5 de octubre de 2022 | Actualizado 15:44

Correos prescinde de cuatro de cada diez taquillas de ecommerce en el proceso para reubicarlas

La red de taquillas CityPaq del operador público se ha reducido desde las 5.114 terminales en 2020 a las 2.852 contabilizadas el año pasado
E.M.

El operador público Correos asegura estar llevando a cabo una reubicación de sus taquillas CityPaq en toda España. De esta forma, justifica la desaparición de cuatro de cada diez de las terminales de su red de puntos de entrega y devolución de paquetes de ecommerce en un solo año. Según los datos de su informe anual integrado de Correos, se contabilizaron un total de 2.852 taquillas CityPaq en 2021, frente a las 5.114 terminales de 2020. Esta contracción se ha producido en un contexto de mercado de la paquetería en el que, “a diferencia del postal, continuó beneficiándose de la expansión del comercio electrónico entre la población”, motivado por la pandemia, apunta Correos en su análisis del pasado ejercicio. No obstante, el operador constata que “el crecimiento fue menor que el registrado en 2020”.

Se produjo una expansión generalizada en las redes de taquillas durante 2021, pese a la contracción de Correos

“Durante el año 2021 se ha llevado a cabo una reubicación de dispositivos con el objetivo de optimizar el parque de Citypaq, trasladando más módulos a los lugares con más tráfico de clientes y envíos, y ser más eficientes y sostenibles al optimizar los desplazamientos de los repartidores”, aseguran fuentes de Correos, que no especifica lugares concretos de mayor tráfico de clientes y envíos. La compañía añade que este plan de reubicaciones continúa en 2022. En su último informe anual integrado, el operador sostiene que en 2021 “se produjo una expansión de la oferta de casilleros de recogida en España, motivada por el creciente uso por parte de los clientes, así como por las ventajas añadidas que aportan al vendedor”.

Según los datos del informe de Correos, 2020 fue el año de consolidación en España del modelo de red de terminales automáticas de entrega y recogida de paquetería como alternativa, aceptado tanto por los clientes, para recoger sus envíos en lugares y horarios no concurridos, como por las administraciones locales, que perseguían potenciar el reparto sostenible en los núcleos urbanos. Este proceso, que vaticina el operador que continuará en el futuro, “obligó al sector de la paquetería a ampliar y adaptar sus estructuras e infraestructuras”. En este contexto, “los nuevos sistemas de entrega no domiciliaria”, como las redes de oficinas y de casilleros de paquetería CityPaq, “aportaron una ventaja añadida”, afirman desde la compañía pública.