27 de septiembre de 2022 | Actualizado 19:02

Cepsa transporta productos químicos con un buque de fuel y GNL entre Huelva y Cartagena

La embarcación con capacidad para 7.000 toneladas permite reducir las emisiones de su operativa gracias al uso del gas como carburante
De izquierda a derecha, el director del puerto de Huelva, Ignacio Álvarez-Ossorio; la directora de Cadena de Suministro y Compras de Cepsa Química, Elena Alcalde; la presidenta del puerto de Huelva, Pilar Miranda; el director del Parque Energético La Rábida de Cepsa, Jorge Acitores, y la directora de la planta química de Cepsa en Palos de la Frontera (Huelva), Esther González | Autoridad Portuaria de Huelva

La compañía energética Cepsa ha contratado un nuevo buque para el transporte de productos químicos entre los puertos de Huelva y Cartagena. La embarcación ‘Tosca’ puede vagar con fuel o GNL y se construyó con doble casco en 2021 e inició operaciones en diciembre del mismo año. Con 110 metros de eslora y 18 de manga, el buque dispone de una capacidad de 7.000 toneladas de carga y un volumen de almacenamiento de 8.000 metros cúbicos repartidos entre sus 14 tanques de acero inoxidable.

La empresa energética busca transportar productos químicos “con soluciones más sostenibles”

Según confirman desde la compañía, el buque quimiquero se dedica al transporte de fenol y acetona entre la planta de Cepsa Química en Palos de la Frontera (Huelva) y el puerto de Cartagena con una frecuencia de hasta seis viajes al mes. No obstante, apuntan, “en el futuro el barco se podría dedicar a otros tráficos habituales de Cepsa Química para el transporte de productos químicos”. El uso de esta embarcación se enmarca en el programa de sostenibilidad de Cepsa para reducir la huella de carbono en el transporte marítimo.

A través de este proyecto, la compañía busca transportar productos químicos “con soluciones más sostenibles que nos ayuden en nuestro itinerario para reducir la huella de carbono en el transporte de nuestros productos”. En concreto, este buque cumple su objetivo a partir de la tecnología incorporada en el sistema de propulsión que permite eliminar “casi en su totalidad” las partículas y los óxidos de azufre, así como la disminución del “25% en las emisiones de CO2 y del 80% en la producción de óxido de nitrógeno del navío”.