30 de septiembre de 2022 | Actualizado 18:18

La última milla traslada parte de sus costes energéticos al cliente final por la inflación

El contexto alcista obliga a las grandes paqueteras a estrechar márgenes por la subida generalizada de todos los costes operativos
MRW

La espiral de los precios empuja a los grandes operadores de paquetería a buscar soluciones a los costes adicionales que sufren desde hace meses. Aunque una de estas medidas, la cláusula de combustible, debería aliviar al sector, ya no es suficiente para contener los costes. Por esta razón, del total de costes energéticos “una parte se está repercutiendo en los clientes”, asegura el director gerente de UNO, Rafael Aguilera. “Es muy difícil que ningún eslabón de la cadena pueda repercutir toda esa subida de costes a los clientes”, añade, “por tanto, se siguen estrechando los márgenes, que ya de por sí están bastante ajustados”.

La razón reside en el periodo de fuerte inflación actual “en el que no solamente el combustible afectó a los costes de las empresas de transporte, sino que se ven afectados por un incremento de costes en el resto de partidas que impactan directamente sobre la rentabilidad de la operación”, explica el director asociado Postal y Paquetería, Puertos, Transporte y Logística de Accenture, Cristóbal Agüera. En la lista de factores a tener en cuenta, se enmarcan el mantenimiento de vehículos, el incrementos de salarios del personal o los consumos de las instalaciones, entre otros. “Por este motivo”, agrega el analista, “muchas de ellas se han visto obligadas este año a incrementar sus tarifas oficiales a sus clientes“.

“Las paqueteras se han visto obligadas este año a incrementar sus tarifas oficiales”
Cristóbal Agüera Director asociado Postal y Paquetería, Puertos, Transporte y Logística de Accenture

Salvo MRW, que aplica la cláusula o recargo de combustible desde agosto de 2021, el resto de operadores de paquetería complementaron sus facturas con este elemento adicional desde marzo de 2022, fecha en la que se aprobó el Real Decreto-ley 3/2022. Anteriormente, especifica Cristóbal Agüera (Accenture), “las empresas podían incluir dicha cláusula si lo deseaban, pero no tenían la obligación de hacerlo, ni existía una normativa específica acerca de cómo calcular y aplicar dicho suplemento”. En dicho Real Decreto, se establece la variación en el precio del combustible en la que debe revisarse esta partida en el 5% con un plazo máximo de recálculo de tres meses. Además, se definen las fórmulas oficiales para su cálculo y la necesidad de indicar el desglose en la factura, “siempre que no se pacten plazos y márgenes inferiores entre las partes”. De esta manera, el precio del transporte se incrementa o reduce en función de la variación del precio del combustible, por lo que adapta las condiciones del contrato a la situación que puede existir en cada momento en materia de combustibles”.

Sin embargo, el cálculo de los suplementos por combustible de los principales operadores de paquetería no coinciden. Por ejemplo, si el precio por litro de combustible está comprendido entre 1,97 y 2,02 euros (el último precio publicado por el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana es de 2,02 euros/litro), GLS y Seur aplicarán un suplemento del 14%, Correos del 13,6%, MRW del 9%, DHL Parcel del 18,5 y FedEx del 19,5%, según se refleja en sus tablas con los cálculos desglosados. Las compañías anteriormente citadas han declinado participar en este artículo. Los diferentes suplementos se deben, según Cristóbal Agüera, a que “cada empresa define su modelo tarifario de modo distinto a sus clientes, ya sea tarifa plana, tarifas en función de origen y destino, volumen o kilogramos”.

“Muchas empresas no pueden aplicar la cláusula del gasóleo tal y como aparece en el Real Decreto”
Rafael Aguilera Director gerente de UNO

“Son muchas las que no pueden aplicar directamente esta cláusula tal y como se define en el Real Decreto”, apunta Rafael Aguilera, “esto se debe a que, normalmente, cuando se realiza un envío, se tienen que utilizar distintos vehículos para transportarlo”. Por esta razón, “deben calcular el coste de dicho envío sumando todos los costes que tiene la empresa, no solo del combustible”. Puesto que el Real Decreto se ha aprobado con carácter indefinido, no está previsto en el corto o medio plazo que este suplemento se retire, salvo modificación de la normativa aprobada. No obstante, señala Rafael Aguilera (UNO), “es una cuestión que seguro formará parte de las mesas de negociación en los próximos meses”.