29 de junio de 2022 | Actualizado 18:16
BRANDED CONTENT

El Port de Tarragona se posiciona como un nodo ferroviario estratégico en el III Rail Day

Branded Content:

El Port de Tarragona se posiciona como un nodo ferroviario estratégico en el III Rail Day

La ubicación privilegiada del recinto y sus inversiones en intermodalidad convierten a Tarragona en un punto clave para el desarrollo del Corredor Mediterráneo

El Port de Tarragona se ha consolidado durante el III Rail Day como el punto de encuentro y debate transversal para el sector ferroviario y marítimo. Esta jornada ha revalidado el éxito de las dos anteriores ediciones, en su retorno a la presencialidad con más de 120 inscritos, que reafirmaron el interés y la importancia de subir las mercancías al tren para descarbonizar y descongestionar el transporte. El puerto catalán apuesta decididamente por la intermodalidad, que define como la mejor herramienta para optimizar la cadena logística y así ofrecer el mejor servicio a sus clientes, incidiendo en la sostenibilidad económica, social y ambiental del territorio.

“La visión del ferrocarril ha cambiado en los últimos años desde el punto de vista social, político y empresarial”
Josep Maria Cruset Presidente del Port de Tarragona

La estrategia y el potencial ferroviario del Port de Tarragona recibió el aval de los operadores, cargadores, autoridades y expertos en ferrocarril presentes en la jornada. A lo largo de seis ponencias, dos mesas redondas y un espacio de networking, los protagonistas del negocio logístico asistieron al debate, en el que diagnosticaron los retos que plantea el objetivo de aumentar la cuota ferroviaria. La emergencia climática, la llegada del Corredor Mediterráneo a Tarragona, el alcance de los ecoincentivos y la proliferación de puertos secos, fueron algunos de los temas más destacados durante el encuentro ferroviario.

Los asistentes al III Rail Day pudieron conocer de primera mano la estrategia que el puerto catalán está desplegando para subir contenedores y tráfico rodado al tren, “unas inversiones que iniciamos hace años y que confluyen en el horizonte temporal de 2023”, explicó el presidente de la autoridad portuaria, Josep Maria Cruset. “La visión del ferrocarril ha cambiado en los últimos años desde el punto de vista social, político y empresarial: el sector ha detectado oportunidades y eso nos ha permitido subir al tren mercancías que antes nos decían que sería imposible”, celebró el máximo responsable portuario. Esta dinámica ha facilitado a la autoridad portuaria la inversión en terminales ferroviarias, como demuestran las actuaciones realizadas en la PortTarragona Terminal Guadalajara-Marchamalo:

HORIZONTE 2023: LA ESTRATEGIA INTERMODAL DEL PORT DE TARRAGONA

La directora de Desarrollo de Negocio del Port de Tarragona, Genoveva Climent, destacó el potencial del puerto tarraconense, ubicado en un lugar estratégico para el Corredor Mediterráneo, y desgranó el detalle de las inversiones realizadas con la vista puesta en su llegada al recinto. “Tenemos un territorio privilegiado, con un entramado industrial potente, un puerto internacional, un aeropuerto y muy buenas conexiones terrestres (AP-7, A-7, T-11), que conectan con Valencia, Barcelona y el valle del Ebro”, manifestó Climent. “Tenemos una red ferroviaria que pasa al lado del puerto” y además, el Port de Tarragona cuenta con una red ferroviaria contigua al puerto, en la que “dentro de unos meses veremos la llegada del ansiado Corredor Mediterráneo, del que tan solo nos separan 80 kilómetros”.

“Hemos querido aprovechar el gran potencial que tenemos como territorio diseñando la estrategia Horizonte 2023”, aseguró la directiva del Port de Tarragona. De este modo, a finales del próximo año, confluirán la entrada en funcionamiento de la renovada terminal de La Boella de la mano de CTC –liderada por BASF-, la finalización de la terminal de Guadalajara-Marchamalo y el desarrollo urbanístico de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), así como la llegada del ancho de vía estándar al Port de Tarragona. Todos estos desarrollos conforman la apuesta portuaria para convertirse en un nodo ferroviario estratégico, situado en la convergencia del corredor del Ebro y el Mediterráneo, en la denominada ‘Y catalana’.

“En Tarragona, los clientes podrán diversificar la carga y llevarla hacia el sur o hacia el centro de la península”, destacó la directora de desarrollo de negocio del puerto. La inversión en puertos secos como el de Guadalajara-Marchamalo dará salida directa al mar a tráficos que se mueven mayoritariamente por carretera, lo que supone una oportunidad para expandir el área de influencia del Port de Tarragona. “Estuvimos analizando dónde adentrarnos en nuestro hinterland y nos decantamos por realizar una tercera terminal en Guadalajara”, justo antes del inicio de la red de cercanías de Madrid. Climent recuerda que “siempre se había dicho que el puerto de Madrid era el de Valencia, porque tenía una red viaria gratuita”, mientras que la catalana era de pago por los peajes. Sin embargo, “por tren, hacia el norte de Madrid, estamos equidistantes, lo que genera un atractivo añadido”.

La relevancia del transporte marítimo en el comercio internacional hace que “cualquier disrupción pueda ser catastrófica”, alertó Genoveva Climent. Ante la crisis generada por el coronavirus, el atasco del canal de Suez, el temporal Gloria, la guerra en Ucrania o la congestión del puerto de Shangai, “la clave es la intermodalidad, para que la cadena de suministros sufra lo menos posible”. Las inversiones realizadas y previstas por el Port de Tarragona apuntan a este objetivo, así como la celebración del Rail Day. El recinto ya ha comenzado a preparar la cuarta edición, que se llevará a cabo en el marco de Horizonte 2023, un año clave para la intermodalidad de la provincia, el país y el continente europeo.