8 de agosto de 2022 | Actualizado 16:51

Los vehículos industriales se consolidan como el único segmento en crecimiento

Los vehículos comerciales ligeros continúan en caída libre y preocupan las bajas cifras de matriculaciones y pedidos de particulares
Scania

Las matriculaciones de vehículos industriales este mes de julio suponen el único balón de oxígeno para el sector en España tras encadenar un primer semestre de desplomes continuados. Según los datos proporcionados por la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), las matriculaciones y ventas de los vehículos pesados han aumentado en este mes de julio el 23,5% respecto al mismo mes del año anterior, con un total de 1.726 unidades comercializadas. En el acumulado del año, la cifra llega a las 13.126 unidades, el 7,2% más respecto al mismo período de 2021. A excepción de los industriales ligeros, el resto de los segmentos han logrado notables aumentos.

Sin embargo, los datos positivos terminan aquí, puesto que los vehículos comerciales ligeros continúan en caída libre, con una reducción del 17,9% y un total de 11.279 unidades matriculadas en julio. En el acumulado del año, el porcentaje de caída aumenta hasta el 33,1% y las matriculaciones se quedan en 68.138 unidades. Un mes más, el sector señala directamente a la mala situación económica, la incertidumbre en la cadena de suministro y en los bolsillos de los usuarios, así como a la falta de microchips como principales causantes del deterioro. Todo ello “se ha agravado con la fuerte subida de la inflación y de los precios energéticos”, asegura el portavoz de Anfac, Félix García.

Desde Faconauto, Raúl Morales indica que el mercado sigue “deprimido, más del 30% por debajo de las cifras de 2019 y con los mismos achaques de los últimos meses”. Es decir, la patronal de concesionarios de automoción reconoce que falta de stock y poca seguridad en la compra. También señala el encarecimiento del precio de todos los vehículos, que alcanza una media del 6% en lo que va de año. Por su parte, la Asociación de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) también constata un aumento de la preocupación en el sector y destaca que “nos tenemos que ir a 2012 para ver un mes de julio con un volumen de registros más bajo”.

EL SECTOR, PREOCUPADO POR LA CAÍDA EN MATRICULACIONES DE TURISMOS
El desplome que han registrado las matriculaciones de turismos y todoterrenos sigue siendo la principal preocupación del sector y de la logística asociada. Hasta el mes de julio, las ventas de turismos y todoterrenos acumulan una caída del 11% respecto al mismo periodo del año anterior, con un total de 481.135 unidades. Solo el mes de julio registró una caída del 12,5% respecto al mismo mes de 2021, con un total de 73.378 unidades. “Tradicionalmente, julio era uno e los mejores meses del año para el automóvil porque las familias programaban la adquisición de su coche nuevo antes de las vacaciones y las empresas alquiladoras de vehículos reforzaban sus flotas de cara a la campaña de verano”, explica Raúl Morales (Faconauto), algo que este año no se ha producido.
“A la falta de vehículos en los puntos de venta por la crisis de chips, se le suma una inflación desbocada que merma cada vez más la capacidad adquisitiva de las familias”, señala Tania Puche (Ganvam). Todos estos factores suponen que los usuarios retrasen cada vez más la adquisición de vehículos privados, como apunta Félix García (Anfac). “Una situación que ni supone un beneficio para la seguridad vial, ni contribuye al necesario proceso de descarbonización del anticuado parque de automóviles español”.