29 de septiembre de 2022 | Actualizado 19:45

El puerto de Barcelona saca a licitación la segunda fase de sus accesos ferroviarios

La actuación, cifrada en 31 millones de euros, consistirá en la consolidación de terrenos y la protección de las redes de servicios afectadas
Autoridad Portuaria de Barcelona

El consejo de administración del puerto de Barcelona ha aprobado la licitación de la segunda fase de obras de los nuevos accesos ferroviarios a su infraestructura. La actuación, cifrada en más de 31,2 millones de euros y con un plazo de ejecución de 24 meses, consistirá principalmente en la consolidación de los terrenos sobre el que se situará la superestructura, que en la actualidad “tiene una muy baja calidad portante, incompatible con las necesidades de la futura infraestructura”, asegura la autoridad portuaria en un comunicado.

El proyecto costará 31,2 millones de euros y recibirá financiación de los fondos europeos Next Generation

Estas obras serán las segundas relativas al proyecto de accesos, después de la ejecución en diciembre del año pasado de la pantalla acústica y visual colocada para proteger la nidificación de la gaviota corsa en la desembocadura del río Llobregat. Puesto que se trata de un proyecto de impulso de la intermodalidad y la movilidad sostenible, cumple con los requisitos para recibir la financiación de la Unión Europea, que aportará fondos por medio del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (Next Generation).

El proyecto de obras de esta segunda fase incluye una serie de actuaciones sobre las redes de servicios, además de la consolidación del terreno. Concretamente, el procedimiento escogido por la autoridad portuaria para mejorar las propiedades geotécnicas es la precarga, una técnica “ampliamente utilizada en el puerto de Barcelona”.

Sin embargo, dentro del ámbito de las obras se encuentran “importantes redes de servicios, algunas de ellas de carácter metropolitano”, que son afectadas por la actuación, explican los responsables del recinto. Para resolver estas afectaciones, se deberán desplazar estos servicios o ejecutar “importantes obras de protección” para garantizar su seguridad, así como la compatibilidad con las futuras obras de superestructura ferroviaria. Por último, estas obras incluyen una obra de drenaje, que “permitirá laminar los cabales punta mediante su capacidad de almacenamiento”.

Dichas actuaciones son “un paso más en las obras tanto del nuevo acceso ferroviario como de las terminales ferroviarias a desarrollar en la zona sur del puerto”, manifiestan desde la autoridad portuaria. Cuando finalicen, la sociedad anunciada recientemente entre la autoridad portuaria y Adif (Train Port Barcelona) se encargará del desarrollo y la gestión del nodo ferroviario de Barcelona. Este nodo, junto con la Terminal Logística Intermodal, cuyo plan director urbanístico está pendiente de aprobación definitiva, “son la base para el desarrollo de nuevos servicios intermodales del puerto de Barcelona, que facilitarán la creación de soluciones logísticas sostenibles y competitivas”, celebran desde el recinto portuario catalán.