta mercancía”. Por otro lado, el recinto barcelonés destaca el “buen comportamiento” de los cereales y las harinas, que se han incrementado el 80,4%, así como de la haba de soja, con el 36,9% más de movimiento que en el ejercicio anterior.

Sin embargo, se mantiene la tendencia negativa del sector de la automoción, que si ya cayó hasta marzo de 2021 el 14,6% interanual, este primer trimestre ha caído el 29% respecto a esa cifra, moviendo tan solo 98.640 vehículos en el puerto de Barcelona. Aunque se están realizando mejoras en los servicios a este sector en el puerto de Barcelona, como muestra la inauguración del nuevo centro técnico en Autoterminal, no se ha logrado mitigar el impacto en los tráficos producido por la crisis de la automoción a nivel global.

Por otro lado, las unidades de transporte intermodal (utis) en los servicios regulares con el norte de África e Italia han sumado 101.762 unidades, lo que representa un aumento del 15,6%. En cuanto al tráfico de contenedores, en el primer trimestre se mantienen en cifras similares al año anterior, con un descenso del 3,3% interanual, desde los 907.010 teus en 2021 a los 876.885 teus en el actual ejercicio. Aun así, en el mes de marzo se percibe un incremento del 2,3%, gracias al movimiento de 319.177 teus.

Por su parte, el pasaje “sigue recuperándose a buen ritmo”, celebra la autoridad portuaria, pues los ferries han transportado más de 160.000 pasajeros en la temporada baja de principio del año, el 88,6% más que el ejercicio anterior, pero todavía cerca del 30% por debajo de 2019. Por otro lado, los cruceros, anulados por el estado de alarma hasta junio del año pasado, han transportado 92.517 pasajeros, cifra muy lejana a la prepandémica.