30 de septiembre de 2022 | Actualizado 6:01

Royal Caribbean refuerza su apuesta por Barcelona con una terminal propia de cruceros

Se trata de la séptima terminal en el muelle Adossat, zona en la que se concentrará toda la actividad crucerística del recinto
El presidente del puerto de Barcelona, Damià Calvet, durante su intervención. | E.M.

La compañía de cruceros Royal Caribbean ha presentado una solicitud formal a la Autoridad Portuaria de Barcelona para construir su propia terminal. Así lo ha anunciado el presidente del recinto portuario, Damià Calvet, en las jornadas organizadas por Nueva Economía Fórum. La futura terminal de Royal Caribbean será la séptima del puerto, todas ellas en el muelle Adossat, y compartirá espacio con otras tres públicas, dos de Carnival Cruise y una de MSC Cruises que estará operativa en 2024 tras una inversión de 33 millones de euros. De esta manera, la multinacional ha escogido al puerto de Barcelona como puerto base de sus operaciones en el Mediterráneo.

“Abrimos el muelle a la ciudadanía y el puerto será más ciudad”
Damià Calvet Presidente del puerto de Barcelona

El anuncio de la séptima terminal de cruceros del puerto de Barcelona coincide con el inicio de operaciones en mayo de Virgin Voyages y de la marca de lujo Ritz-Carlton Yacht Collection, esta última confirmada para este año. Además, las instalaciones se desarrollan al mismo tiempo que el puerto reordena su espacio. En concreto, se trasladarán las terminales de cruceros y la terminal de ferries situadas en la zona del World Trade Center en los muelles de Barcelona y Drassanes, una iniciativa que liberará 1,5 hectáreas de nuevos espacios públicos. “Con eso, conseguimos minimizar las externalidades negativas que puede provocar esta actividad”, ha subrayado Damià Calvet durante su intervención, así como mejorar la calidad del aire y hacer más sostenible la movilidad de los cruceros. “Abrimos el muelle a la ciudadanía”, ha destacado, y gracias a esta reordenación, “el puerto será más ciudad”.

DE LA REINDUSTRIALIZACIÓN A LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA
El presidente del puerto de Barcelona ha destacado que el recinto está preparado “para pasar del concepto de reindustrialización al de reactivación económica rápida” refiriéndose a la concesión de terrenos de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. “Estamos amenazados por la falta de suelo logístico”, ha subrayado, “es imprescindible que desarrollemos una estrategia de suelo logístico y es importante destinar los pocos espacios disponibles, de Nissan por ejemplo, a la logística asociada a la gran distribución y al comercio electrónico, que en definitiva generará suelo logístico en la primera y segunda corona metropolitana”. Según el Observatorio de la Logística de Cimalsa, la contribución de la logística al PIB catalán es del 14,4%, y tal y como ha recordado Damià Calvet, este sector genera un puesto de trabajo por cada 100 metros cuadrados de superficie. A través de la sociedad gestora de la ZAL del puerto de Barcelona (Cilsa), la Autoridad Portuaria de Barcelona ha presentado un proyecto de 800 millones de inversión para gestionar los terrenos de Nissan en la zona franca de Barcelona en la que se combinaría una solución logística mixta de almacenamiento y cross-docking, un centro de datos y una superficie destinada a usos industriales

Para este año, el puerto de Barcelona prevé un total de 800 escalas de cruceros, de las cuales el 53% serán realizadas por cruceros con menos de diez años de antigüedad. Esta semana ha podido presentar sus proyectos junto a otros puertos catalanes en la Seatrade Cruise Global, la principal feria de cruceros del mundo celebrada en Miami (Estados Unidos). En Catalunya, la facturación de los cruceros supera los 1.000 millones de euros anuales y se estima, según ha resaltado el presidente del puerto de Barcelona, que el 56% del total de cruceristas de puerto base que se embarcan en cruceros gastan una media de 230 euros por persona y día.