1 de octubre de 2022 | Actualizado 16:39

Las trabas regulatorias tumban la venta de la filial de fabricación de contenedores de Maersk a CIMC

Ambas compañías alegan significativos retos regulatorios que impiden el cierre de la transacción, anunciada para finalizarse este año
Maersk

La principal empresa de fabricación de contenedores del mundo, China International Marine Containers (CIMC), y la naviera danesa Maersk han suspendido las negociaciones en las que se encontraban para que la compañía china comprase Maersk Container Industry (MCI), fabricante de contenedores refrigerados propiedad del grupo danés. La operación estaba valorada en torno a los 845,6 millones de euros y se anunció en septiembre de 2021 con el objetivo de tenerla cerrada en 2022. Ahora, ambas firmas alegan “significativos retos regulatorios que impiden el cierre de la transacción”.

Las aprobaciones legales a las que estaba sujeta la operación no han tenido recorrido y, por tanto, CIMC y Maersk Container Industry seguirán como dos sociedades separadas y continuarán operando sus negocios. La filial de Maersk dispone de una fábrica de contenedores reefer en Qingdao (China), así como instalaciones de I+D e ingeniería de pruebas en Tinglev (Dinamarca).

“Por desgracia, la transacción no se producirá a pesar de los esfuerzos de todas las partes implicadas”, ha lamentado el director financiero de Maersk, Patrick Jany. Asegura que, a lo largo del proceso, “Maersk Container Industry ha funcionado muy bien gracias a la dedicación de todos sus empleados”. Ahora, ha continuado el directivo de la multinacional danesa, “evaluaremos la mejor configuración estructural para Maersk Container Industry con el fin de garantizar el desarrollo del negocio a largo plazo”.