1 de julio de 2022 | Actualizado 17:50

Calsina Carré busca conductores fuera de España y renueva talento interno para sortear la crisis

Los trabajadores de almacén y logística de la compañía pueden acceder a puestos de conductor con un aumento de sueldo
Jornada sobre los efectos de la falta de conductores en el SIL 2022 | I.L.

El operador de transporte y logística Calsina Carré ha iniciado la búsqueda de conductores fuera de España, especialmente en Perú y Marruecos, como terapia de choque para tratar de sobreponerse a la crisis de falta de profesionales. “Puede estar bien o mal visto, pero tenemos que dar un servicio y hay que buscarse la vida”, afirma la directora general del grupo, Alba Carré, anticipándose a las críticas que, asegura, pueden surgir por esta iniciativa. Además, dentro de las filas de la compañía, están ofreciendo la posibilidad a trabajadores de almacén y logística de “desarrollarse y renovarse”, según Carré. La idea es que esos trabajadores accedan a puestos de conductor con un aumento de sueldo.

Estas dos iniciativas forman parte de un paquete de medidas que la empresa ya ha puesto en marcha en estos últimos meses para afrontar la ausencia de profesionales que está experimentando el sector, actualmente cifrada en una horquilla entre 15.000 y 40.000 solo en España para los próximos años, según datos de la Organización Internacional del Transporte por Carretera (IRU). Otra de ellas es la remuneración a los profesionales por tiempo, en lugar de por kilómetro recorrido. Ello ayuda, según Alba Carré, a poner en valor la profesión y a dignificarla. “Todo esto hay que repercutirlo en nuestros precios, pero si no vamos en esta dirección, no iremos a ninguna parte”, asegura.

La empresa ha optado por remunerar a sus conductores por tiempo en vez de por kilómetro recorrido

De la misma forma, Calsina Carré ha invertido medio millón de euros en mejorar las condiciones de los transportistas En concreto, han invertido esta cantidad económica en su hub de Pont de Molins (Girona), muy cercano a La Jonquera. En él, han construido con Onturtle un parking “más seguro” y han democratizado su uso para otros transportistas ajenos a la red de conductores de la compañía, según ha detallado la consejera delegada. “Con ello, hemos creado una red de estaciones para que el conductor no se sienta maltratado y tenga unas mejores condiciones”, ha comentado durante la tercera jornada del Salón Internacional de la Logística de Barcelona (SIL).

Todas estas medidas se unen a la incorporación a su flota de semirremolques gruables para autopista ferroviaria. La apuesta de Calsina Carré por la intermodalidad lleva en marcha desde hace cuatro años. “No estamos sustituyendo conductores, ni mucho menos, pero es una posibilidad que hay que aprovechar y que puede lograr que un chófer internacional que trabaja en carretera pueda ser un chófer doméstico subiéndose al tren y pueda conciliar y mejorar su vida”, ha afirmado Alba Carré, que asegura que la empresa seguirá trabajando en esa línea, a pesar de las dificultades con la que se está encontrando en el camino. Esas dificultades pasan por los retrasos en la puesta en marcha de corredores ferroviarios, tanto en España como en Europa.

La apuesta por la intermodalidad se topa con los retrasos en la puesta en marcha de corredores ferroviarios

“El principal escollo de esto es que ahora los transportistas iremos más rápido que los operadores ferroviarios porque no hay suficientes líneas ferroviarias a las que poder acceder”, explica la directora general de Calsina Carré. Esas demoras, comenta, repercuten directamente en los operadores que no funcionan por definición a través de los contenedores. “El retraso para nosotros es significativo y nos obliga a coger el tren en Perpignan (Francia), en lugar de cogerlo en Barcelona“, apunta Carré. En cualquier caso, entre las soluciones que cree que “dependen de otros”, identifica la necesidad de poner en marcha formación especializada y agilizar los trámites de permiso de trabajo para profesiones de alto riesgo, como lo es la de la conducción de camiones de mercancías.

Por otro lado, también ha echado de menos la implicación de los cargadores, aunque ha matizado que “deberíamos haberles dado espacio y hecho partícipes tanto los transportistas como los operadores” en las negociaciones y numerosos debates que se han organizado para mejorar las condiciones laborales de los conductores, ya que han sido múltiples los factores que han influido en la falta de profesionales. “Hemos llegado a esta situación por un cúmulo de cosas que no dependen únicamente del transportista, sino también del cargador, de la empresa de transportes y de los operadores”, ha sentenciado.