6 de diciembre de 2022 | Actualizado 16:14

La paquetería pone a prueba su capacidad tecnológica y predictiva ante un otoño volátil

Los operadores ya avanzan un estancamiento de la actividad producto de la inflación y del encadenamiento de las campañas de consumo masivo
Logisfashion / Sending / Amazon

Las previsiones apuntan a otoño de consumo comedido por la inflación y el encadenamiento de campañas de descuento cada vez más prolongadas. El efecto directo de estas circunstancias, algunas de ellos sobrevenidas y otras ya presentes en años anteriores, es que los picos de demanda se suavizarán tanto que la transformación tecnológica de las empresas de paquetería resultará esencial para esquivar el bajón económico que comenzará a partir de octubre. “Las empresas que podrán hacer frente a estos picos de demanda son aquellas que estén muy digitalizadas y que hagan uso de los datos mediante tecnologías como big data o inteligencia artificial”, asegura el presidente de la Organización Empresarial de Logística y Transporte de España (UNO), Francisco Aranda.

“Las empresas que podrán hacer frente a estos picos de demanda son aquellas que estén muy digitalizadas”
Francisco Aranda Presidente de UNO

Desde las empresas del sector no se muestran optimistas de cara a final de año, especialmente por la subida de tipos de interés, lo que motiva una reducción de la demanda interna y de inversiones en el ámbito logístico. Ante esta situación, será indispensable para las paqueteras trabajar en la competitividad, algo que se basa en “ser capaz de de analizar, identificar y adaptarse a la evolución que se vaya produciendo en el mercado”, subraya el director asociado Postal y Paquetería, Puertos, Transporte y Logística de Accenture, Cristóbal Agüera. “Solo aquellas compañías que han sabido transformarse tecnológicamente durante los últimos años cuentan con las herramientas necesarias para poder hacerlo con agilidad y con la suficiente antelación”, matiza.

Todo apunta a que la demanda se aplanará en los próximos meses, especialmente en sectores no esenciales. A ello se suma la tendencia de que las campañas de consumo masivo empiezan cada vez antes y duran más, con lo que los picos de demanda no están tan concentrados en días específicos. Fuentes del operador logístico Kubbo lo confirman: “Ya estamos más cerca de celebrar el mes del Black Friday que la semana, ya que muchas tiendas alargan cada vez más en el tiempo las ofertas para esta campaña de consumo”. En opinión del country manager de Logisfashion España, José Manuel Sinova, a este fenómeno también ha contribuido “una cierta fatiga del consumidor ante grandes y agresivas campañas en los últimos tiempos”. Estas estrategias enfrían, según el directivo de Logisfashion, las previsiones de crecimiento del sector para los últimos compases del año.

“No es descartable un escenario de menor actividad, algo casi impensable hace unos años”
Cristóbal Agüera Director asociado Postal y Paquetería, Puertos, Transporte y Logística de Accenture

“No es descartable encontrarnos escenarios de menor actividad respecto a campañas anteriores, algo casi impensable hace unos años con el constante crecimiento de los envíos ecommerce”, argumenta Cristóbal Agüera (Accenture). Desde UNO prefieren mantener la prudencia respecto al comercio electrónico, cuya influencia sigue siendo elevada. La patronal logística aún no dispone de datos concretos, pero prevé un crecimiento del comercio online, si bien será más moderado que en 2021. Por su parte, operadores como Kubbo sostienen que el descenso de actividad económica tras el verano causará “un pequeño impacto”, pero no comparten la previsión de incidencia. En su caso, estiman multiplicar por tres los envíos que gestionen para las marcas de ecommerce con las que trabajan.

