2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

El aumento de la producción de sal para deshielo de ICL Iberia lleva a máximos su exportación

ICL ha acordado con FGC ampliar "gradualmente" las frecuencias ferroviarias entre su planta y el puerto de Barcelona
Operativa de carga de sal en la terminal de ICL Iberia en el puerto de Barcelona | ICL Iberia

La terminal de ICL Iberia en el puerto de Barcelona batió en el mes de mayo su récord mensual de exportación de sal, alcanzando las 74.377 toneladas y situándose el 69% por encima del mes anterior. Este aumento se debe a la puesta en marcha de la nueva planta de sal de deshielo en la planta de las minas de Súria (Bages), que “permite a la empresa incrementar y diversificar la producción de este mineral”, explican desde la empresa.

La firma exporta por el puerto de Barcelona a 74.377 toneladas de sal en mayo, el 69% más que en abril

Siguiendo ese objetivo, la compañía amplió recientemente su equipo de ventas de sal global con el objetivo de dar salida internacional a este producto. Sus graneles de sal y potasa se transportan mayoritariamente por tren a través de la línea de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) que conecta con el puerto de Barcelona.

Ante los incrementos de tráfico previstos, y para evitar que estos se conviertan en circulaciones por la carretera, tienen un acuerdo con el operador ferroviario según el cual van a ir aumentando “gradualmente” sus frecuencias semanales. Hoy en día, hay tres trenes diarios circulando cinco días a la semana, y la compañía prevé que suban a siete días a lo largo de este año, y que las frecuencias diarias aumenten a cuatro durante el 2023. “La intención es dar más salida a la sal”, concluyen desde ICL Iberia. Sin embargo, “habrá que ver cómo evoluciona el mercado y la salida del mineral de la cuenca minera del Bages para valorar otras opciones, en el caso de que fueran necesarias”.