28 de junio de 2022 | Actualizado 12:26

QEV Technologies trabaja en el desarrollo de camiones pesados propulsados por hidrógeno

La compañía aspira a iniciar la producción de su gama de vehículos eléctricos en 2023 con el objetivo de fabricar 60.000 unidades anuales
Zeroid

La empresa catalana especializada en movilidad eléctrica QEV Technologies está desarrollando proyectos de vehículos propulsados por hidrógeno. En concreto, se están enfocando en aplicar este tipo de energía a autocares de medio y largo recorrido y a camiones pesados de 42 toneladas de capacidad. “En poco tiempo”, aseguran desde la compañía, “esperamos también desarrollar un camión ligero con esta tecnología”. Al mismo tiempo que dan el salto al hidrógeno, la firma ha presentado junto a BTech la marca de vehículos eléctricos que producirá en la antigua planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.

Bajo el nombre de Zeroid, QEV aspira a iniciar la producción de su gama de productos en 2023 con el objetivo de fabricar 60.000 vehículos anuales. Para conseguirlo, invertirá 200 millones de euros y el D-Hub, el consorcio de empresas que QEV lidera junto BTech, otros 800 millones de euros para reindustrializar las plantas de Nissan en Barcelona de la Zona Franca y de Montcada i Reixac. De hecho, durante la presentación de Zeroid, el consejero delegado de QEV, Joan Orús, confirmó que el hub se ha presentado a la convocatoria PERTE del vehículo eléctrico, para optar a una cantidad comprendida entre 100 y 150 millones entre subvenciones y financiación a largo plazo.

Acordió

Modelos de vehículos eléctricos de Zeroid para reparto de última milla

Autonomía de 250km, batería de 40kWh, longitud de 4,5 metros y capacidad de 2,3 toneladas

Autonomía de 350 km, batería de 81 kWh, longitud de 6 metros y capacidad de 4,5 toneladas

Autonomía de 300 km, batería de 120 kWh, longitud de 7,5 metros y capacidad de 6,4 toneladas

Autonomía de 250 km, batería de 110 kWh, longitud de 8 metros y capacidad de 7,5 toneladas

Autonomía de 300 km, batería de 140 kWh, longitud de 7,5 metros y capacidad de 6,4 toneladas

Fuente: Zeroid

Su portafolio está compuesto por cuatro modelos destinados al transporte de última milla (eV10, eV20, eV30 y eV40) y un chasis cabina (eC36) que también se puede adaptar a este tipo de servicios, cada uno de ellos con distinta capacidad de carga. “Lo más interesante”, subraya la compañía, “es que se ofrece una gama de producto con diferentes capacidades de batería que se adaptan a los diferentes usos en ciudades”. La previsión es que la producción aproximada de las eVans fabricadas alcance las 5.400 unidades para 2023 a través de la contratación de los extrabajadores de Nissan (más de 2.500 personas) a los que se sumarían otros 6.000 empleos indirectos. Aunque esperan que la producción y ensamblaje tengan lugar íntegramente en Barcelona, el diseño y fabricación no ocurrirá en la capital catalana. “En una primera fase, trabajaremos con proveedores asiáticos”, explican desde QEV. Más adelante, en la segunda fase, su objetivo es “lograr un porcentaje de abastecimiento de materias primas y componentes muy elevado de España y Europa”.

5.400 eVans

QEV prevé una producción aproximada de 5.400 unidades de eVans fabricadas para 2023

QEV asegura que son “muchas y variadas” las empresas que se han mostrado interesadas en los vehículos que comercializarán a partir de 2023. “Desde la tradicional con entrega de paquetería y cadenas de supermercados hasta servicios municipales como alumbrado público o jardinería”, desgranan. Los precios dependerán de la configuración del vehículo: “El más económico estará en el entorno de los 25.000 euros y la gama con más capacidad de carga y autonomía sobre los 140.000 euros aproximadamente”.

ÚLTIMOS DETALLES PARA REINDUSTRIALIZAR LAS PLANTAS DE NISSAN
Tras el consenso de la comisión de Reindustrialización de Nissan, a mediados de marzo se decidió que el hub de electromovilidad ocupe la planta de la Zona Franca de Barcelona junto a Silence. La fábrica ubicada en Sant Andreu de la Barca se fusionará con la de Montcada i Reixac, donde el hub desarrollará su actividad relativa a procesos de estampación y producción de componentes. En esta última reunión, el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona propuso que un único operador logístico gestione el alquiler del conjunto de terrenos que comprenden el espacio de la zona franca. De esta manera, la empresa seleccionada será la responsable de las zonas donde se ubiquen el hub y Silence y también de aquellas destinadas a proyectos logísticos e industriales complementarios que aún no se han definido.

La zona franca ha propuesto que un operador gestione el alquiler de los terrenos de la antigua fábrica de Nissan

Goodman presentó a comienzos de diciembre su propuesta de 550 millones de euros de inversión para reconvertir las dos plantas de Nissan en la Zona Franca de Barcelona y en Montcada i Reixac a través de un proyecto industrial y logístico. También Cilsa, la sociedad gestora de la ZAL del puerto de Barcelona, se ha ofrecido a participar en la logística externa del proyecto. Su proyecto suponía una inversión de 800 millones de euros que destinaría a un centro de datos, una solución logística mixta de almacenamiento y cross-docking y un terreno de usos industriales. Por último, Prologis también ha presentado la propuesta E-hub Prologis Park BCN, que comprende una superficie de 100.000 metros cuadrados y cuatro edificios multinivel para actividades logísticas de última milla.