7 de agosto de 2022 | Actualizado 16:51
BRANDED CONTENT

Port de Barcelona: a la vanguardia de la economía azul

Patrocinado por:

Port de Barcelona: a la vanguardia de la economía azul

El distrito Blue Tech Port y la fundación BCN Port Innovation son las puntas de lanza de la innovación abierta y colaborativa

El ecosistema emprendedor de la Ciudad Condal brinda un inmejorable escenario para acoger los proyectos de cabecera del Plan de Innovación del Port de Barcelona. La creación del Blue Tech Port, un distrito de innovación destinado al impulso de la economía azul, responde a la necesidad de crear sinergias entre el puerto y la ciudad. Ubicado en los tinglados de Sant Bertran, en él se instalarán un conjunto de startups, lanzaderas e inversores, así como empresas del entorno portuario que quieran estar presentes y compartir un espacio innovador, que centrarán su actividad en el desarrollo de soluciones tecnológicas, que podrán tener continuidad en el seno del recinto portuario. Además, este lugar acogerá el Institut de Logística de Barcelona, acercando la formación a este mercado laboral emergente y disruptivo.

Por otro lado, el Port de Barcelona afianzará su colaboración público-privada con la fundación BCN Port Innovation, de la mano de la empresa especialista en ciberseguridad Ackcent y la experta en transformación digital Aggity, como socios fundadores. Además de estos patronos, en la fundación participarán un conjunto de partners, cuya colaboración se divide en tres categorías en función de su donación anual: ‘dreamer’ (hasta 10.000 euros), ‘creator’ (de 10.000 a 25.000 euros) y ‘leader’ (a partir de 25.000 euros). Estos últimos formarán parte del foro de partners, el órgano encargado de presentar propuestas al patronato de todos los proyectos que se quieran desarrollar en el seno de la fundación.

Pero el Plan de Innovación del Port de Barcelona es mucho más que estos dos importantes proyectos. Es uno de los pilares básicos del IV Plan Estratégico 2021-2025 y comprende todas las actuaciones previstas por el Port en este ámbito. De este modo, nace con el objetivo de hacer avanzar de manera coordinada y bajo un mismo paraguas las diferentes actividades que están transformando los servicios del puerto, que lo sitúan a la vanguardia del crecimiento económico y social del país. El Port de Barcelona es el primer puerto del Estado en desplegar una estrategia de estas características, que integrará en un mismo plan todos sus proyectos de innovación.

Innovación abierta y colaborativa

“El Port de Barcelona ha estado siempre a la cabeza del sistema portuario español y también de los puertos mediterráneos y europeos a la hora de plantear, diseñar y poner en servicio soluciones innovadoras”, manifiesta el máximo responsable del recinto, Damià Calvet. Ejemplos de ello son el plan de electrificación de muelles (Nexigen) o las inversiones en infraestructuras ferroviarias y puertos secos, destinadas a aumentar la cuota intermodal del recinto. El primer puerto catalán entiende la innovación como la conversión de nuevas ideas en valor añadido, impactando directamente en la Comunidad Portuaria, sus clientes y la sociedad en general.

De este modo, la innovación es un concepto abierto y ha sido el telón de fondo de las inversiones realizadas en el pasado. Por ejemplo, el desarrollo de una Zona de Actividades Logísticas propia fue en su momento un ejemplo de esta visión de futuro, que amplió los horizontes del puerto, aumentando su actividad diaria y convirtiéndolo en un puerto logístico. También el propio concepto de Comunidad Portuaria respondió a esta necesidad de innovar, integrando al conjunto de actores, empresas y operadores del Port de Barcelona en la toma de decisiones. Esta estrategia se amplía con las alianzas creadas con el ecosistema innovador del entorno portuario, que recibe el nombre de Blue District.

“El Plan de Innovación plantea un nuevo modelo de participación, que debe ser colaborativa y abierta, y que necesita de la implicación activa de la Comunidad Portuaria de Barcelona y del ecosistema innovador de la ciudad”, argumenta Calvet. Establecer alianzas estratégicas con destacados agentes económicos como el 22@, el Consorci de la Zona Franca de Barcelona, Barcelona Tech City o Mobile World Capital, permitirá que “todo este potente ecosistema tecnológico de Barcelona mire al mar”.

Además, el Port de Barcelona actúa como generador de oportunidades para las start-ups, tanto nacionales como internacionales. Prueba de ello son las jornadas de pitching y networking entre start-ups e inversores, organizadas de la mano de Tech Tour. Esta experiencia tuvo su primera edición durante el Salón Internacional de la Logística 2022 y sirvió para generar sinergias en el entorno de la logística marítima, un sector que “debe incorporar las innovaciones que ya se están dando en otros ámbitos”, asegura la directora de Innovación y Estrategia de Negocio del Port de Barcelona, Emma Cobos.

Damià Calvet

Presidente del Port de Barcelona

“El Plan de Innovación plantea un nuevo modelo de participación, que debe ser colaborativa y abierta”

Del total de 100 empresas que se presentaron inicialmente, el Port de Barcelona seleccionó a las 30 más disruptivas, que tuvieron ocasión de exponer sus propuestas de valor a inversores internacionales de renombre,, que forman parte del club de inversores de Tech Tour. El Port de Barcelona realizará un seguimiento de todas estas iniciativas a través de un comité de trabajo formado por el Port de Barcelona y Tech Tour a través del cual “vamos a analizar cuántas start-ups han recibido financiación, qué soluciones han cuajado más y en qué fase se encuentran”.

Algunas de estas start-ups podrían terminar instalándose en el distrito de innovación Blue Tech Port, donde el Port de Barcelona busca incorporar proyectos disruptivos que impulsen y, sobre todo, aceleren la digitalización del sector. La idea última de la innovación es mejorar la eficiencia de procesos y operaciones para aportar beneficios a la sociedad. “El Plan de Innovación tiene un foco amplio, aunque mira al mar: está centrado en el desarrollo de la economía azul”, manifiesta Cobos. “Tenemos que ser capaces de llevar a nuestro ámbito soluciones tecnológicas que ya existen, por lo que incorporaremos nuevos sectores emergentes como los cables submarinos, la robótica marina o la biotecnología”. Este conjunto de actuaciones situará a la capital catalana como el epicentro de la innovación marítima del sur de Europa y al Port de Barcelona, como su punta de lanza.