21 de mayo de 2022 | Actualizado 6:29

La recuperación de los vuelos de pasajeros pone fin a la cabina de los aviones como bodega

La Unión Europea eliminará la exención temporal de uso de 'preighters' el 31 de julio de este año por el retorno progresivo de los pasajeros
Iberia / Airbus

Las restricciones a la movilidad de personas fruto de la pandemia, y la consecuente paralización de la belly cargo (mercancías que viajan en las bodegas de los vuelos de pasajeros), empujó a diversas aerolíneas a reconvertir parte de su flota como cargueros temporales de material sanitario y otros productos. Lufthansa, Iberia, Air Canada, Emirates SkyCargo o British Airways son algunas de las compañías que solicitaron permisos para utilizar lo que se ha bautizado como ‘preighters’, por el uso de la zona de cabina para pasajeros como bodega para carga. Ahora, con la recuperación de capacidad de los aviones de pasajeros por la eliminación de restricciones, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA por sus siglas en inglés) ha anunciado que el 31 de julio de este año será el último día en el que puedan volar estas aeronaves con dicha configuración.

En febrero de 2022, solo el 13% del volumen total de carga aérea fue transportada por ‘preighters’, según datos de la asociación internacional de transporte aéreo IATA, la cifra más baja desde que aparecieron en el mercado en abril de 2020 y el 5% menos que en el mismo mes del año pasado. “Parte de esta reducción, aunque no toda”, afirman desde la entidad, “se debe a la caída estacional de la demanda de carga que se produce cada enero-febrero tras las vacaciones de fin de año”. Sin embargo, mientras que el volumen total de carga en febrero sufrió una caída del 19% respecto a diciembre del año pasado, el volumen transportado en ‘preighters’ fue el 34% menor durante el mismo periodo. Por el contrario, el volumen de belly cargo se redujo solo el 8%. Estos datos “muestran que ha comenzado la sustitución de la capacidad de los ‘preighters’ por la de los belly cargo”, argumentan desde IATA. Cabe destacar que EASA suspenderá las exenciones de estos permisos al mismo tiempo que la FAA (Agencia Federal de Aviación de EEUU), es decir, que solo se aplica a las aeronaves registradas en la UE y en Estados Unidos.

“Los ‘preighters’ fueron vitales durante los meses más duros de la pandemia”
Javier Enebral Consultor de aviación de GPA

El anuncio de EASA no ha sido una sorpresa para las aerolíneas, ya que siempre se ha esperado la eliminación gradual de este tipo de soluciones a medida que la capacidad de los aviones de pasajeros vuelva a estar disponible. “Al fin y al cabo, los ‘preighters’ no estaban diseñados principalmente para transportar carga en la cabina, por lo que los permisos siempre se iban a conceder a corto plazo y en función del riesgo”, subrayan desde IATA. Según el consultor de aviación Javier Enebral (GPA), “considerando que las rutas aéreas de pasajeros de larga distancia (que son las más críticas a nivel de carga) se han ido recuperando progresivamente durante 2021“, que el espacio de belly cargo se está recuperando “y que la urgencia de los envíos críticos se ha estabilizado, parece razonable que este tipo de permisos sean revocados a medio plazo”.

Sin embargo, aún quedan ‘preighters’ aprovechando el espacio de estos aviones. Qatar Airways Cargo sigue utilizando estas aeronaves reconvertidas en ocho rutas hacia Europa, dos rutas hacia Estados Unidos y cuatro rutas hacia Asia, todas ellas desde su hub en Doha (Qatar). Un segundo ejemplo es Emirates SkyCargo, que ha transportado productos de carácter médico y alimentación en el último año en más de 100 aviones de pasajeros. “Es difícil extraer conclusiones sobre los motivos concretos de selección de estos destinos o el tipo de material que se envían en cada uno de ellos”, afirma Javier Enebral. Por ejemplo, hay casos en los que una aerolínea aprovecha un ‘preighter’ en rutas a determinados países con restricciones de entrada a pasajeros internacionales, como China. “No obstante”, continúa, “entiendo que esta decisión puede responder más a la necesidad de incrementar la eficiencia de la ruta, y no tanto en responder a una demanda urgente o crítica de material”.

Los ‘preighters’ de Iberia dejaron de funcionar tras 18 meses como cargueros reconvertidos

No es el caso de Iberia. Sus tres aviones Airbus A-330 reconvertidos en cargueros se han utilizado durante 18 meses y la solución temporal “concluyó hace unos meses”. Tras aproximadamente esos 18 meses y antes de que concluyese dicho permiso, “Iberia decidió devolver esos aviones a su configuración original, a medida que se reactivaba la demanda de pasajeros”, explican desde la compañía. Sus aviones utilizaron el espacio de la cabina de pasajeros y ataron la mercancía con redes para mantenerla en su posición. Sus ‘preighters’ operaron en diversos destinos, como Los Ángeles, Santiago de Chile, San Salvador, Nueva York o Tel Aviv, y transportaron mercancía muy variada, como material sanitario o textil, “siempre que no requiriese de un protocolo especial de temperatura”. En su caso, después de operar vuelos de carga sanitaria durante los primeros meses de la pandemia, se adaptaron a la nueva situación del mercado e Iberia consiguió “aprovechar todas las oportunidades de negocio, diversificar sus fuentes de ingresos y seguir generando actividad para sus empleados mientras se recuperaba la demanda aérea”.

“Los ‘preighters’ fueron vitales durante los meses más duros de la pandemia”, reconoce el consultor de GPA Javier Enebral. Sin embargo, aunque la oferta de espacio de carga aún se mantiene en niveles inferiores a los registrados en 2019, la situación actual no amenaza el correcto funcionamiento de la supply chain por no utilizar ‘preighters’. Además, Javier Enebral recuerda la dificultad de su operativa en tierra: “Varios operadores de handling nos han transmitido la problemática de estos vuelos, donde se necesitan muchas más personas para llevarla a cabo y los tiempos de escala requeridos son mayores que en los vuelos tradicionales”, explica. Por tanto, a medida que la situación de la pandemia se normaliza, “se puede deducir no tiene mucho sentido que estas operaciones se sigan alargando en el tiempo”.