30 de junio de 2022 | Actualizado 12:09
La directora general de Transports i Mobilitat de la Generalitat, Mercè Rius; el presidente del puerto de Barcelona, Damià Calvet; y el partner en Bax & Company, Sebastiann van Herk | Autoridad Portuaria de Barcelona

El puerto de Barcelona acoge la prueba piloto del primer autobús autónomo de la ciudad

El vehículo con capacidad para ocho pasajeros circulará entre el muelle de Sant Bertran y el World Trade Center de la capital catalana

El primer autobús autónomo de Barcelona comenzará su periodo de prueba a partir del próximo 30 de mayo entre el muelle de Sant Bertran y el World Trade Center. Durante cuatro semanas, el vehículo con capacidad para ocho pasajeros circulará en esta ruta de 1,9 km por viales abiertos al público dentro del territorio portuario.

La empresa Pendel Mobility, spinoff de Bax & Company, es la responsable de la implementación y la operación de este proyecto piloto, en colaboración con los responsables de Innovación del puerto de Barcelona. La iniciativa ha contado también con la compañía francesa EasyMile como proveedora de tecnología. La ruta transcurre por una área frecuentada por todo tipo de vehículos que incluye, además de las dos paradas, cuatro semáforos y dos rotondas e intersecciones sin prioridad.

“A diferencia de otros pilotos, este recorrido permite la interacción con otros tipos de transporte, desde camiones pesados hasta los peatones y ciclistas, ofreciendo un entorno realista en el cual testar este tipo de vehículo”, ha explicado la Autoridad Portuaria de Barcelona. Aunque el autobús funciona de manera autónoma, un operador de seguridad estará siempre presente a bordo durante la prueba piloto para interaccionar con los pasajeros y tomar el control en caso de emergencia.

Pendel Mobility es el responsable de la implementación y la operación de este proyecto piloto en territorio portuario

El presidente del puerto de Barcelona, Damià Calvet, ha manifestado que “la prueba piloto se enmarca en el Plan de Innovación del puerto, que prevé que la infraestructura actúe como campo de pruebas para proyectos que incorporen soluciones disruptivas a los retos que plantea el ecosistema logístico-portuario”. En este sentido, Damià Calvet ha recordado que “el caso del autobús autónomo es especialmente relevante para nosotros, porque conecta uno de los seis ámbitos de actuación del modelo smart port -la movilidad de personas y mercancías- con un proyecto tecnológico de movilidad eléctrica y autónoma”.

El proyecto piloto del puerto de Barcelona forma parte del proyecto de la Unión Europea Ride-to Autonomy (R2A), que tiene el objetivo de demostrar que es posible la integración de las lanzadoras autónomas en el sistema de transporte de las ciudades. Esta iniciativa comunitaria se está desarrollando, además de en Barcelona, en otras nueve ciudades europeas. De esta forma, los diez proyectos piloto permiten testar el funcionamiento del autobús autónomo en diferentes territorios y situaciones con el objetivo de proporcionar directrices para que otras ciudades puedan aplicar esta tecnología.