1 de julio de 2022 | Actualizado 17:50

Los puertos mediterráneos reivindican su cooperación ante las disrupciones globales

Barcelona y Marsella ponen en valor la coordinación interportuaria para superar la brecha europea formación, digitalización y sostenibilidad
Carla Salvadó (Autoridad Portuaria de Barcelona), Marta Miquel (Escola Europea-Transport Intermodal), Philippe Guillaumet (Puerto de Marsella), Thanos Pallis (International Association of Maritime Economists), Rabih Sabra (Cámara de Comercio de Beirut) y Ralph Fakhoury (Green Marine Services) | J.S.

El impacto de la política china de Covid cero sobre el transporte marítimo internacional añade una nueva disrupción a la extensa lista de dificultades que ha vivido la cadena de suministro desde la llegada de la pandemia. Ante esta situación, los puertos de Barcelona, Marsella y Beirut han reivindicado este martes, durante el SIL 2022, la necesidad de cooperar para lidiar con la creciente falta de fiabilidad del transporte marítimo. Los puertos del Mediterráneo “nos encontramos ante una gran oportunidad para aportar valor añadido a nuestras industrias” ha manifestado la subdirectora de Desarrollo de Negocio del puerto de Barcelona, Carla Salvadó.

“La falta de espacio y equipamiento, el desequilibrio entre la elevada demanda y la poca oferta, la congestión en los puertos, el aumento del tiempo de tránsito y el alza desmesurada de los fletes” constituyen los principales impactos de la pandemia sobre el transporte marítimo, ha enumerado Salvadó en su intervención. Sin embargo, “en la actualidad, el principal factor de disrupción es la incertidumbre”, pues la fiabilidad se ha ido reduciendo y “se encuentra ya por debajo del 30%”. En cuanto al puerto de Shanghai, “estamos preparándonos para el tsunami que vendrá cuando abra”, pues en el mes de abril “tan solo el 20% de los contenedores del mundo han permanecido en el mar”. Este conjunto de disrupciones “ha provocado una pérdida efectiva de capacidad de alrededor del 16%” en lo que llevamos de 2022, ha lamentado la directiva de la Autoridad Portuaria de Barcelona. En este contexto de incertidumbre, “los puertos del sur de Europa debemos cooperar para que las empresas vean una alternativa al transporte marítimo con Asia, potenciando las rutas intraeuropeas y del norte de África”, ha concluido.

“Estamos ante una gran oportunidad para aportar valor añadido a nuestras industrias”
Carla Salvadó Subdirectora de Desarrollo de Negocio del puerto de Barcelona

En la misma línea, el director de Relaciones Internacionales del puerto de Marsella-Fos, Philippe Guillaumet, ha definido a la posición de los puertos del sur de Europa como “estratégica para conectar todos los mercados dinámicos: los viejos (Norteamérica), los presentes (Asia) y los futuros (África)”. Los puertos mediterráneos “somos plataformas conectadas entre los diferentes continentes”, ha manifestado, “aumentando nuestra cooperación podremos hacer frente a todos los desafíos que se nos están planteando”. En este sentido, ha destacado el papel de asociaciones como MEDports Association, que “une en un proyecto común a 23 autoridades portuarias, que representan el 70% del total del tráfico mediterráneo”. En cuanto a las formas que debe tomar esta cooperación, ha citado la importancia de de compartir proyectos e información entre los distintos puertos para avanzar en materia de sostenibilidad y digitalización, así como de la formación en el seno de las comunidades portuarias.

“El Mediterráneo es una posición estratégica para conectar a los principales mercados dinámicos”
Philippe Guillaumet Director de Relaciones Internacionales del puerto de Marsella-Fos

En relación a este último propósito, la directora de Negocio de la Escola Europea-Transport Intermodal del puerto de Barcelona, Marta Miquel, ha presentado su Port Virtual Lab, creado el año pasado en el marco del proyecto europeo YEP MED. Esta plataforma de empresas simuladas permite a los estudiantes “obtener las habilidades para estar adaptado al actual clima disruptivo”, ha celebrado Marta Miquel, y de este modo, “poner en contacto a las personas que quieren trabajar en el sector con las empresas”. El objetivo de este proyecto es que los alumnos formados acaben formando parte del ecosistema portuario, tanto en Barcelona como en el resto de Europa. “Queremos hacer del Mediterráneo una región más fuertes”, ha concluido Miquel, “y para ello debemos formar a las personas en trabajos que hoy en día no existen”, poniendo el foco en la digitalización, el desarrollo de smart ports y la sostenibilidad.

“Los puertos mediterráneos deben superar la brecha en conectividad y accesibilidad”
Thanos Pallis Vicepresidente de la Asociación Internacional de Economistas Marítimos

El vicepresidente de la Asociación Internacional de Economistas Marítimos (International Association of Maritime Economists), Thanos Pallis, ha secundado esta necesidad, pues “la colaboración mediterránea debe darse en relación con la digitalización y la sostenibilidad”. De hecho, en términos comparativos, los puertos del sur de Europa se encuentran todavía muy lejos de sus vecinos norteños, la región de Asia Pacífico y Estados unidos, en cuestiones de desarrollo tecnológico. “Los puertos mediterráneos deben superar la brecha en conectividad y accesibilidad”, ha manifestado Pallis, pues estos son sus “principales desafíos competitivos en la actualidad”. Esta cooperación, ha afirmado, debe ser horizontal (interportuaria), pero también vertical, incolucrando al conjunto de stakeholders y atendiendo a la transversalidad de actores del sector.