5 de octubre de 2022 | Actualizado 16:59

Los vuelos de pasajeros reactivan la carga aérea entre España y América Latina

Crece la incertidumbre ante el impacto en los tráficos del aumento de precios, pese a la recuperación de frecuencias con la región
Kuehne Nagel

América Latina está recuperando sus tráficos internacionales, y en concreto, con España, a pesar de las turbulencias que vive el sector de la carga aérea por la guerra de Ucrania y la inflación. La relajación de medidas correspondientes a la pandemia y el anhelo de volver a viajar han impulsado la reconexión entre los destinos situados a ambos lados del Atlántico, y con ellos, el aumento de capacidad de belly cargo (mercancía que viaja en las bodegas de los vuelos de pasajeros). Al mismo tiempo, las compañías que realizan transporte aéreo han incrementado las frecuencias desde Madrid con los hubs de la región latinoamericana, como México, Colombia y Brasil, y acercan las cifras de toneladas transportadas a las registradas en niveles prepandémicos.

“Somos bastante optimistas y creemos que el volumen a Latinoamérica crecerá este año”
Ricardo de Abiega National Air Logistics Manager de Kuehne Nagel en España

“Si hablamos de conexiones de vuelos de pasajeros, Madrid ha recuperado prácticamente la totalidad de destinos latinoamericanos”, constata el consultor de aviación de GPA, Javier Enebral. De hecho, especifica que, en la temporada de verano de 2022, ascienden a 33 los destinos habilitados frente a los 34 del periodo estival en 2019. En cuanto a la carga aérea, apunta el National Air Logistics Manager del gigante transitario Kuehne Nagel en España, Ricardo de Abiega, “los volúmenes han ido creciendo en lo que vamos de 2022 a medida que se restablecían conexiones con Latinoamérica”. Este tráfico “siempre ha dependido mucho de la capacidad en bodega de pasaje”, añade, “y con nuevas frecuencias añadidas en los últimos meses, la capacidad no está tan limitada como en 2021”. Iberia (IAG) ejemplifica estos datos: “Hemos añadido más frecuencias en importantes rutas comerciales como son Ciudad de México, República Dominicana o Colombia, entre otras”, manifiesta el director de Hubs & Operaciones en España de IAG Cargo, Fernando Terol, refiriéndose al hub de Madrid. En total, la aerolínea ofrece 220 vuelos semanales a 18 capitales de la región.

Según los datos recogidos por Aena, el movimiento de carga aérea entre Madrid y América Latina alcanzó las 70.000 toneladas durante el primer semestre del año en comparación con las 72.000 toneladas registradas en el mismo periodo anterior a la pandemia, de ahí que las empresas mantengan la esperanza en la recuperación completa de intercambios comerciales. “Las necesidades no se han reducido”, asegura el Overseas Manager del transitario Cotransa, Pere Novell, “aunque hay una falta de producción de distintos productos debido a la crisis mundial”. De hecho, según apunta Ricardo de Abiega (Kuehne Nagel), un posible freno a los resultados en los tráficos entre ambos destinos es su dependencia de la carga perecedera, especialmente a la importación, “porque es un producto muy sensible al precio”. En la medida en la que se añada capacidad en bodega, “lo razonable es que el volumen aéreo crezca”, sostiene. No obstante, “si los precios no se acercan a los de 2019, será complicado que algunos productos perecederos vuelvan al aéreo”.

En contraposición a este factor negativo, la carga aérea ha notado un aumento de interés de sus servicios por las disrupciones del modo marítimo, que ha beneficiado también a los enlaces aéreo con América Latina: “IAG Cargo ha trasladado grandes volúmenes de mercancías que no suelen considerarse típicas para transporte aéreo”, pero que han migrado a él desde el transporte marítimo, explica Fernando Terol (IAG Cargo). A esta tendencia se añade el aumento del 32% registrado en su servicio Prioritise, especialmente escogido por clientes de comercio electrónico.

“Esperamos que se normalicen los vuelos con más espacios y frecuencias para optimizar el servicio”
Pere Novell Overseas Manager de Cotransa

En cualquier caso, las previsiones son positivas. Si en el primer semestre del año las cifras de carga aérea de España con América Latina se aproximan a las prepandémicas, superan en aproximadamente el 17% a las del mismo periodo en 2021. Por tanto, “se espera cerrar el año con cifras muy similares al periodo prepandemia”, señala Javier Enebral (GPA). “Somos bastante optimistas y creemos que el volumen a Latinoamérica crecerá este año”, asegura el National Air Logistics Manager de Kuehne Nagel en España. Coincide también el Overseas Manager de Cotransa: “Esperamos que siga creciendo, pero sobre todo que se normalicen los vuelos (más espacios y frecuencias) para poder optimizar el servicio”.

