29 de septiembre de 2022 | Actualizado 16:32

Las empresas estibadoras de Tarragona denuncian la ralentización de las operativas

Estarraco insta a los estibadores a deponer su actitud, que ha provocado que la actividad del recinto se reduzca a un tercio de la habitual
Autoridad Portuaria de Tarragona

Las compañías socias de Estarraco Centro Portuario de Empleo (CPE) del puerto de Tarragona han instado al comité de empresa del mismo y a los estibadores a que retomen “su actividad con normalidad y cesen en su actitud de ralentizar las labores del puerto, que perjudica no solo a las empresas de estiba, las navieras y el recinto, sino a sectores productivos enteros, a decenas de miles de trabajadores y al conjunto del país”. Estas empresas “no entienden que la respuesta a su oferta de subrogación, mantenimiento de empleo, condiciones laborales y salariales y convenio sea una ralentización de las operaciones que está provocando que la actividad del puerto de Tarragona se haya reducido a un tercio respecto a una situación normal”.

En este sentido, la Autoridad Portuaria de Tarragona está multiplicando contactos y llevando a cabo una estrategia de acompañamiento y de proactividad para encontrar una solución rápida, han apuntado fuentes de la institución. Por su parte, Estarraco ha afirmado que las sociedades estibadoras “estiman la necesidad de destinar recursos adicionales y realizar contrataciones para suplir esta baja productividad y superar esta situación”. Asimismo, el CPE ha recordado que las sociedades socias del mismo “han acordado proceder a la disolución de la sociedad como consecuencia de los cambios normativos“. La compañía ha instado a los representantes de los trabajadores a negociar “de buena fe dentro del periodo legal del consultas, cuyo inicio está previsto para el miércoles 14 de septiembre”, y que “depongan acciones encubiertas de presión, que parecen dirigidas a condicionar previamente el proceso utilizando los perjuicios sobre terceros”.

En este sentido, la compañía ha recordado que están “en su derecho constitucional de presionar mediante una huelga, pero para ello deben hacerlo legalmente y someterse a los cauces que marca la ley (convocatoria, argumentación, preavisos, plazos etc) y a los servicios mínimos que dictamine la autoridad competente”. Asimismo, ha reiterado su “voluntad de dialogar y realizar con celeridad el proceso, dada la complejidad del momento actual con la guerra de Ucrania y sus consecuencias”. A juicio de Estarraco, la “actitud de los trabajadores no hace más que agravar las dificultades como la importación de materias primas”.