29 de septiembre de 2022 | Actualizado 11:56

Los actores logísticos abogan por la colaboración para estandarizar los procesos digitales

Operadores, cargadores y proveedores de servicios piden a la Administración capacidad de escucha para afrontar los retos tecnológicos
J.S. / UNO

La estandarización de la información digital es uno de los principales retos tecnológicos en la actualidad para el negocio logístico. La disparidad de plataformas de gestión logística obliga a las compañías a invertir recursos en la integración de procesos entre operadores y clientes finales, han corroborado los representantes de compañías logísticas presentes en la jornada organizada este jueves por la patronal UNO en Barcelona. Esta integración, individualizada para cada cliente, ralentiza operativas y supone un impedimento para conseguir nuevos clientes. Ante este contexto, los operadores, cargadores y proveedores de servicios presentes en el encuentro han incidido en la necesidad de trabajar de manera coordinada en la definición de un estándar entre las distintas compañías, así como con las administraciones.

“Cuando un operador consigue un cliente, la integración digital suele tardar cuatro meses”
Israel García Chief Information Officer de Alfil Logistics

El chief information officer (CIO) de Alfil Logistics, Israel García, ha constatado que la prolongación en el tiempo que supone el proceso de integración: “Cuando el director comercial de un operador consigue un cliente, suele tardar cuatro meses en integrarse”, ha lamentado. Por ello, “sería muy interesante tener un proceso estándar, que hay algunos, pero son privados”, apunta. Según ha explicado, “hasta que no haya un estándar público, o gratuito, seguiremos teniendo problemas”. Coincide en el diagnóstico el director de Logística de la empresa de alimentación Copesco, Israel Palet: “Existen dos flujos en la logística, el de la distribución de mercancías y el flujo de la información”. Hasta el momento, “las nuevas tecnologías han ayudado a dar mayor velocidad al flujo de información”, reconoce, “pero la gran pregunta es si esta se está gestionando correctamente”.

“La falta de estandarización se debe a la dictadura de los grandes retailers”
Israel Palet Director de Logística de Copesco

Para avanzar en este sentido, Israel Palet ha manifestado que “deberíamos ser capaces de estandarizar y trabajar conjuntamente en sistemas conocidos, porque cada empresa tiende a desarrollar el suyo”. Sin embargo, lamenta la negativa de compañías más consolidadas a adaptar sus procesos de integración digital en un sistema homogéneo: “La falta de estandarización se debe a la dictadura de los grandes retailers, pues cada uno se mira el ombligo y luego tenemos los problemas que tenemos”. De este modo, “el bloqueo depende en gran medida de actores importantes en la cadena de suministro, que entienden que no es tan importante para conseguir una optimización de su logística”.

Las directrices europeas de regulación, implementación y aplicación de sistemas electrónicos de información del transporte de mercancías (eFTI – Electronic Freight Transport Information), aprobadas en julio de 2020, obligarán a los Estados miembros a aceptar documentación en formato electrónico a partir de 2024. Como respuesta, recientemente han surgido propuestas de homogeneización digital por parte de la Administración, como la plataforma Simple (Simplificación de Procesos para la Mejora de la Logística), coordinada por el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, o la Padelt (Plataforma Administrativa de Documentació Electrònica de Transport), de la consejería catalana de Polítiques Digitals i Territori.

Sin embargo, a la espera de su lanzamiento, estos proyectos generan dudas en el sector, ya sea por su falta de un enfoque internacional, que dificulta la buscada estandarización entre actores, o por la lentitud que ha caracterizado en el pasado el impulso de la transformación digital por parte del sector público. En esta línea, la directora de IT y digital de Method Advanced Logistics, Maria Bonvehí, emplaza a la Administración a “que escuche, sobre todo, y que tenga un contacto más directo con las empresas más recientes en el sector, más allá de las grandes corporaciones”. En este sentido, considera que los plazos que establece la normativa europea para la digitalización son muy lejanos: “Nosotros hemos nacido en la era digital y me parece muy obvio que todo tiene que estar digitalizado, pero creo que la Administración a veces va un poco lenta en este ámbito, a pesar de que tiene un potencial grandísimo”.