29 de septiembre de 2022 | Actualizado 11:56

Puertos del Estado oficializa la aprobación del plan director del puerto de Tarragona

El documento estratégico recoge una inversión de 230 millones para cuatro infraestructuras consideradas "clave" para el desarrollo de recinto
Autoridad Portuaria de Tarragona

La ampliación del puerto de Tarragona recibe un nuevo impulso en sus desarrollo tras la oficialización por parte de Puertos del Estado de su Plan Director de Infraestructuras 2015-2035, un documento estratégico que “detalla las líneas maestras del crecimiento del recinto”. Concretamente, contempla la finalización de los distintos proyectos de envergadura que actualmente están en implantación en la instalación portuaria: la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), la conexión ferroviaria con la Terminal Intermodal de Guadalajara, la mejora y ampliación de la Terminal Intermodal de La Boella y el nuevo contradique de Ponent.

El plan estima una inversión estimada alrededor de los 230 millones de euros solo para las cuatro infraestructuras -consideradas “clave”-. Además, dota al recinto “del instrumento estratégico que garantiza un crecimiento sostenible de las instalaciones portuarias durante los próximos 15 años”, en palabras de su presidente, Josep Maria Cruset.

El documento fija las actuaciones estratégicas del recinto hasta 2035

Acerca de las cuatro infraestructuras prioritarias, la autoridad portuaria informa de que se encuentran en distintas fases de desarrollo. En el caso de la ZAL, cuya construcción se inició en marzo de este año y cuya finalización se espera para el año 2023, actualmente están en marcha las obras de construcción de su vial perimetral y uno de los tres accesos a la infraestructura previstos, entre otras actuaciones. La nueva instalación implicará la urbanización de alrededor de 915.000 metros cuadrados, según estimaciones de las autoridades del puerto, lo que supone una ampliación del 20% del espacio del recinto, y está llamada a incrementar el tráfico marítimo “entre 2,7 y 4,6 millones de toneladas cada año”. El montante final de la construcción se estima en 72,8 millones de euros.

En cuanto a las dos plataformas logísticas contempladas por el plan director, la Terminal de La Boella y la Terminal Guadalajara-Marchamalo, las obras también se encuentran en fases distintas dadas las diferentes características de los proyectos. Por un lado, la Port-Tarragona Terminal La Boella implica una inversión de 50 millones de euros destinados a su ampliación. Por su parte, la Terminal Guadalajara-Marchamalo, pensada para complementarse con La Boella, supone la nueva construcción de un puerto seco en el interior de la Península Ibérica, generando una conexión directa del puerto tarraconense con las cadenas logísticas y los flujos comerciales nacionales e internacionales de Madrid y su zona metropolitana. Según la autoridad portuaria, esta obra se encuentra en su segunda fase de desarrollo y está presupuestada en 20 millones de euros.

La única infraestructura de calado contemplada en el plan director del puerto de Tarragona que aún se encuentra en fase de estudio es el contradique de Ponent, una barrera proyectada en el lado sur del recinto y cuya inversión se estima en 86,5 millones de euros. La autoridad portuaria prevé que la construcción del contradique contribuya al “desarrollo de nuevas áreas portuaria” y “a la implantación de nuevas empresas”, generando así “nuevos tráficos marítimos y nuevas actividades económicas” que tengan “un impacto positivo en la actividad económica de toda la zona de influencia del puerto”.