1 de julio de 2022 | Actualizado 17:50

Kronospan aumentará su cuota ferroviaria con el nuevo ramal desde su fábrica de Burgos

La construcción de una nueva planta en Tortosa (Tarragona) persigue también la exportación por el Corredor Mediterráneo
Vista aérea de la construcción de la futura nave de Tortosa (Tarragona) | Kronospan

La multinacional austríaca dedicada a la fabricación de tableros de madera Kronospan apuesta por el transporte multimodal para los próximos años gracias a la puesta en marcha de un tren que llegará hasta el corazón de su fábrica en Castañares (Burgos). El proyecto de ramal ferroviario está siguiendo su curso de construcción y busca convertirse en la nueva vía de oportunidades de Kronospan en el norte de la Península. “Hasta el momento, solo hemos hecho cosas puntuales por ferrocarril, realizando primero transporte por camión hasta un puerto seco y transbordando la mercancía al tren para transportarlo al destino final en el norte de Europa”, admite el director de Logística de Kronospan, Omar Gómez.

Se espera que el ramal ferroviario en Burgos quede finalizado y operativo el año que viene

No obstante, con este nuevo enlace unirán la planta con el puerto seco de Villafría (Burgos) y esperan que “el volumen de tráfico ferroviario vaya en aumento” para atender las exportaciones al norte del continente. La intención es que el ramal esté operativo en 2023 y que pueda asistir a los tráficos marítimos de los distintos puertos de la Península. Por otro lado, la empresa ha anunciado un nuevo aumento de su inversión por encima de los 400 millones de euros para la futura planta de Tortosa (Tarragona), que ya está en construcción. Esta cifra supone el triple de la aportación que la multinacional anunció en octubre del año pasado y con ella prevé inaugurar una segunda línea productiva centrada en los aglomerados de madera de pino.

Este centro de Tortosa será el tercero en toda España, contando con las dos plantas disponibles en Burgos, aunque el hub catalán será el más grande y con mayor capacidad productiva de la compañía en nuestro país, con 95.000 metros cuadrados. La previsión es que para finales de este año quede terminado y operativo. “Fabricaremos los mismos productos que en la planta de Burgos y la intención es poder servir a nuestros clientes de la zona del Levante, Catalunya, Aragón”, concreta Omar Gómez. Entre los objetivos de la compañía con este desarrollo, está la exportación a menor coste aprovechando la cercanía a los puertos del Mediterráneo y el ancho internacional del Corredor Mediterráneo. Según reconocía Kronospan recientemente, este tercer centro de producción está pensado para convertir a la empresa “en eje vertebrador nacional e internacional”.

Kronospan redacta un proyecto para enlazar su planta de Tortosa al Corredor Mediterráneo

Precisamente, la estrategia de aprovechar el ferrocarril está detrás de la adquisición de tres hectáreas de terreno en el municipio de l’Aldea (Tarragona) que formaban parte de un vertedero en desuso colindante a la nave que la compañía está construyendo allí. La intención primordial de ese espacio es que sirva para hacer acopio de materia prima para suministrar las líneas de producción de tableros de partículas orientadas que Kronospan tiene en mente lanzar. Este tipo de material no se fabrica en España, así que “en caso de montar esta línea de producción, exportaremos a Europa y América”, según cita su director de Logística. No obstante, la realización de este proyecto está supeditada a la conexión ferroviaria de la planta de Tortosa al Corredor Mediterráneo, para lo que Kronospan ha pedido ayuda a la Generalitat de Catalunya.

Según las cifras que maneja la empresa, el consumo en España de este tipo de tablón es de 120.000 metros cúbicos y la planta de Tortosa produciría 360.000 metros cúbicos, lo que obligaría a exportar más de la mitad de la producción. De ahí que la empresa se incline por aprovechar el ancho de vía europeo, una ventaja que la localización de Burgos no ofrece. Actualmente, la compañía se encuentra redactando el proyecto y cuando esté listo se enviará a la Generalitat para comprobar su viabilidad.

REDUCCIÓN DE LOS TIEMPOS DE CARGA A UNA HORA EN 2022
Entre las prioridades que Kronospan se ha marcado para este año, está la de reducir los tiempos de carga en los camiones a 60 minutos. Para ello, realizan reservas por franjas horarias cuyo cumplimiento exigen tanto al personal interno de la empresa como al proveedor de transporte. Otra de las medidas es realizar precargas de los viajes con más variedad de productos. A nivel de almacén, según explica el director de Logística, separan los productos por dimensiones, cliente y nivel de rotación. “Los productos que más rotan están más cerca de las zonas de carga”, explica Omar Gómez.

Esta estrategia de las sedes en España siguen la tendencia de la matriz austríaca. “Invertimos continuamente para la mejora de los procesos y con esto, en el aumento de la producción”, afirma el director de Logística. “Toda la información del producto y stocks queda guardada en nuestro sistema y el usuario que necesite disponer de la misma, la tendrá con sólo un vistazo en su PDA”, explica Gómez, que apunta que en la compañía se realiza inventario “hasta de los bolígrafos”.

Toda su logística es propia y su gestión es interna a nivel de tráfico de expedición y de recepción de materias primas. “El 98% de los transportes lo realizan autónomos y empresas de transporte con las que tenemos un contrato. El resto lo realizamos con una empresa propia que únicamente transporta materias primas entre nuestras compañías y abastece de productos químicos nuestra planta de cola”, afirma Gómez. La gestión de tráficos marítimos también corre de cuenta de la empresa, ya que el grupo cuenta con armador propio y varios buques.

Respecto a los costes del transporte, el aumento de precios de combustible está suponiendo un reto, al igual que el de la mano de obra o los neumáticos, aunque las reuniones con los transportistas por carretera, afirma el directivo de Kronospan, son permanentes para “poder seguir trabajando y apoyándonos mutuamente”. Actualmente, el transporte por carretera es el más importante para la empresa, que cifra en 450 los camiones que entran y salen de las dos fábricas de Burgos diariamente entre expedición y recepción de materias primas.