6 de diciembre de 2022 | Actualizado 16:14
Jornada sobre 'El rol de los puertos en la transición energética', celebrada en Bilbao | Autoridad Portuaria de Bilbao

Bilbao aspira a reforzarse como hub continental de hidrógeno de la mano de Petronor

La petrolera de Repsol lidera una iniciativa industrial que invertirá 3.000 millones en la carrera por la sostenibilidad hasta 2030

El puerto de Bilbao ya ha puesto en marcha su apuesta por convertirse en centro de producción y distribución continental de hidrógeno y combustibles sintéticos de la mano de Petronor-Repsol, que lidera el Corredor Vasco del Hidrógeno. Esta iniciativa, en la que participan 61 empresas, contempla inversiones de 3.000 millones hasta 2030. Petronor es el primer cliente de la dársena vasca, que movió 17,8 millones de toneladas de graneles líquidos en 2021. Esta aspiración del recinto portuario de consolidarse como hub de energías renovables en el arco Atlántico ha quedado patente en la jornada ‘El rol de los puertos en la transición energética’, organizada esta mañana por la Autoridad Portuaria de Bilbao y Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad. El acto, celebrado en la sede del puerto, ha contado con representantes de los citados organismos, además del Ente Vasco de la Energía (EVE) y Petronor.

El presidente del puerto, Ricardo Barkala, ha asegurado que “podemos ser más competitivos siendo más sostenibles, porque no son conceptos opuestos”. Sobre el rol del puerto en la carrera por alcanzar la neutralidad climática, el director Económico-Financiero de Petronor, José Ignacio Zudaire, ha sido contundente: “Ser el puerto del hidrógeno, ese es el reto de Bilbao, porque España es productora de hidrógeno y Europa va a demandar esta energía”. Ha subrayado que “el desafío no es nuevo, porque ya transformamos el modelo energético en los 80 cuando la dependencia del fuel se mostraba ya poco viable y apostamos por combustibles más limpios, por el gas a través de la planta de Bahía de Bizkaia, las centrales de ciclo combinado, etc”. Ahora, ha continuado Zudaire, “tenemos otro desafío similar, y nuestras apuestas son el hidrógeno y los combustibles sintéticos”.

“Podemos ser más competitivos siendo más sostenibles, porque no son conceptos opuestos”
Ricardo Barkala Presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao

La estrategia de Petronor, participada en un 85% por Repsol, va más allá de producir y suministrar hidrógeno a las industrias de la zona en sus respectivos procesos de descarbonización. Su objetivo también pasa por distribuir en Europa, aprovechando “la ubicación estratégica del puerto del Bilbao en el corredor terrestre de carga Madrid-París y en el arco Atlántico para impulsar rutas internacionales de transporte marítimo de hidrógeno”, ha señalado Zudaire.

“Ser el puerto del hidrógeno es el reto de Bilbao, porque Europa va a demandar esta energía”
José Ignacio Zudaire Director Económico-Financiero de Petronor

Entre las actuaciones de Petronor y Repsol en el puerto, destaca la puesta en marcha de una planta de producción de hidrógeno renovable de 100 MW, que ha sido reconocida como “de interés común europeo” (IPCEI) por Bruselas y que será una de las más grandes del continente. Esta instalación entrará en funcionamiento a mediados de 2024 y absorberá una inversión de 120 millones de euros sobre una superficie de 46.700 metros cuadrados en el puerto exterior. El desembolso también incluye la construcción de una planta de producción de combustibles sintéticos a partir del hidrógeno verde, que estaría activa en tres años.  

¿PUERTOS DE PRIMERA Y SEGUNDA DIVISIÓN EN NEUTRALIDAD CLIMÁTICA?
Por su parte, el director Comercial y de Operaciones del puerto vasco, Andima Ormaetxe, ha hecho hincapié en que “la autoridad portuaria tiene que ser muy fina en las inversiones que realiza para que sea tractora del nuevo ecosistema que se nos plantea con la transición energética, y sacar así provecho de nuestra ubicación en el Atlántico y de las actuaciones sostenibles, tales como la electrificación de los muelles o las iniciativas puestas en marcha por el Corredor Vasco de Hidrógeno”. Según Ormaetxe, “puede darse el caso de que Bruselas señale puertos de primera división y de segunda” en el marco de su política para alcanzar la neutralidad climática en 2050. Además, ha asegurado que “el plan de digitalización del puerto pasa por el sistema 5G porque estamos obligados a ser predictivos y, por lo tanto, eficaces a la hora de medir y analizar los consumos y rendimientos de las instalaciones y los equipos”.

En la misma línea, el director económico de la autoridad portuaria, Ekaitz López, se ha referido a los retos financieros a los que se enfrentan las empresas y los puertos al hilo del objetivo de la UE de que el 40% del consumo energético proceda de fuentes renovables en 2030. “Las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI) se han convertido en una variable económica a gestionar y minimizar, es decir, si no somos sostenibles, vamos a pagar más impuestos y accederemos a financiación más cara”, ha señalado López.

“La digitalización del puerto pasa por el sistema 5G porque estamos obligados a ser predictivos”
Andima Ormaetxe Director Comercial y de Operaciones del puerto de Bilbao

Por su parte, la investigadora de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad, Macarena Larrea, también ha abundado en la sostenibilidad como factor de competitividad y en el nuevo perfil que tendrá que adoptar el puerto. En su opinión, “tendrá que preocuparse y exigir que los barcos que atraquen en sus muelles cumplan con unos índices de eficiencia técnica, como ya hacen Rotterdam y Los Ángeles, promover una operativa ‘just in time’ a través de la digitalización e impulsar tasas verdes en diferentes ámbitos”.

Para el director general del puerto de Bilbao, Carlos Alzaga, la electrificación de los muelles para suministrar electricidad a los buques, proyecto conocido como ‘Bilbops’, con una inversión de 51,8 millones y que estará disponible en 2025, es un elemento clave. “La tecnología OPS (Suministro de Energía en Tierra) será un activo comercial más del puerto, como lo son sus calados, porque hay pocos desarrollos de este tipo en el mundo para un cliente que exige que le suministres mucho combustible en muy poco tiempo y a diferente voltaje”, ha subrayado Alzaga. Por último, el director del Ente Vasco de la Energía (EVE), Iñigo Ansola, ha avanzado que “nuestra estrategia alcanza hasta 2030, pero ya estamos pensando en modificarla, porque Bruselas así lo pide y el cambio tiene que ser más radical e intenso”.