5 de octubre de 2022 | Actualizado 15:44

CBRE compra a DWS dos de sus activos inmologísticos en Madrid

Las dos naves, en Meco y Torrejón de Ardoz, suman 67.859 metros cuadrados y ya están completamente ocupadas
CBRE Investment Management

CBRE Investment Management ha adquirido dos activos logísticos en Madrid propiedad de DWS con una superficie total bruta alquilable de 67.859 metros cuadrados. No se han dado a conocer los detalles económicos de la transacción. El primer activo, situado en Meco, se construyó en el segundo trimestre de 2020 y cuenta con 51.969 metros cuadrados de superficie alquilable y calificación LEED Plata. El segundo, situado en Torrejón de Ardoz, se construyó en el cuarto trimestre de 2019 y cuenta con 15.890 metros de superficie alquilable y calificación LEED Oro.

Los dos activos se benefician de la escasez de naves logísticas de grado A de su ubicación

Tanto el activo de Meco como el de Torrejón ya están alquilados y gozan de una ubicación con acceso a las autopistas A-2 y R-2, y conexión con la M-50, la carretera de circunvalación más exterior de Madrid. Asimismo, ambas plataformas, que cuentan con altos estándares técnicos y medioambientales, también se benefician de la creciente penetración del comercio electrónico en España y de la escasez de naves logísticas de grado A en la zona. El director de Transacciones para Iberia de CBRE Investment Management, Antonio Roncero, ha afirmado que “esta ha sido una oportunidad única para adquirir una cartera logística operativa, moderna, de alta calidad y con buenos inquilinos, a través de un proceso fuera de mercado”, porque “el sector logístico español es atractivo por la creciente demanda de operadores y la escasez de oferta de calidad”. A pesar del momento de incertidumbre económica, “los activos bien ubicados, de alta calidad y sostenibles como estos se encuentran bien posicionados para aprovechar el crecimiento de rentas que está experimentando el sector logístico”, ha finalizado.

Por su parte, el director de Real Estate Iberia para DWS, Manuel Ibáñez, señala que, tras el alquiler de ambos inmuebles, “hemos decidido desinvertir, cerrando el círculo de esta operación, que ha sido muy rentable para nuestros inversores”. Anuncia que la compañía continuará centrada en detectar oportunidades de inversión en ubicaciones clave y sectores estratégicos como el logístico, residencial y oficinas, “fortaleciendo nuestra huella en España”, concluye.