29 de junio de 2022 | Actualizado 18:16

Freixenet estudia ampliar sus exportaciones por ferrocarril hacia los países nórdicos

La mayor exigencia ambiental en los países del norte de Europa acelera la necesidad de impulsar el tren para exportar productos
Aristarco Tomás (Tenalach Consulting), Gloria Martí (Grupo Freixenet) y Simon Batlle (Cimalsa), este jueves durante el SIL 2022 | J.S.

La productora y distribuidora de cavas Freixenet está estudiando alternativas ferroviarias para sus exportaciones hacia los países nórdicos, donde ya comercializa su producto a través del holding Henkell Freixenet. Los resultados obtenidos con el primer envío ferroviario hacia Europa, mediante una prueba piloto en el marco del proyecto Trails, avalaron la multimodalidad como estrategia de futuro de la compañía. Freixenet pretende aumentar su cuota modal ferroviaria en todos los destinos, aunque “estamos especialmente interesados en los países nórdicos, pues en un futuro próximo van a convertir el transporte ecológico en un requisito legal”, ha manifestado la directora de Sostenibilidad de Freixenet, Gloria Martí, durante la última jornada del SIL 2022. No obstante, desde la compañía aclaran que la falta de oferta multimodal, en términos de operadores e infraestructuras, dificulta que esta apuesta se pueda materializar en un futuro próximo. De este modo, de momento se encuentran estudiando las opciones ferroviarias disponibles y la viabilidad de exportar por tren hacia el norte de Europa.

“Si no vamos con tren hacia el mercado nórdico en unos años, no venderemos”
Gloria Martí Directora de Sostenibilidad de Freixenet

El director general de Tenalach Consulting, Aristarco Tomás, ha corroborado la necesidad de apostar por el ferrocarril para no quedarse fuera de ciertos mercados, especialmente los europeos. “En los supermercados de Dinamarca, algunos productos que han sido importados por tren llevan una etiqueta que acredita al transporte sostenible”, ha destacado. También “las empresas privadas suecas ya hace años que piden que los productos sean transportados por tren”. Por ello, Gloria Martí ha manifestado que Freixenet asume que “dentro de unos años, si no vamos con tren hacia el mercado nórdico, no venderemos”.

De este modo, “prevemos que los monopolios públicos acabarán obligando a que el producto llegue en unas condiciones determinadas. Son monopolios y por tanto ellos deciden los requisitos a cumplir para vender en sus países”. Ante esta situación, “muchas empresas decidirán que, a nivel de costes, no les sale rentable, pero nosotros hemos decidido comenzar a movernos para anticipar los cambios”. La responsable de Logística de la compañía de cavas, Cristina Duran, ha añadido que “por un lado, nos está apretando la legislación, pero por el otro, la falta de infraestructuras no nos está ayudando a hacer la transformación”.

“Entendemos la multimodalidad de manera transversal en cuanto a actores implicados”
Aristarco Tomás Director general de Tenalach Consulting

En la actualidad, Freixenet está presente en más de 150 países, en los que expidió alrededor de 107 millones de botellas el año pasado. Sin embargo, más de la mitad del transporte de sus mercancías se realiza por camión (53%), mientras que un tercio se mueve en barco (27%) y el 20% restante en rutas mixtas marítimas y viarias. “Todo lo que exportamos hacia Europa lo hacemos a través de camión”, ha lamentado Martí, pero “somos conscientes de la importantísima reducción de CO2 que supone viajar en tren”. Además, ha añadido, “es más fiable en tiempos, porque no se ve afectado por el tráfico de la carretera ni la congestión marítima, y permite llevar un mayor volumen de carga que el camión”.

A este objetivo se dirigió la prueba piloto realizada a finales del año pasado, cuando enviaron un total de 11.000 botellas de cava desde Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) hacia Alsheim (Alemania). La directora de Sostenibilidad de Freixenet ha desgranado los resultados obtenidos con el proyecto, que están estudiando en profundidad para analizar la viabilidad de establecer servicios regulares en un futuro. Del recorrido total de 1.434 kilómetros que separan el municipio catalán y el alemán, se logró usar el transporte ferroviario en un total de 1.334, en los que se estima que se redujo el 92% de las emisiones de CO2.

La compañía, asociada en holding con la empresa Henkell del país germano, ha puesto el foco en este mercado, que representa alrededor del 30% de sus exportaciones, seguida de Reino Unido (17%), Estados Unidos (11%) y Francia (8%). Actualmente, Freixenet está estudiando la viabilidad de exportar por tren hacia Alemania, aunque constata la necesidad de mejorar las infraestructuras y la oferta multimodal. No obstante, desde la empresa afirman que siguen avanzando en su apuesta y “esperando que el nuevo contexto socioeconómico ayude a un cambio”.

El proyecto TRAILS (programa POCTEFA), coordinado por CIMALSA, implica el desarrollo de la Estrategia logística multimodal con el ferrocarril como columna vertebral para conseguir un transporte sostenible. Para este primer envío de Freixenet se ha contado con el soporte y promoción de dos clústers especializados: uno en el sector de la movilidad multimodal (In-Move by Railgrup) y otro en el sector vitivinícola (Innovi). Ambos coordinaron esfuerzos para dar apoyo técnico y tecnológico a este proyecto que extendieron a nivel internacional a través del Cluster Ditecfer de la European Railway Cluster Initiative, que pudo aportar “soluciones tecnológicas de primer nivel”.

Las organizaciones mencionadas y el proyecto Trails permitieron el marco general de desarrollo del proyecto. Para la puesta en marcha real se requirió de la experiencia y de la supervisión general de Tenalach Consulting (España), experto operador y consultor multimodal que coordinó la intervención de All Ways Action (España) para la formación y ejecución, New Generation Sensors (Spin off italiana) para la trazabilidad, Pionira / Widoit (Bélgica / España) para la generación de documentos digitales, Cordstrap para la protección de la mercancía (delegación española de la multinacional holandesa), Fresh Rail (Holanda) para la gestión del operador multimodal, JSV Logistics (España) para la unidad de transporte intermodal y Eco TransIT World (Alemania) para la evaluación del impacto ambiental de la operación.

Aristarco Tomás ha destacado que “ninguna de estas empresas se conocía, y las pusimos a trabajar a todas para un único cliente, lo que nos dio la sensación de ventanilla única. Esto requiere comunicación y una capa de tecnología”. De este modo, el sistema digitalizado de trazabilidad permitió a todas las partes, en todo momento, monitorizar en qué fase y estado se encontraba el producto. “La multimodalidad se tiene que entender de manera transversal”, asegura el director general de Tenalach, “por este motivo, es importante contar con empresas de distintos sectores y países”.