LA PAQUETERÍA NO VARIARÁ SUS ESTRATEGIAS PESE A LA DESACELERACIÓN
A pesar de estas previsiones, el sector de la paquetería continúa manteniendo estrategias parecidas a las de otros años en previsión de la temporada alta de consumo en otoño e invierno. De hecho, algunas de ellas no prevén un cambio de tendencia pronunciado respecto a otros ejercicios, dado que siguen confiando en la potencia del crecimiento del ecommerce. Es el caso de DHL Express, cuyas fuentes aseguran que “aún queda un cierre de año estratégico y clave al tratarse de una época históricamente fuerte para nuestro negocio”. De hecho, la multinacional sostiene que el comercio continuará creciendo el próximo año e insiste en que se dibuja en el horizonte un “sólido aumento transfronterizo del ecommerce, pese al contexto incierto”. Por ello, afirman que “nuestros objetivos y estrategia para este año se mantendrán”.

Las paqueteras confían en el potencial del comercio electrónico como vector de crecimiento

También es el caso de GLS. Su director general en España, Luis Doncel, admite que, aunque el auge del comercio electrónico se ha ralentizado, “estamos manteniendo un volumen muy similar al registrado en la pandemia porque el modelo en sí continúa dando beneficios”. Achaca esa ralentización a la incertidumbre económica más que a un descenso de consumo, porque, según afirma, a la vuelta del verano siempre hay un período valle. En cambio, sí cree que “octubre y noviembre serán los meses donde realmente veremos si esa incertidumbre se transforma en un menor consumo”. Por el momento, GLS ya se está empezando a reforzar en toda España y han implementado turnos de trabajo en las naves hasta última hora de la tarde para complementar la producción. Por otro lado, la reciente apertura de Madrid Gate 1 “supondrá una duplicación del apoyo y una mayor carga productiva”, explica Doncel.

Por su parte, Sending trabaja desde julio en las previsiones de venta, el aprovisionamiento de mercancías y el análisis de refuerzo profesional, y va reajustando sus previsiones en función de la evolución de la coyuntura económica. De cara a la época de mayor consumo, “vamos a aumentar el 28% las rutas de larga de distancia y el 25% las de última milla”, anuncia el director Comercial y de Marketing de Sending, Andrés Fernández. En internacional, la firma de paquetería duplicará las rutas con productos para repartir en España y Portugal, así como el lanzamiento de un servicio que hará llegar los envíos internacionales de empresas españolas y portuguesas a Francia, Alemania, Italia, Países Bajos y Reino Unido en rutas diarias. Y desde Logisfashion, José Manuel Sinova afirma que se centrarán en “la optimización de costes y el apoyo de la tecnología para cimentar la siguiente etapa expansiva”, que se toma como “un reto adicional”.

DISPARIDAD DE VALORACIONES DE LAS REBAJAS DE VERANO
Si bien la tónica general sobre las rebajas de verano deja entrever que no ha sido una campaña desaprovechada, desde Accenture detectan que, a causa de la inflación, “se ha observado una disminución en el consumo desde el mes de junio, así como el beneficio neto en cada venta”, explica Cristóbal Agüera, que añade que “en líneas generales, las rebajas no han cumplido las expectativas de los comerciantes”. Desde UNO, Francisco Aranda también argumenta que la pérdida de poder adquisitivo está detrás de una caída de la actividad de las empresas del sector logístico del 16% en el segundo trimestre del año, “pese al relativo buen funcionamiento de la campaña”. Aun así, cree que las rebajas “han servido como revulsivo para reactivar esas compras que estaban estancadas”.
Por contra, DHL Express ha observado una tendencia positiva durante los meses de verano, y en España concretamente “hemos experimentado un crecimiento de volumen de envíos en el sector retail durante julio y agosto”, un indicador que anima a la compañía a mostrarse optimista. Andrés Fernández (Sending) valora muy positivamente la campaña y comenta que la paquetera ha mantenido estable el volumen de envíos. “Si de media movemos 120.000 paquetes diarios, en agosto hemos mantenido estas cifras”, declara Fernández. Por su parte, Logisfashion “ya contaba con una previsión de aumento del número de pedidos durante la campaña de rebajas de verano”, afirma José Manuel Sinova.