1 de julio de 2022 | Actualizado 17:50

Catalunya limitará la circulación de los camiones en la AP-7 para reducir accidentes y retenciones

Deberán transitar por la derecha a 80 km/h los viernes, días de especial congestión y las jornadas previas a festivos a partir de las 17h
Servei Català de Trànsit

La Generalitat de Catalunya limitará la circulación de los camiones en la AP-7 con el objetivo de reducir la accidentalidad y las retenciones en las carreteras catalanas. En concreto, el consejero de Interior del de Catalunya, Joan Ignasi Elena, ha anunciado que los vehículos pesados deberán transitar por la derecha a 80 km/h en el tramo de dos carriles al sur de la AP-7 y en el segmento central durante los viernes, los días de especial confluencia de tráfico y las jornadas previas a un festivo a partir de las 17h. Dentro de las nuevas medidas, se incluye un plan de aparcamientos para transportistas que garantice su descanso en diferentes puntos de la AP-7.

Joan Ignasi Elena ha puntualizado que estas restricciones se suman a las que entrarán en vigor en las próximas semanas durante las fiestas de Sant Joan y los fines de semana de verano. De esta manera, no podrán circular durante el puente de Sant Joan y tampoco los sábados entre las 9 y las 15h y los domingos entre las 17h y las 22h. A nivel general para todos los vehículos, la Generalitat ha propuesto reducir la velocidad a 110 km/h en la AP-7 y a 100 km/h en tramos donde hay acumulación de accidentes en la parte central de la AP-7 y la B30.

Al mismo tiempo, se habilitará un carril adicional nuevo a la AP-7 norte entre Sant Celoni y Parets del Vallès, que se sumará a los 40 kilómetros de carril adicional ubicado en la parte sur de la autopista. También se dispondrá de un carril adicional en la C-32 norte, entre Llavaneres y Montgat. El consejero de Interior considera que “existe un problema estructural en la AP-7” desde la liberalización de los peajes y ha reclamado “un compromiso claro” del Gobierno español con las infraestructuras catalanas, como la introducción del tercer carril en Tarragona, la conexión de la AP-7 con la A-7 para derivar parte del tráfico, la ampliación de la capacidad de enlace de la AP-7 con la A-2 en sentido norte a Martorell o la finalización de las obras de la N-II entre Tordera y Vidreres.

Junto a la C-33, la AP-7 ha incrementado su tráfico total en aproximadamente el 40% y actualmente esta vía concentra el 20% de las víctimas mortales de toda la red diaria catalana. En la misma semana, la autopista se ha cortado a la altura de Sant Celoni a causa de un incendio en las ruedas de un camión, que ha generado colas de hasta 3,5 kilómetros, y una persona ha muerto tras chocar contra un camión incendiado a la altura de Castellet i La Gornal. Por este motivo, el Govern ha anunciado un sistema de grúas que retirarán los vehículos accidentados en diversos puntos de la AP-7 que funcionará “en las próximas semanas”.