27 de septiembre de 2022 | Actualizado 19:02

El hub logístico de Torreblanca-Quatre Pilans se dotará de una estación intermodal

El polo busca poner a Lleida “en el mapa logístico de Catalunya” gracias al impulso de suelo alrededor del Corredor Mediterráneo
Ordenación del terreno de 222 hectáreas en cuatro sectores industriales, logísticos y paisajísticos, previstos en el plan urbanístico | Generalitat de Catalunya

La comisión territorial de urbanismo de Lleida ha dado este martes el pistoletazo de salida a un nuevo complejo industrial y logístico en Torreblanca-Quatre Pilans, que pondrá al mercado 222 hectáreas y contará con conexión ferroviaria a través de una nueva terminal intermodal. Así se especifica en el Pla director urbanístic d’activitat econòmica (PDUAE) de la Plana de Lleida, redactado por el departamento de Vicepresidència i de Polítiques Digitals i Territori de Catalunya en colaboración con el Institut Català del Sòl (Incasòl) y el Ayuntamiento de Lleida, y “aprobado inicialmente” este martes por la comisión territorial de urbanismo. Inicialmente, el plan director incluía también los términos municipales de Bell-lloc d’Urgell y els Alamús, pero han sido excluidos tras el rechazo surgido de sus plenarios.

“Ponemos Lleida en el mapa logístico, bien posicionada en el Corredor Mediterráneo”
Agustí Serra Director general de Ordenació del Territori i Urbanisme de Catalunya

Con este desarrollo, “ponemos Lleida en el mapa logístico de Catalunya, bien posicionada en relación con el Corredor Mediterráneo y también en relación con el interior de la península”, ha celebrado el director general de Ordenació del Territori i Urbanisme, Agustí Serra, en relación con el paso dado en la tramitación del plan director. En este documento, se delimitan cuatro “sectores de interés supramunicipal”: Puerta Torreblanca-Quatre Pilans (41,6 hectáreas), Torreblanca (219,8 hectáreas), Quatre Pilans (89,6 hectáreas) y Centro Intermodal Torreblanca-Quatre Pilans (82,6 hectáreas).

Este último estará situado en el suroeste del ámbito, en paralelo a la línea ferroviaria existente y es el terreno elegido para implantar una plataforma intermodal de mercancías y un espacio ferroviario de pasajeros. Tanto en el sector 2 (Torreblanca, al este) como el 3 (Quatre Pilans, al oeste) se situarán zonas de actividad económica de parcelas de grandes dimensiones (cuatro hectáreas de superficie mínima). Paralelamente, en el sector 2 se situará, además, una “giga parcela” (una única pieza de 135 hectáreas, cuya fragmentación está permitida hasta un máximo de tres unidades con una superficie mínima de 40 hectáreas). La Generalitat asegura que se ha diseñado de este modo “para flexibilizar la oferta en función de las posibles demandas de futuro”.

El emplazamiento se sitúa en “una localización estratégica”, aseguran sus impulsores en un comunicado. El ámbito de estudio abarca los suelos situados al sureste del núcleo urbano de Lleida y limita con la carretera N-240 al nordeste, los municipios de Torregrossa y Artesa de Lleida al sureste, la línea R14 Barcelona-Lleida en el suroeste, y el núcleo urbano de Lleida al noroeste. En este lugar, se ubican el polígono industrial del Camí dels Frares y el barrio residencial de los Magraners, donde confluyen las carreteras N-240, C-13 y C-13b.

De este modo, la ubicación se encuentra “en un eje de primer orden a nivel europeo”, como lo es el Corredor Mediterráneo. En estos terrenos, se pretende impulsar “un gran sector económico”, con el objetivo de concentrar la actividad económica -industrial y logística- en la parte norteña de Catalunya. Además, el desarrollo de una terminal intermodal facilitará avanzar en el objetivo de descarbonizar la movilidad y especialmente el transporte de mercancías.

Tras la aprobación inicial del plan director, el documento se someterá al preceptivo periodo de información pública a la ciudadanía durante 45 días hábiles y a un plazo de 30 días de audiencia en el Ayuntamiento de Lleida para la posible presentación de alegaciones. Finalmente, la comisión de territorio de Catalunya se encargará de dar la aprobación definitiva al plan, previsiblemente a finales de 2022.