PRODUCTOS PERECEDEROS, PHARMA Y TECNOLOGÍA
El intercambio de mercancías por vía aérea entre España y América Latina se vehicula, principalmente, a través de belly cargo, “aunque siguen utilizándose muchos cargueros a los aeropuertos con más volumen de carga”, explica Pere Novell (Cotransa). “La importancia de los cargueros con Latinoamérica es relativamente baja”, manifiesta Javier Enebral, “seguramente, la gran oferta de destinos y frecuencias de vuelos de pasajeros que ofrece Madrid hacia Latinoamérica no favorece o no justifica el desarrollo de cargueros hacia esa región”. La mercancía transportada en carguero hacia América Latina ha rondado el 1-2%, a excepción del 2020, donde estos aviones transportaron el 14% de la mercancía hacia dichos destinos.

Sin embargo, estas cifras corresponden en mayor medida a Madrid. Existe una diferencia entre el volumen de mercancías oficiales que se gestionaron en 2021 en Madrid-Barajas (523.000 toneladas, según Aena) y los datos recogidos por la Agencia Tributaria de la Comunidad de Madrid (244.000 toneladas). “Es posible que gran parte de esa diferencia sea provocada por el camión aéreo, es decir, mercancías que son despachadas en otras provincias, pero que finamente salen por Barajas”, especifica el consultor aéreo Javier Enebral. Los camiones aéreos se utilizan, principalmente, “por parte de aerolíneas que tienen sus hubs en el centro de Europa”, afirma Ricardo de Abiega (Kuehne Nagel), y “hacia o desde aeropuertos con menos frecuencias de vuelo”, añade Pere Novell (Cotransa). “Por ejemplo, en España la mayoría de los vuelos salen de Madrid, por lo que Barcelona, Bilbao, Valencia y Alicante utilizan muchos camiones aéreos”, agrega.

La mercancía que cruza el Océano Atlántico solo se diversifica en el caso de las exportaciones. “Los principales productos son aparatos mecánicos, prendas de vestir, productos eléctricos y farmacéuticos”, desgrana Javier Enebral, mientras que los destinos, de mayor a menor volumen, son México, Brasil, Chile y Colombia. “La carga aérea es esencial para muchas industrias”, apunta Fernando Terol (IAG Cargo), como para la industria automotriz, “que busca trasladar piezas de repuesto entre América del Sur y Europa para la secuencia de montaje final”. En sentido contrario, “Madrid es una de las puertas más importantes para el transporte de productos perecederos, de automoción y farmacéuticos entre América Latina y Europa y más allá”, agrega el directivo de IAG. Perú, México, Brasil y Colombia, por orden, son los países desde los que se importan productos de alimentación y plantas. “Habitualmente, son los países más poblados los que más carga generan”, afirma Ricardo de Abiega (Kuehne Nagel). Por ello, “el papel de Centroamérica no es tan grande como nos gustaría”.

¿MÁS TRÁFICOS CON AMÉRICA LATINA PARA UNA MENOR DEPENDENCIA ASIÁTICA?
Aunque el último año ha estado marcado por las constantes disrupciones de la cadena de suministros por la dependencia occidental de Asia, los operadores especializados en carga aérea discrepan sobre si América Latina puede ser la solución. “Los volúmenes a Latinoamérica han sido y seguirán siendo muy importantes para España, incluyendo México, pero Asia, Oriente Medio y Norteamérica seguirán siendo áreas de foco”, asegura el National Air Logistics Manager de Kuehne Nagel en España. En cualquier caso, matiza que “el mix de producto par cada tráfico es bastante diferente, por lo que no necesariamente compiten entre sí”. No comparte la misma opinión Pere Novell (Cotransa), que sí anticipa un crecimiento de tráficos con esta región por este motivo, “ya que las empresas necesitan cubrir sus cupos de venta de sus exportaciones y, si dejan de vender por diferentes motivos en algunos países, deberán incrementar en otros que están funcionando”.