2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

El puerto de Barcelona duplica sus dotaciones para el servicio de limpieza de aguas

Todas las embarcaciones especializadas, un total de cuatro más dos de reserva, están preparadas para usar gas natural licuado
Autoridad Portuaria de Barcelona

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha adjudicado el contrato de servicio de limpieza de las aguas y apoyo en la lucha contra la contaminación accidental a la UTE Acsa-Ecolmare, por un importe de 528.000 euros anuales y un plazo de dos años, prorrogable a tres más. Con esta renovación, el recinto reforzará sus capacidades de limpieza, duplicándolas con la ampliación a cuatro embarcaciones especializadas, más dos a la reserva, que trabajarán los 365 días del año.

Si bien hasta ahora un único tipo de embarcación se encargaba de este servicio, con el nuevo contrato serán dos las que actuarán de manera simultánea, ambas con capacidad de ser propulsadas por gas natural licuado. Una de ellas, la ‘Pelican’, está “especialmente diseñada para la lucha contra la contaminación por vertidos sólidos y/o líquidos” y cuenta con una eslora de 10,8 metros y una manga de 2,5 metros. El segundo barco, ‘Ona’, se especializa en la recogida de “flotantes sólidos de tamaño pequeño, los más habituales”, detallan desde la autoridad portuaria, y tiene una eslora de 7,5 metros y una manga de 2,5.

El servicio contratado estará disponible 24 horas diarias para la prestación de servicios extraordinarios derivados de vertidos accidentales. Los trabajos incluyen la detección, recogida y retirada de flotantes en las aguas interiores del recinto, así como la recogida de animales marinos, lo cual engloba la preparación y condicionamiento de os cuerpos para que puedan ser transportados al gestor de residuos autorizado. Por último, la UTE adjudicataria deberá detectar y verificar episodios de contaminación de las aguas interiores, oxigenar las aguas, recoger skimers y prestar sus recursos en caso de activación del Plan Marítimo Interior (PIM).

El servicio de limpieza de aguas lleva prestándose en el puerto barcelonés desde los años 1970. Las embarcaciones utilizadas para ello, que doblarán sus dotaciones a partir del vigente contrato, recogieron el ejercicio anterior un total de 326 metros cúbicos de residuos, “una cifra que se va reduciendo progresivamente gracias a los esfuerzos de prevención y a las actuaciones de mejora realizadas”, manifiestan desde la autoridad portuaria.