2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

Los ‘tenders’ se reinventan tras la crisis de suministros y la subida generalizada de precios

Los cargadores condenan los 'tenders' como subasta para extender los modelos fundamentados en crear un marco estable de servicios
Freepik / Volvo Trucks / E.M.

Las circunstancias económicas y de la cadena de suministro han sembrado dudas sobre la figura de los tenders o concursos a la hora de seleccionar a proveedores de transporte o logística por parte de las empresas cargadoras. Ahora, se está cuestionando con mayor ímpetu su existencia tal y como se han concebido de forma tradicional, muy focalizados en los precios, como han denunciado en reiteradas ocasiones desde el tejido asociativo del transporte. Por ello, se está acelerando una tendencia, ya presente en los últimos tiempos, para reinventar esta figura y dejar atrás el factor precio para centrarlo en el servicio.

“Si eliminamos los tenders, afectaremos a la competitividad de las pymes”
David Ausina Supply Chain Operations Manager de 7Experts

Desde el ámbito de las empresas cargadoras abogan también por los tenders como una herramienta necesaria para realizar un ejercicio comparativo de cómo se está posicionado, es decir, para saber si se está pagando por encima, por debajo o en línea al mercado, para adecuar lo que se vaya a contratar al nivel de servicio que se necesita y para tener visibilidad del ‘cost breakdown’ del proveedor. Además, consideran la figura como la mejor opción si se busca un servicio específico con unas determinadas condiciones.

La secretaria general de la Asociación de Cargadores de España (ACE), Nuria Lacaci, defiende que “cuanto mayor sea la incertidumbre en torno a las variables que influyen en el transporte y la logística, más sentido tiene un tender, porque, insisto, el precio no es el principal criterio”. En este contexto, los cargadores confían en esta herramienta, ya que “si eliminamos esta posibilidad, las empresas pequeñas, medianas y autónomos solo podrán trabajar si es a través de un gran cargador y esto es un problema para la competitividad, para el nivel de servicio y para el desarrollo del sector”, explica el Supply Chain Operations Manager de la consultora 7Experts, David Ausina.

Para el secretario general de Transprime Spanish Shippers’ Council, Jordi Espín, los tenders son un termómetro plural del mercado y son necesarios en cuanto se establece un marco de colaboración para desarrollar las operaciones en base a unos costes ofertados. Sin embargo, los tenders tal y como los conocíamos hasta 2019 ya no son válidos, asegura. De hecho, “si el objetivo es puramente de coste, no hace falta ni empezar”, apostilla el secretario general de Transprime. En este sentido, la secretaria general de la Asociación de Cargadores de España (ACE) considera que “esta estrategia es tan equivocada y tiene tantos riesgos que ningún gran cargador la lleva a cabo, valoramos las relaciones estables en las que prima el servicio ajustado a los criterios, pasando los costes a un segundo plano”.

“Si el objetivo es puramente de coste, no hace falta ni empezar un tender”
Jordi Espín Secretario general de Transprime

Según vaticina Jordi Espín (Transprime), los tenders subasta van a desaparecer, especialmente en un entorno de falta de oferta y servicios logísticos, pero también por una responsabilidad ética y social del contratante que no podrá permitir que posiciones de abuso se den en sus entornos de contratación. Por ello, aventura que los tenders o concursos fundamentados en crear un marco de relación, justificados y bien orientados van a ganar terreno para ser los únicos a los que los ofertantes acudan en el futuro. A lo que la secretaria general de ACE añade que “los tenders que arrojan mejores resultados son aquellos que se basan en relaciones sólidas, donde existe realmente un win-win, donde se ahorra dinero, donde se mejora el servicio y, en definitiva, donde se aporta valor añadido”.

“Los mejores tenders son los que aportan un valor añadido”
Nuria Lacaci Secretaria general de Asociación de Cargadores de España (ACE)

Por su parte, Nuria Lacaci explica que esta figura nuclear de relación entre proveedores de transporte y logística y cargadores ya ha evolucionado mucho en los últimos años. En la situación inmediatamente posterior a las disrupciones por la pandemia, los concursos los dirigían departamentos de compras “generales” que no conocían el servicio, lo que finalmente penalizaba la gestión logística y los costes. Hoy en día, asegura la secretaria general de ACE, los realizan los departamentos de compras de transporte en colaboración con el de operaciones logísticas. “Esto asegura un buen conocimiento de las necesidades de cadena de suministro y de la de la situación del mercado de transporte (costes logísticos, salarios, evolución del precio de combustible, disponibilidad de chóferes, estacionalidad, etc)”, desgrana Nuria Lacaci.

UNA NUEVA ETAPA PARA FIJAR ESTÁNDARES Y EL FACTOR TECNOLÓGICO
A juicio de David Ausina (7Experts), el contexto actual es el mejor momento para abrir puentes de diálogo entre cargador y transportista tras fijarse nuevas reglas por parte del Gobierno. “Ahora todos jugamos bajo las mismas reglas, dotando de seguridad para poder ir al cargador y decirle te voy a dar este servicio porque estoy cubierto” y “si te doy una tarifa ajustada o de mercado, luego voy a estar cubierto ante una subida del gasoil”. Por ello, el Supply Chain Operations Manager apunta que ahora los tenders o concursos disponen de un marco que posibilita un mayor grado de estandarización del que existía hasta la fecha.

Para combatir esta incertidumbre generada por la subida generaliza de los precios, desde la consultora 7Experts destacan también el papel que debe desempeñar la democratización de la tecnología y su aplicación a las dinámicas de los tenders. Empleando soluciones tecnológicas se puede mostrar y desglosar con mayor precisión porqué el servicio cuesta lo que cuesta, aportar la trazabilidad, las emisiones, la rapidez en la carga y descarga o la puntualidad de los chóferes, según cita David Ausina. “Es necesario democratizar la tecnología para proveedores y cargadores, ya que es la clave para que de alguna manera más eficiente se puedan hacer las gestiones y medir cuáles son los compromisos a los que se pueden llegar y actuar en consecuencia”, concluye.