15 de agosto de 2022 | Actualizado 15:51

Los transportistas valencianos prevén una mejora del sector por las medidas para la carretera

La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística cifra en 2.000 los conductores necesarios a corto plazo en Valencia
El secretario general de FVET, Carlos García, el presidente de FVET, Carlos Prades y el vicepresidente de FVET, Juan Ortega | J.C.P.

Las empresas de transporte por carretera asociadas a la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET) vaticinan “una mejora de la situación como consecuencia de la entrada en vigor de nuevas medidas favorables para los transportistas”, según ha afirmado el secretario general de la organización, Carlos García. El cambio de dinámica señalado por la entidad “tiene como principal derivada el incremento del recargo por el precio del combustible, que puede ser la tabla de salvación para conseguir una situación más estable”. El secretario general de FVET ha subrayado que la aplicación de este recargo “es una de las medidas más estratégicas y no es fácil”, porque “supone cambiar el modus operandi en nuestras relaciones comerciales y, por ello, desde la federación estamos haciendo un seguimiento del grado de cumplimiento de este nuevo marco legal”.

“El incremento del recargo del combustible es una tabla de salvación para una situación más estable”
Carlos García Secretario general de la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y Logística (FVET)

Por lo que respecta al primer semestre de 2022, una “de cada cuatro empresas asegura que ha aumentado el volumen de operativas el 25%”, según Carlos García. “Sin embargo”, ha matizado, “este crecimiento de actividad no va acompañado de un incremento de ingresos”. El secretario general de la organización ha destacado que solo el “15% de los encuestados ha experimentado un repunte de ingresos y, en la mayoría de los casos, ha sido inferior al 25%”. En este sentido, el presidente de FVET, Carlos Prades, ha señalado que para “el 90% de las empresas de transporte el principal problema es el incremento de los costes, entre los que destaca el combustible”. Asimismo, ha manifestado que la guerra en Ucrania “ha supuesto una mayor dificultad, pero la escalada ya venía dándose desde el año pasado”.

15%

A pesar del incremento de las operativas, solo el 15% de los transportistas ha visto crecer sus ingresos

Por otro lado, la falta de conductores ha ganado en relevancia en cuanto a los problemas que perciben las empresas de transporte valencianas en el último año. En julio de 2021, “un tercio de las empresas lo consideraba como un problema, y esta cifra ha aumentado a más del 50% en la última encuesta que hemos hecho”, ha asegurado el vicepresidente de la federación, Juan Ortega. “A corto plazo”, ha señalado, “necesitamos incorporar de forma inmediata en torno a 2.000 conductores” y, ahora mismo, “la falta de conductores ya supone operativas paradas”, ha indicado Ortega. Sobre este asunto, Carlos Prades ha indicado la necesidad de adoptar medidas de calado “como la formación, necesitamos un transporte por carretera más profesionalizado, tanto en los conductores, como en las gerencias y en los mandos intermedios”. El presidente de FVET ha reclamado “apoyo para que venga gente joven al sector” y ha destacado que la federación “está trabajando con la Generalitat Valenciana para ofrecer una bolsa de trabajo para que los jóvenes ejerzan la profesión desde el inicio”.

“Cinco horas de retención en el puerto suponen una merma económica de 3 millones de euros al mes”
Juan Ortega Vicepresidente de la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y Logística (FVET)

En este sentido, las dificultades en las operativas y la prestación de servicios es otra de las trabas que perciben los transportistas valencianos. “Nos referimos”, ha indicado Ortega, “a las retenciones que se producen por ejemplo en el puerto de Valencia o las horas de espera para cargar o descargar la mercancía de cualquier empresa de carga general”. El vicepresidente de FVET ha subrayado que esta situación “se traduce también en pérdidas económicas: en el caso de los portuarios, cinco horas de retención supone una merma económica de rtes millones de euros al mes como mínimo”. En el ámbito económico, otra de las dificultades para las empresas del transporte es el incremento salarial ligado al IPC acordado en el convenio colectivo, además de los diferentes convenios que existen en toda España. Acerca de ello, Carlos Prades ha afirmado que sería “deseable contar con un convenio a escala nacional, puesto que estas diferencias entre provincias merman nuestra competitividad”.

Por lo que respecta a las ayudas directas al sector, el presidente de la federación ha manifestado que son “bienvenidas en una situación difícil como la actual, pero nosotros demandamos no ser tan cortoplacista como lo son nuestros políticos y es importante contar con medidas de calado”. Por lo que respecta a las correspondientes a la sostenibilidad vinculadas con la renovación de flotas, Carlos Prades ha destacado que, en la actualidad, “no hay otras energías que estén desarrolladas, no hay dónde ir para comprar vehículos eléctricos o de hidrógeno y no podemos pedir ayudas si luego no hay donde invertirlas”. Prades ha destacado que la inversión “en vehículos más ecológicos como los Euro 6 nos sirve para mejorar si sustituyen a otros vehículos de series anteriores”. En este sentido, los transportistas valencianos también han destacado el incremento del precio de los camiones nuevos y los plazos de espera para su entrega, “que en ocasiones son de un año y, en otras, no te dan ni plazo ni precio”, ha puntualizado Juan Ortega.

“Los empresarios no tienen la palabra ‘paro’ en sus diccionarios”
Carlos Prades Presidente de la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y Logística

En cuanto a las amenazas de paro del sector, Carlos Prades ha afirmado que son “empresarios, y los empresarios no tienen la palabra ‘paro’ en sus diccionarios”. En este sentido, ha recordado que “la posición del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), del que somos miembros de pleno derecho, es trabajar y negociar y tener que llegar a hablar de paro es un mal recurso, pero se ha llegado a dar por el poco caso que nos hacían últimamente”. El presidente de FVET ha realizado un llamamiento a la responsabilidad “de todos y los cargadores y la Administración tienen que interiorizar que no tienen que esperar a que haya una amenaza, porque algunos cargadores hasta que no han visto lo que ha ocurrido en marzo no se han sentado a negociar”.