5 de octubre de 2022 | Actualizado 17:54

Adif inicia la primera fase de implantación del ancho estándar entre Castellón y Vinaròs

La actuación tiene un presupuesto de 39,2 millones de euros, un plazo de 18 meses y mejorará la fiabilidad del transporte de mercancías
Las obras se realizan en horario nocturno | Adif Alta Velocidad

El gestor ferroviario de infraestructuras Adif Alta Velocidad ha iniciado los trabajos de la primera fase del despliegue del ancho estándar en el tramo Castellón-Vinaròs del Corredor Mediterráneo. La actuación, que cuenta con una inversión de 39,2 millones de euros, ha dado comienzo con el acopio, distribución, sustitución y recogida de traviesas, que permitirán el cambio de ancho en el tramo de 73 kilómetros entre ambas estaciones. El plazo de la misma es de 18 meses y su objetivo es implantar el ancho estándar mediante el cambio de vía en este tramo. “Las obras”, ha señalado el administrador de infraestructuras ferroviarias, “comprenden operaciones en plataforma, superestructura y electrificación y, con ellas, se mejorará la capacidad y fiabilidad de los tráficos de viajeros y mercancías”.

Se adaptarán las instalaciones de electrificación para hacerlas compatibles a 25kV

Las nuevas traviesas, un total de 37.426 polivalentes de hormigón y 3.195 traviesas monobloque de ancho mixto, se instalarán en las vías generales y de apartado entre la salida norte del túnel de la estación de Castellón y la estación de Vinaroz. Adif Alta Velocidad ha señalado que, como actuación previa a la implantación del cambio de ancho en el tramo, se va a adecuar el armamento de vía a elementos polivalentes (traviesas y desvíos) con el fin de facilitar el cambio de ancho, así como la implantación de elementos de seguridad en todas las estaciones. Junto a estas actuaciones en las dos vías generales, “se instalarán vías con una longitud útil de 750 metros en las estaciones de Les Palmes, Torreblanca, Santa Magdalena de Pulpis, Benicarló-Peñíscola y Vinaròs”, ha indicado el organismo.

Además, se llevarán a cabo actuaciones en estructuras, entre las que figuran la protección de las pilas de un paso superior, la reposición de las pantallas acústicas en la estación de Benicàssim y la ampliación de un paso inferior de carretera y para peatones en la estación de Torreblanca. También se adaptarán las instalaciones de electrificación para hacerlas compatibles a una futura alimentación de 25kV, manteniendo la tensión actual en catenaria a 3kV. “La segunda fase del proceso”, ha explicado Adif Alta Velocidad, “consistirá en el cambio tanto de ancho de vía en las vías generales y de apartado, como de aparatos, como sustitución de cruzamientos fijos por cruzamientos móviles en vía general”.