8 de agosto de 2022 | Actualizado 16:51

Vitotrans orienta su estrategia a consolidarse en el norte de África y a la diversificación de clientes

El operador logístico espera cerrar el año con un crecimiento del 10-15% a pesar del incremento generalizado de costes energéticos
Volvo Trucks

La compañía alavesa especializada en transporte de producto hortofrutícola Vitotrans ha orientado su estrategia a corto plazo hacia su consolidación en el norte de África. “Se trata de un mercado estratégico para los próximos años”, explica el consejero delegado y fundador de la compañía, Iván Jaúregui. Desde su desembarco en 2017, Vitotrans ha afianzado su estructura y duplicado su cifra de negocio en la región del 5% al 10% de su facturación. “Si bien es cierto que el norte de África es una zona muy inestable por decisiones políticas”, añade, “en un escenario normalizado consideramos que podemos llegar a alcanzar una cuota de mercado en torno al 15% de nuestra facturación global”.

No es el único proyecto que tienen en mente. Entre sus planes estratégicos se encuentra la ampliación de instalaciones de almacenaje, especialmente para congelado. “Es un aspecto que sigue en nuestra hoja de ruta, y que, con seguridad, terminaremos llevando a cabo”, señala Iván Jaúregui, “aunque no podemos determinar una fecha concreta entre 2022 o 2023”. En la actualidad, Vitotrans dispone de más de 5.500 metros cuadrados de cámaras frigoríficas para refrigerado y 1.000 metros cuadrados de almacenes repartidos entre Vitoria-Gasteiz, donde se ubica su central operativa, Sevilla y Murcia.

“Hay transportistas parados en las fronteras con Reino Unido o en los pasos durante 24 o 48 horas”
Iván Jaúregui Consejero delegado y fundador de Vitotrans

Al mismo tiempo, el operador logístico se ha marcado como uno de sus objetivos principales no operar con ningún cliente hasta el punto de rozar la dependencia, “ya que en un sector como la logística puede convertirse en un lastre que impida crecer a la compañía”. Durante estos últimos años, se han centrado en fidelizar a los clientes “y aglutinar un porcentaje mayor de sus cargas diarias”. De esta manera, Vitotrans ha diversificado su cartera de clientes y ha conseguido “aumentar la facturación al convertirnos en su referencia logística”, asegurado el consejero delegado de la compañía.

CRECIMIENTO CONTINUO PESE A LAS DIFICULTADES INTERNACIONALES
El conjunto de proyectos estratégicos avanzan de la mano de la coyuntura internacional, que también ha afectado de lleno a las operativas de Vitotrans. Un ejemplo ocurre en Reino Unido: “Nos estamos encontrando con importantes dificultades para cruzar el Canal de la Mancha”, asegura Iván Jaúregui. Factores como el Brexit, el alza del precio del combustible y la ausencia de transportistas en Reino Unido han originado “la tormenta perfecta”, de la que se deriva una situación de incertidumbre “que lastra la actividad económica y la fluidez del comercio con la que se operaba anteriormente”. Actualmente, “estamos viendo transportistas parados en las fronteras o en los pasos durante 24 o 48 horas”, describe el consejero delegado de Vitotrans. “Para nosotros, que trabajamos en el sector hortofrutícola, un desfase de 48 horas en la entrega de un camión puede traducirse en pérdidas millonarias”.

A la subida del precio del combustible, que continúa su escalada, se suma el del resto de costes energéticos. Iván Jaúregui asegura que “el transporte se ha encarecido, pero el almacenaje de productos perecederos en instalaciones con temperatura controlada, refrigerada o congelada se ha duplicado debido a los costes energéticos, haciendo en muchos casos que el servicio no sea rentable”. A pesar de la presión que supone este coste adicional, critica la delimitación de las ayudas del Ejecutivo al transporte de mercancías: “La capacidad unilateral del Gobierno de España se limita a la generalización de ayudas, que muchas veces son parches ante situaciones realmente complejas”, especifica.

La guerra en Ucrania también ha forzado a la empresa a modificar algunas de sus rutas que cruzaban los países del este de Europa para asegurar el suministro: “Las rutas de los Balcanes no se han visto afectadas en gran medida, pero sí algunas con Bulgaria, Rumanía o Polonia”, explica. A pesar de la volatilidad característica de los últimos años y del futuro cercano, Vitotrans ha mantenido su crecimiento. En el primer semestre del año, afirman, se han superado las cifras del mismo periodo del año pasado y esperan cerrar el año con un crecimiento comprendido entre el 10 y el 15%, aunque se muestran cautos: “Aún es pronto para dilucidar cómo acabará el 2022”, manifiesta Iván Jaúregui.

Vitotrans prevé ampliar su capacidad de almacenaje, especialmente de congelado, para 2022 o 2023

Vitotrans muestra la misma precaución con los productos transportados. Aunque su principal mercado es el hortofrutícola, el operador logístico aplica la diversificación de servicios, “porque los productos naturales dependen en gran medida de las condiciones meteorológicas a lo largo del año y estas no están en nuestras manos”. Un elemento que sí depende de ellos es certificar la calidad y el cumplimiento de los requisitos que afectan a la seguridad alimentaria de las mercancías transportadas, de ahí la reciente obtención de la certificación IFS Logistics: “Muchas veces no nos damos cuenta, pero contar con una certificación como IFS ofrece una garantía y tranquilidad al cliente de que la cadena de suministro se realiza correctamente”, señala Iván Jaúregui, “ya que transportamos alimentos o productos perecederos”. Alcanzar este reconocimiento, asegura, “ayudará a expandir nuestra actividad en Europa, donde es un estándar valorado casi como imprescindible”.

Vitotrans opera actualmente en toda la Península ibérica y cuenta con rutas fijas diarias a Madrid, Barcelona, Sevilla, Irún y el sur de Francia (Perpignan). Asimismo, la compañía está presente en puertos como el de Bilbao, Valencia, Algeciras o Barcelona, entre otros, para realizar servicios de exportación e importación. A nivel internacional, enlaza España con el norte de África, Francia e Italia, Países Bajos, Alemania y Bélgica, mercados donde el operador logístico ha registrado “un gran flujo de carga” tanto en importación como en exportación. En 2021, alcanzaron una facturación de 10 millones de euros y para el 2022, si se cumplen sus estimaciones, prevén situarla en los 11,5 millones de euros.