29 de junio de 2022 | Actualizado 16:56

La demanda de palets se mantiene al alza pese a la subida de precios de la madera

Los fabricantes demandan alternativas para el reciclado de los materiales y automatizar todos los procesos de producción para reducir costes
EPAL

Las materias primas mantienen su coste disparado respecto a años anteriores. Un ejemplo es la madera: el mercado de futuros de la madera cerró este domingo a 768,40 euros los 304,8 metros de tabla, mientras que en 2020 este mismo valor cerraba a 515,51 euros. A pesar de ese incremento de precios, los fabricantes de palets confirman que la demanda sigue en alza, por encima de otras alternativas como los palets de plástico. “Hay mucha más demanda que oferta en el mercado”, apuntan desde Inka Palets, “tanto de palets nuevos como usados”.

Tal y como ocurrió con otras materias primas, la pandemia ha sido el desencadenante del aumento del precio de la madera desde 2020. “Los precios de la madera subieron bruscamente en la primavera y en el verano de 2021”, asegura el consejero delegado de la Asociación Europea de Palets (EPAL), Bernd Dörre, y le siguió una normalización de costes hasta comienzos del 2022. Desde entonces, la madera se ha encarecido incluso por encima del nivel registrado en 2021 debido, principalmente, al inicio de la guerra en Ucrania. La montaña rusa de los precios coincide con la eliminación de las restricciones del Covid-19, que provocó el actual aumento de la demanda internacional de madera. “A ello contribuyeron también los programas de estímulo económico”, prosigue Bernd Dörre, “que provocaron un fuerte crecimiento en el sector de la construcción, por ejemplo en Estados Unidos”. Y al mismo tiempo, “la capacidad de los aserraderos ha sido insuficiente para satisfacer la demanda de madera”.

“Los precios de la madera subieron bruscamente en la primavera y en el verano de 2021”
Bernd Dörre Consejero delegado de EPAL

En 2022, las razones de este coste disparado varían. Desde Inka Palet destacan “la falta de madera” como una de las razones, además de “la reducción de extracción de madera de los países del este, entre ellos Rusia y Ucrania, y en general en toda Europa”, porque “en España se está cortando menos madera en los montes destinada a embalaje”. Las sanciones de la Unión Europea contra Rusia y Bielorrusia por la invasión de Ucrania han impactado en las importaciones, que inicialmente estaban restringidas y ahora se han eliminado por completo. La medida ha afectado principalmente a Alemania, Polonia, Países Bajos, Italia y los países bálticos por ser los que más madera adquirían a los implicados en el conflicto. “Sin embargo, como la madera se comercializa ahora a nivel internacional, todos los demás países también se ven afectados”, asegurael consejero delegado de la Asociación Europea de Palets (EPAL).

A estas razones se suman “los incrementos de los fletes de las importaciones de madera de Sudamérica”, subrayan desde Inka Palet, y “al exceso de demanda de Estados Unidos y China”, añaden desde Indepal. Este aumento de costes afecta a todas las tipologías de madera que se requieren, como materiales de construcción, muebles y embalajes de madera, y se incluye la madera blanda, utilizada predominantemente para la producción de palets.

101,3 millones de europalets

Se ha producido la cifra récord de 101,3 millones de europalets en 2021, según EPAL

Aunque el precio de los palets de madera ha aumentado como consecuencia del coste de su materia prima, la demanda no se ha visto afectada. En 2021, se han producido 101,3 millones de europalets, una cifra récord que representa un crecimiento interanual del 5,5%, y en el primer trimestre de 2022 se han fabricado el 10% más que el año anterior. También se ha experimentado un aumento de las reparaciones (+7,6%). El volumen total de producción y reparación en 2021, según cifras recogidas por EPAL, registró un aumento del 6% en todas las plataformas de carga de la asociación europea hasta alcanzar un total de 130 millones de palets.

ALTERNATIVAS A LOS PALETS DE MADERA
Ante el aumento de costes de la madera, el fabricante Inka Palet afirma que algunas empresas están optando por palets de plástico. Sin embargo, también han sufrido incrementos “y puede haber complicaciones de suministro de polietileno de alta densidad (HDPE) o polipropileno (PP) por el incremento de consumo de plástico reciclado, provocado por la nueva Ley de Residuos y suelos contaminados y el Real Decreto de Envases y residuos de envases”. A su vez, los palets de plástico “siguen siendo bastante más caros” y “se ven afectados por el aumento del precio del petróleo y del gas, así como de la energía”, apunta el consejero delegado de EPAL. “Es difícil buscar alternativas”, afirman desde Indepal, “el 82% de un palet lo componen la madera y los clavos”.

Una solución para reducir el coste sería mejorar la automatización de los procesos de producción

Para atajar el aumento de precios de la madera, los fabricantes de palets demandan soluciones desde la misma producción. “Se debería mejorar la automatización en todos los procesos que intervienen, desde la extracción de la madera hasta la fase final de producción”, señalan desde Inka Palet, así como “buscar alternativas para el reciclado de materiales ya existentes”. Por su parte, Indepal subraya la necesidad de conceder “ayudas estatales a las explotaciones forestales controladas” y coincide con EPAL, que reclama el refuerzo de la silvicultura en los países de la UE y “encontrar soluciones sostenibles que combinen los intereses de la gestión forestal y la protección de los bosques”.

Por último, Bernd Dörre afirma que la mejor solución para limitar el impacto de los precios es el uso de palets de intercambio, como los europalets: “El uso múltiple de los europalets y su intercambio dentro del pool de intercambio internacional reduce los costes de transporte de la mercancía y su almacenamiento en palets a una pequeña parte del precio de compra”. Al mismo tiempo, el ciclo de vida de los palets “puede prolongarse casi indefinidamente gracias a la reparación autorizada por EPAL” y permite contribuir “a la logística sostenible a través de la reutilización”, ha defendido Bernd Dörre.