29 de septiembre de 2022 | Actualizado 6:03

El precio de las materias primas favorece el uso de embalajes sobredimensionados

La utilización de embalajes no adaptados a las características del producto genera ineficiencias y un mayor número de viajes de reparto
Freepik / Pexels

El vacío del interior de los embalajes debido al packaging innecesario provoca que más de 41 millones de metros cúbicos de aire se transporten cada año a los hogares españoles, especialmente en los paquetes que llegan provenientes del comercio electrónico. Es una de las principales conclusiones que aporta el estudio realizado por el fabricante multinacional de soluciones de embalaje DS Smith, que apunta además al alza progresiva del precio de las materias primas en todas las industrias como causa. Concretamente, las compañías optan por soluciones de packaging estándar, no adaptadas necesariamente a la volumetría de sus diversos productos, para adquirir así menos modelos de cajas, pero en mayor número, con el consiguiente ahorro por unidad. Ello provoca, según el informe, que las cajas sobredimensionadas y que contienen un exceso de material provoquen más de dos millones de viajes de reparto innecesarios.

Los precios del papel o cartón disuaden de invertir en soluciones adaptadas a los tamaños de los productos

En línea con estos datos, DS Smith apunta a que el 17% de los consumidores se replantearía volver a comprar con la misma marca tras haber recibido un paquete con demasiado embalaje. “Es el momento de eliminar el exceso de aire de las compras de ecommerce, ya que, por un lado, las materias primas son más caras que nunca y por otro, los beneficios para el medioambiente son significativos”, apunta el director general de DS Smith Iberia, Ignacio Montfort. En general, el sector del packaging sostenible asegura no sentirse sorprendido con las cifras del estudio y coincide en que el aumento de precios de materiales como el papel o el cartón puede disuadir a las empresas fabricantes de invertir en embalajes más ajustados al tamaño del producto.

La directora de Desarrollo de Empresas por la Movilidad Sostenible, May López, explica que generalmente el fabricante suele optar por un número limitad de referencias de embalaje y ello no siempre facilita que el empaquetado se ajuste al producto o a la cantidad del producto que se transporta. “Normalmente creemos que una caja es del tamaño ideal, pero ¿quién se ha parado a pensar si el tamaño en sí es bueno o nos va bien?”, se pregunta. Argumenta que, para ajustar sus precios a la falta de materias primas y su encarecimiento, la mayoría de empresas adquieren un número limitado de modelos de packaging. “Así, es muy difícil que una empresa haya logrado ajustar la caja exactamente a la fisonomía del producto. El resultado es que, con suerte, rellenamos con más papel, si no con porexpán o con plástico”, señala.

“Quien vende el producto se preocupa de que sea sostenible y se olvida de que el transporte lo sea”
May López Directora de Desarrollo de Empresas por la Movilidad Sostenible

El empleo de embalajes sobredimensionados o no ajustados al tamaño y la forma del producto final lleva aparejado, según los datos de DS Smith, la emisión de 61.973 toneladas de CO2 evitables al año, así como el transporte de ese exceso de aire en camiones y furgonetas. Esta dinámica entra en contradicción con la concienciación que, en teoría, existe en el sector. May López cree que esto se debe a que “el que pone el producto en el mercado se preocupa por que este sea sostenible, pero se olvida de que la forma de transportarlo y moverlo también sea sostenible”, y con ello, de evitar transportar aire dentro del empaquetado y de emplear más material del necesario.

“Es verdad que las empresas están muy dispuestas a ir hacia la sostenibilidad, pero siempre que no haya un coste adicional para ello”, explica la directora de Kopack, Claire De Pracomtal, y si lo tienen, “prefieren repercutirlo sobre el usuario”. Añade que existen firmas más centradas en dar una impresión de sostenibilidad que en invertir en ella, y hasta cierto punto, afirma entenderlo porque ser sostenible es económicamente costoso: “Con razón, porque tienen objetivos y tienen que cumplir con la rentabilidad que se han marcado”, aclara. De hecho, en Kopack, asegura De Pracomtal, “nos impacta fabricar embalajes sostenibles” por el precio de la materia prima. No obstante, trabajan en un cambio de sistema de producción de embalajes para solucionar esta dualidad y mirar hacia una mecánica que permita “la máxima reutilización de paquetes posible”.

“Los materiales no se malgastan accidentalmente, los desperdicios se generan en la fase de diseño”
Ignacio Montfort Director general de DS Smith Iberia

Kopack apunta a que solo en 2020 el comercio electrónico generó en España más de 107 millones de kilos de CO2 en la producción de estos embalajes. Por su parte, DS Smith señala que cada mes se envían más de 81 millones de paquetes a través de compras online. Además, asegura que casi una cuarta parte de las empresas que venden sus productos online admiten utilizar packagings sobredimensionados a menudo. El 46% de las compañías centran sus esfuerzos en la reciclabilidad del empaquetado y el 30% en su reusabilidad. Por tanto, pocas ponen el acento en el diseño del paquete, como señala Ignacio Montfort (DS Smith) y como reclama el 41% de los clientes encuestados, según su estudio. “Los materiales no se malgastan de forma accidental, los desperdicios se generan en base a decisiones tomadas durante la fase de diseño”, sostiene el director general de DS Smith Iberia.

Por ello, recuerda que es necesario adoptar un enfoque circular a base de mantener los materiales en uso el mayor tiempo posible para que esos principios de sostenbilidad “se conviertan en la norma para todos los diseños en todas partes y que las toneladas de aire sobrante en los paquetes online se conviertan en algo del pasado”. En este sentido, la responsable de Responsabilidad Social Empresarial y Nuevos Mercados de PEFC España, Esperanza Carrillo, apoya “controlar la producción de cartón con unas garantías de sostenibilidad”, así como “fabricar dentro de los principios de optimización y redimensionar desde el diseño con parámetros estándares para promover un ecommerce sostenible que tenga en cuenta este tipo de temas”.