1 de octubre de 2022 | Actualizado 16:39

Gorillas logra un socio para mantenerse en España y buscará ser rentable en 2023

La startup de delivery ha reducido a la mitad su plantilla y el número de almacenes a 12 repartidos en Madrid, Barcelona y Valencia
Gorillas

La compañía alemana de entregas de alimentación a domicilio bajo demanda Gorillas ha cumplido con sus expectativas y ha lograr encontrar un socio, del que aún no ha trascendido la identidad, para mantener operaciones en España. “De aquí a finales de año la operación está asegurada”, han explicado desde la compañía en relación a las negociaciones. Aunque en noviembre y diciembre se darán a conocer los planes a futuro de Gorillas en el país, desde la startup alemana aseguran que su principal objetivo es “optimizar las operaciones” y alcanzar la rentabilidad en 2023, un ejercicio antes de lo previsto.

Gorillas suspendió su actividad en agosto para completar un proceso de reestructuración que ha afectado a su plantilla y al número de almacenes que operaban. De esta manera, al retomar operaciones en septiembre, la compañía ha despedido al 40% de sus empleados en España (212 personas), principalmente del equipo comercial, “porque cuando se negoció la reestructuración con este socio habría bastantes sinergias donde ya se solapaban los equipos y por eso, por el lado de Gorillas, se tuvo que reducir”. Al mismo tiempo, han disminuido también el número de almacenes de 20 a 12, es decir, han cerrado su actividad en Alicante y concentrado su actividad en aquellos centros ubicados en la zona centro de Madrid y Barcelona, además de mantener los dos centros logísticos en Valencia, por ser los que “tienen el número de pedidos más atractivo”. Asimismo, rescindieron el contrato de las plataformas que preveían abrir en las afueras de las ciudades y el resto de centros “se traspasaron a otras empresas de delivery”.

2023

La startup alemana aspira a alcanzar la rentabilidad de la mano de su nuevo socio en 2023

“Cuando te concentras en pocos almacenes con alto flujo de pedidos, es mucho más fácil llegar a números verdes y luego después de ahí pensar si merece la pena escalar”, manifiestan desde Gorillas. Su estrategia se dirige no solo hacia las zonas de alta densidad poblacional, sino a poblaciones “que estén más acostumbradas a pedir”. En Madrid y Barcelona, “ya hay una cultura de delivery bastante importante”, exponen desde la empresa de delivery. A causa de la volatilidad del mercado, la compañía prefiere asegurar la rentabilidad cuanto antes: “Las estrategias de expansión que se veían en las startups durante la pandemia que levantaban grandes rondas de capital para poder expandirse agresivamente evidentemente no funcionan”, señalan.

Este cambio de estrategia se enmarca en el proceso de reestructuración iniciado por Gorillas a finales de mayo a nivel global, cuando tomó la decisión de concentrar sus esfuerzos en los cinco mercados que engloban el 90% de sus ingresos (Inglaterra, Países Bajos, Francia, Alemania y Estados Unidos). El punto de inflexión ha coincidido con la caída de pedidos y la disminución de capital en las rondas de financiación, que está afectando directamente a las startups de quick commerce. En el último año, GoPuff ha abandonado el mercado español y Getir ha cerrado 20 dark stores, además de recortar el 14% su plantilla en todo el mundo.

En relación a esta dinámica del delivery, desde Gorillas sostienen que la salida de empresas “te da bastante espacio en el mercado porque el problema es que necesitas ser el primer o segundo jugador más importante para poder alcanzar la rentabilidad”. Cuando tienes mucha competencia, añaden, “te dificulta obtener ese flujo de pedidos”. Además, la startup alemana considera que la situación económica mundial también afecta a los hábitos de los consumidores: “El delivery es un servicio de lujo”, aseguran, “al final quedará para quien pueda pagárselo”.