1 de julio de 2022 | Actualizado 17:50

El negocio logístico sufre para dotarse de un empleo más estable y menos estacional

La dinámica de los picos de actividad motiva la incorporación de profesionales al sector con un elevado grado de temporalidad
Freepik / Pexels / Amazon

La actividad logística sigue creando puestos de trabajo y generando contrataciones mes a mes, según los datos del ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Ahora bien, la estacionalidad es también un rasgo generalizado en el empleo del sector ante los picos y valles del negocio. ¿Cómo dotar al empleo logístico de una mayor estabilidad? Es uno de los grandes desafíos en material laboral del sector para el que existe divergencia de estrategias y planes para afrontarlo.

El Gobierno elude diferenciar los contratos fijos discontinuos de los indefinidos en sus estadísticas

El desglose mensual de los datos de empleo del ministerio no ofrece la posibilidad de averiguar cuántos de estos contratos pertenecen a la nueva modalidad de fijo discontinuo contemplada por la reforma laboral y cuántos constituyen una contratación fija y permanente. Tan solo es posible acudir a los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para cuantificar la modalidad de contratos que más se firma en el sector logístico y de transporte. Según estos datos, disponibles hasta el mes de abril de este año, el contrato temporal por circunstancias de la producción es el que más abunda en el sector, con un total de 55.762 firmas.

Desde la Organización Empresarial de Logística y Transporte de España (UNO), su presidente, Francisco Aranda, sostiene que “el contrato que históricamente ha prevalecido en el sector logístico es el indefinido”. En ello incide también la consultora de Desarrollo de Negocio y Talento en ADL Logística y directora general de MLP People + Business, María Luz Pomares: “El contrato fijo discontinuo tiene carácter indefinido, pero tiene la particularidad de que se lleva a cabo de forma intermitente en el tiempo”. Sobre el papel, la desaparición del contrato por obra y servicio debería servir para reducir la temporalidad en España, pero el director de Randstad Research, Valentín Bote, constata que “siempre va a haber una estacionalidad, porque tenemos unos picos de demanda muy concretos a lo largo del año”, aunque matiza que, dentro de esos periodos, “siempre se puede avanzar en la estabilidad”.

Dichos periodos de actividad disparada suelen concentrarse en el último trimestre del año y, por ello, es la época en la que más se refuerzan las plantillas, aunque con puestos temporales. “Lo ideal sería que las empresas utilizaran las fórmulas de contratación temporal del artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores”, argumenta el director del Adecco Group Institute, Javier Blasco. El mencionado artículo establece que las necesidades permanentes se transformen en contrataciones indefinidas y que el uso del modelo fijo discontinuo se ciña a necesidades únicamente estacionales o intermitentes con fechas determinadas. Por su parte, María Luz Pomares (ADL Logística) identifica estrategias como “anticipar la demanda para establecer las necesidades de mercado, diversificar el número de proveedores de transporte, priorizar cargas críticas, evitar envíos mediante terceros y apostar por la digitalización” para agilizar procesos.

“Estaría muy bien contar con una actividad más repartida a lo largo del tiempo”
Valentín Bote Director de Randstad Research

Uno de los temores del sector es que se generen lo que los expertos llaman falsos indefinidos, es decir, contratos indefinidos, pero con tiempo limitado y jornada parcial. Para asegurarse de que ello no ocurra, y más allá de las medidas que las propias empresas empleadoras puedan tomar, la patronal de operadores logísticos pide recursos. “Hay que abordar de una vez por todas la rebaja del impuesto al trabajo, es decir, de las cotizaciones sociales”, argumenta Francisco Aranda (UNO). “La inflación está comiéndose, literalmente, la columna de ingresos en los balances de resultados“, sostiene. Por su parte, Valentín Bote (Randstad Research) apunta hacia la importancia de contar con personas dispuestas a formarse, siempre que el sector les recompense. “Estaría muy bien contar con una actividad más repartida a lo largo del tiempo para que el profesional perciba que puede desarrollar su carrera en el sector”.

“El contrato fijo discontinuo será el que tendrá mayor impulso para cubrir los picos de demanda”
Francisco Aranda Presidente de UNO Logística

¿LA PANACEA DEL CONTRATO FIJO DISCONTINUO?
El mes de mayo cerró con un nuevo aumento de la cuota de trabajadores en logística y transporte afiliados a la seguridad social. Como viene siendo habitual en los últimos meses, la tónica de ascenso es leve, pero vuelve a confirmar la tendencia alcista en la creación de empleo de este sector en España, según los datos del ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Los afiliados se situaron por encima de los 1,05 millones en mayo. De ellos, el régimen general se apuntó 779.229 trabajadores en alta (lo que supone una subida del 8,39% respecto a mayo de 2021). El régimen de trabajadores autónomos quedó con 210.702 trabajadores contratados y el régimen del mar aportó 63.875 contratos (+2,48%).

Frente a estas cifras, hay quien ve cierto impacto de la última reforma laboral y sus efectos. “Podemos decir que el impacto de la reforma laboral se ha observado en el refuerzo de la contratación indefinida, la reducción de la contratación eventual y el crecimiento de los contratos fijos discontinuos tanto en número como en participación en el total”, asegura el fundador y consejero delegado de Foro de Logística, Gabino Diego. También desde Adecco Group perciben que las modificaciones en materia de contratación temporal han tenido el efecto esperado. Gabino Diego (Foro de Logística) también considera que el contrato fijo discontinuo, “contrato estrella de la reforma laboral”, supone “un balón de oxígeno para los empleados logísticos” y permite fidelizarlos más.

No obstante, en el otro lado de la balanza se sitúan el carácter reciente de la reforma laboral y la aparente ausencia de incentivos para las empresas, lo que motiva que actualmente también asomen actores que no observan cambios notables ni ahora ni a corto plazo. “Todavía es pronto para juzgar los efectos de la reforma, pero la impresión es que solo les ha quitado a las empresas opciones de contratación que tenían disponibles”, afirma Valentín Bote (Randstad Research), que confía en una mayor cantidad de firmas de contratos indefinidos en su modalidad de fijos discontinuos. “Sí consideramos que, para cubrir los picos puntuales de demanda, será el contrato fijo discontinuo el que deberá adquirir mayor impulso”, comenta Francisco Aranda (UNO). Aun así, cree que no existe mucha variación respecto a los contratos temporales que existían previos a la reforma y que la reformulación es algo estético que no afectará a las estadísticas. Apunta, en todo caso, a un trasvase de un tipo de contratación a la otra.