29 de junio de 2022 | Actualizado 18:16

Los graneles líquidos impulsan el crecimiento de tráficos hasta abril en el puerto de Barcelona

La crisis energética posiciona al puerto catalán como estratégico en la importación europea de hidrocarburos y biocombustibles
Vista aérea del puerto de Barcelona | Autoridad Portuaria de Barcelona

El puerto de Barcelona ha registrado en el primer cuatrimestre del año un crecimiento del 9,1% respecto al volumen de toneladas movidas en el acumulado del 2021. En total, se han contabilizado más de 23,9 millones de toneladas hasta abril. La Autoridad Portuaria de Barcelona atribuye este aumento al comportamiento de los graneles líquidos, que han sumado 5,5 millones de toneladas, lo que supone un incremento interanual del 47,1%. Sin embargo, el crecimiento ha sido más tímido en el caso de los sólidos (+5,2%), mientras que en la carga general, el principal segmento del tráfico marítimo barcelonés, se ha registrado una cifra muy similar a la del año pasado (-0,1%).

De este modo, los incrementos registrados en hidrocarburos (+49,4%) y biocombustibles (+94%), así como los “espectaculares crecimientos” de los graneles líquidos en tránsito (+87,5%), “refuerzan el papel de Barcelona como hub del Mediterráneo para este tipo de tráficos”, manifiestan desde el recinto catalán. El impacto de la crisis energética europea provocada a raíz de la guerra de Ucrania y las sanciones rusas han posicionado al puerto de Barcelona como estratégico en el aprovisionamiento de gas natural licuado.

Por otro lado, los 1,5 millones de toneladas de graneles sólidos hasta abril representan el 5,2% más que en el primer cuatrimestre del pasado ejercicio. En este segmento del tráfico, destacan el incremento de los cereales y las harinas (+82,6%), con 234.031 toneladas, así como el “robusto crecimiento” de las potasas provenientes de las minas de Súria, que aumentan el 261,3%y rozan las 200.000 toneladas. Sin embargo, los resultados registrados en este inicio del año han sido mitigados por las contracciones del cemento (-26,7%) y la sal común (-34%), mientras que las habas de soja, que lideran el grupo de los graneles sólidos, se han mantenido en cifras similares a las de 2021, con 515.828 toneladas, el 1,1% menos.

En cuanto a las unidades de transporte intermodal (utis) que se mueven en los servicios regulares con las Islas Baleares, el norte de África e Italia, han crecido el 14,4%, sumando un total de 135.395 unidades. Este crecimiento se explica por la recuperación de los tráficos con Marruecos por el levantamiento de las restricciones decretadas por la pandemia. De este modo, se han transportado un total de 2.482 camiones y remolques hacia este país, lo que representa un incremento interanual del 39,8% en el primer cuatrimestre.

Sin embargo, las terminales portuarias destinadas a la automoción siguen notando los efectos de la crisis acontecida en el sector y acuciada a raíz de la pandemia, con el cierre de fábricas y la escasez de microchips. En los primeros cuatro meses del año, ha caído el 22,3% el número de coches transportados. Los 141.293 automóviles movidos hasta abril se sitúan ya muy lejos de las cifras que manejaba el recinto en 2019, cuando en el mismo mes había movido 267.800 unidades, casi el doble que en 2022. Sin embargo, el recinto catalán ha constatado que “abril ha mostrado las mejores cifras de los últimos meses” y este mes registra una caída menor que en el acumulado con respecto al año pasado, del 0,8%.

CRECEN LAS IMPORTACIONES
Las importaciones han aumentado en el puerto de Barcelona el 14,1% interanual, mientras que las exportaciones se han reducido el 2,2%. Las consecuencias de la guerra de Ucrania han tenido su impacto en estos resultados, pues han motivado una importación mayor de graneles energéticos. Por su parte, la disminución de las exportaciones se puede explicar, en parte, por el descenso del intercambio comercial con China, cuyos puertos se encuentran congestionados debido a la política estatal contra el coronavirus. De este modo, el tráfico de contenedores con el gigante asiático ha registrado una caída del 8,1%, a la par que ha aumentado -tanto en importación como exportación- con Estados Unidos (+21%). Además, la Autoridad Portuaria de Barcelona indica que en este primer cuatrimestre del año, “destacan los intercambios con Japón y Corea del Sur”, que aumentan el 29,9% y el 13,8%, respectivamente.