29 de junio de 2022 | Actualizado 18:16

Las empresas reclaman una ventanilla única para las ayudas a la compra de vehículos eléctricos

La falta de información y las dificultades de acceso a las ayudas para renovar la flota dificultan su reconversión, según un informe de Aecoc
Webfleet Solutions

Las compañías fabricantes, distribuidoras y transportistas reclaman la creación de una ventanilla única para la tramitación de las ayudas destinadas a la adquisición de vehículos eléctricos. Esta es una de las principales conclusiones del informe ‘La energía eléctrica en el transporte de mercancías’ de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc). El estudio constata que la falta “de información y la dificultad para el acceso a las ayudas son barreras muy relevantes para la renovación de las flotas de vehículos de las empresas”. Por ello, explica Aecoc, tan solo “el 18% de las compañías que han participado en la encuesta afirma que ha pedido ayudas a través de los diferentes planes Move”.  En este sentido, la jefa del departamento de Movilidad Sostenible de IDAE, Isabel del Olmo, ha recordado que “la competencia es de las comunidades autónomas por lo que se territorializan las ayudas y no es posible gestionar un único punto”. 

“La ventanilla única no es posible porque la competencia es de las comunidades autónomas”
Isabel del Olmo Jefa del departamento de Movilidad Sostenible de IDAE

“Casi cuatro de cada diez que no lo ha hecho, afirma que no las han pedido porque entienden que la información disponible para acceder a las mismas no es clara”. Sin embargo, el responsable del área de Smart Distribution de Aecoc, José Carlos Espeso, ha reconocido que las empresas “tienen la voluntad de acometer una necesaria renovación de sus flotas de vehículos para avanzar hacia la descarbonización del transporte”.  

El informe apunta también que la mitad de los encuestados no conoce la oferta de flota y el 70% tiene dudas sobre cómo poder cargarlos, a lo que se suma que el 5%, que ya tiene vehículos eléctricos, alerta de que les cuesta cargarlos por falta de infraestructuras. José Carlos Espeso ha manifestado que las ayudas “son una herramienta clave para acelerar este proceso, por lo que las administraciones tienen una responsabilidad en aportar claridad y facilitar el acceso a las compañías”.  En este contexto, el director de proyectos de Aedive, Arturo Pérez de Lucia, considera que es necesario homogeneizar las zonas urbanas y la infraestructura viaria, sobre todo en la vía publica. “Hay un detalle muy importante y es que la carga eléctrica no está contemplada como servicio de responsabilidad local y debería serlo”, señala. Lo que más reclaman las empresas, según el informe, es las cargas nocturnas, la eficiencia de los modelos de entrega (que puedan entrar en todas las zonas) y un mejor uso de las zonas de carga y descarga. Para el 77%de los consultados, la autonomía es una barrera y para más del 60% lo es el precio.  

“La carga eléctrica no está contemplada como servicio de responsabilidad local y debería serlo”
Arturo Pérez de Lucia Director de proyectos de Aedive

Según el estudio de Aecoc, las empresas “tampoco ven que los últimos cambios normativos sirvan como estímulo para la renovación de flotas”, además la mayoría de las empresas tiene dudas sobre que alternativa escoger. El 75% teme que si optan por la electrificación termine ocurriendo lo mismo que suede hoy con el diésel. Sin embargo, el Head of SmartMobility de Iberdrola, Pablo de Regoyos, ha hecho hincapié en que, aunque el precio se mueva, si dispones de renovables suficientes para cubrir la potencia eléctrica de toda España, los precios seguirán siendo muy bajos. “¿Cuándo vas a conseguir ponerte un pozo de petróleo y una refinería debajo de tu casa comparado con poner paneles solares y un punto de recarga?”, apostilla.

Por otro lado, Aecoc ha recordado que ,desde el pasado 5 de abril, “las furgonetas de 2 toneladas pueden llegar a las 2,5 toneladas de peso por la batería eléctrica, mientras que los vehículos de 3,5 toneladas pueden llegar hasta las 4,25 toneladas por el mismo concepto”. Ante esta medida, ha añadido, “el 72% de las compañías entiende que no supone un incentivo, ya que exige una inversión y no se gana capacidad de carga”.

Más de la mitad de las empresas no puede hacer el reparto urbano en bicicleta por las mercancías que transportan

Aecoc ha apuntado que, en el caso de los vehículos destinados a la distribución urbana de mercancías (DUM), “las alternativas al diésel más utilizadas son los híbridos, los eléctricos y los impulsados por gas natural”. En este sentido, el documento indica que más de la mitad de las empresas dedicadas a la DUM “no ve posible hacer el reparto urbano en bicicleta o pequeños vehículos eléctricos por el tipo de mercancías que deben transportar”.