27 de junio de 2022 | Actualizado 12:26

Cargadores y transitarios alertan de más congestión por la reserva de cesión de contenedores

La falta de flota terrestre de las compañías navieras produce ineficiencias en la cadena de suministro de las mercancías en contenedor
J.C.P.

La reserva del derecho de cesión de los contenedores de las navieras está empeorando el movimiento de las mercancías en los recintos portuarios españoles, según han constatado las principales organizaciones de cargadores y transitarios. “Prácticamente en todos los puertos españoles las navieras aplican reservas de derecho de cesión, no es algo exclusivo de un puerto o de una naviera concreta”, ha afirmado el director de Operaciones de Progeco Vigo, Francisco Fernández. También ha apuntado que dichas reservas “no aplican exclusivamente a los contenedores de importación, sino que lo hacen también a los contenedores de exportación”. Por su parte, el secretario general de la organización de cargadores Transprime Spanish Shippers Council, Jordi Espín sostiene que el asunto “no es en qué puertos españoles se da, sino cómo se ha llegado hasta aquí, quién permite que esta práctica se extienda y por qué”. Se ha “ido implantado lentamente sin la protesta unánime de ninguna comunidad portuaria, con su silenciosa propagación y sin herramientas ahora para combatirla”, sostiene Jordi Espín.

“Esta práctica se ha implantado lentamente sin la protesta unánime de las comunidades portuarias”
Jordi Espín Secretario general de Transprime

Desde la Asociación de Cargadores de España (ACE), su secretaria general, Nuria Lacaci, ha subrayado que, a priori, “no se está cumpliendo el argumento de Maersk en cuanto a la agilización de la salida de contenedores del puerto, puesto que la operativa está influida en mayor medida por los propios recursos y la organización de los servicios portuarios”. En este sentido, la federación española de transitarios (Feteia) explica que la no cesión de los contenedores “está implicando más burocracia y un empeoramiento en la gestión del movimiento de las mercancías, con la consiguiente pérdida de agilidad y aumento de costes”. Esta “mayor lentitud es uno de los factores que, efectivamente, fomenta la congestión de las terminales”, han lamentado desde la federación de transitarios españoles. “De hecho”, ha añadido, “ya ha ocurrido en alguna ocasión que, ante la falta de capacidad y congestión generada, ceden los contenedores para que los demás demos solución a la situación”.

Cargadores y transitarios señalan que las navieras no gestionan debidamente el transporte terrestre

El secretario general de Transprime, Jordi Espín, ha señalado que las navieras “actúan para ocupar el espacio que estiman necesario para su negocio, ahora en la parte terrestre, pero no lo gestionan debidamente”. En este mismo sentido se ha expresado Francisco Fernández (Progeco Vigo), que ha afirmado que la influencia “es negativa, ya que las navieras no tienen capacidad para atender toda la demanda terrestre de transporte, pero para las navieras, sus terminales y depósitos es positiva”. A este respecto, “si las navieras ceden el transporte terrestre a terceros”, ha continuado Fernández, “las llegadas de camiones a terminales o depósitos son más caóticas, no hay una hora preestablecida o un número conocido de entregas a realizar en un día o franja horaria concreta”.

“Las navieras no tienen capacidad para atender toda la demanda terrestre de transporte”
Francisco Fernández Director de Operaciones de Progeco Vigo

El director de Operaciones de Progeco Vigo también ha destacado que, en el caso de no ceder el transporte, “es más sencillo para la naviera, sus terminales y depósitos controlar la cadencia de llegada y establecer una gestión adecuada de colas”. Jordi Espín ha manifestado que las “ineficiencias son extremas, las esperas han aumentado y los costes ya no dependen de la negociación, obedecen a unos criterios que no provienen de ningún escandallo logístico”. Asimismo, ha reclamado a las autoridades portuarias “que actúen y observen este fenómeno que impacta directamente en la congestión de las terminales, y estimar dónde se para el flujo de la mercancía, para evitar penalizar a las mercancías, que son las únicas víctimas directas de este problema”.

La reserva de cesión reduce el número de equipos para las operaciones tradicionales de los cargadores

Por lo que respecta a la afección en la cadena de suministro del transporte marítimo, Nuria Lacaci (ACE) apunta que las navieras “rentabilizan mejor su actividad con este servicio, por lo que ofrecen precios más bajos que si se contrata solo el trayecto marítimo”. “A su vez”, ha continuado Lacaci, “esta estrategia se traduce en un menor número de equipos para las operaciones tradicionales de los cargadores que no contratan con la naviera el puerto a puerta, es decir, en las que se contrata separadamente el servicio de transporte marítimo y el de transporte terrestre”. Junto a ello, la secretaria general de ACE ha señalado que empiezan a detectar “que la extraordinaria capacidad financiera de las navieras, gracias a los beneficios millonarios obtenidos, les está permitiendo acaparar la ajustada capacidad de carga en camión que existe a día de hoy, lo que está produciendo una grave distorsión del mercado del transporte por carretera”.

“Las navieras rentabilizan mejor su actividad con este servicio y ofrecen precios más bajos”
Nuria Lacaci Secretaria general de la Asociación de Cargadores de España (ACE)

Francisco Fernández (Progeco Vigo) reconoce que la tendencia de que las navieras “únicamente admitan realizar ellas mismas el transporte terrestre supone un serio problema”, especialmente para las empresas importadoras y exportadoras. “Se da la paradoja”, ha apuntado, “que cuando en una importación se le solicita a una naviera que entregue diez contenedores de 40 pies High Cube, por ejemplo un viernes y no tienen camiones disponibles, demoran ese transporte al lunes o el martes siguiente y si los contenedores entran en demoras y paralizaciones, las navieras las cobran”. Por tanto, “no tienen capacidad para realizar el transporte cuando se les solicita y, aún así, cobran recargos, no tiene sentido”, ha añadido. Si tuviesen “una flota de transporte terrestre lo suficientemente amplia como para poder atender toda la demanda, aún podría tener algo de lógica”, concluye el director de Operaciones de Progeco Vigo.

Las empresas con alto poder negociador consiguen que las navieras les cedan el transporte

Desde Feteia sostienen que estas prácticas “afectan muy negativamente al mercado, puesto que se está obligando a las empresas a modificar su operativa para poder mover sus mercancías”. De esta forma, “empeora el servicio prestado y restringe la libre competencia, lo cual, en última instancia, termina por generar perjuicios en todos los actores, incluidos los consumidores”, ratifican los transitarios. Para Francisco Fernández (Progeco Vigo), poco “o nada se puede hacer frente a esto”, porque “hay grandes empresas con alto poder negociador” que “mueven miles o decenas de miles de contenedores que sí consiguen que la naviera les ceda el transporte, las de tamaño pequeño o mediano tienen que pasar por el aro”.