29 de enero de 2023 | Actualizado 7:01

La logística del frío defiende la colaboración como fórmula para afrontar los desafíos del sector

Los actores de la cadena de transporte reefer abogan por la colaboración como palanca para mejorar los servicios y afrontar los costes
MSC Reefer

El sector de la logística y el transporte de carga refrigerada y de productos frescos alerta de un posible cuello de botella en el que comiencen a faltar contenedores reefer a partir del año que viene en algunas zonas del mundo. La segunda jornada de la tercera edición del seminario Fresh Food Logistics, dentro de la feria internacional Fruit Attraction, ha tenido como tema principal los retos que afrontan los operadores especializados en la división de carga refrigerada. En ese sentido, el reefer manager de MSC España, Julio Néstar, ha señalado que la espera de buques y portacontenedores para cargar y descargar mercancías lleva a un aumento exponencial de costes, lo que a su vez provoca una necesidad de ampliación de flotas para asegurar las rutas semanales. El sector ha incidido en la colaboración entre operadores como palanca para mejorar los servicios, mejorar su eficiencia y compartir el impacto del incremento de costes, aunque su operativa se alargue en el tiempo.

El reto primordial para la logística reefer es contener al máximo el efecto de la inflación en 2023

El directivo de MSC España ha cifrado en dos millones los teus de capacidad inutilizada en este contexto. “Todos estos factores juntos están llevando a un retraso de entregas puerta a puerta, así que son necesarios muchísimos más buques y portacontenedores para transportar la misma cantidad de carga, lo que también lleva a repensar las rutas”, ha explicado Julio Néstar, que ha señalado la necesidad de MSC Reefer de renunciar en alguna ocasión a algunos puertos para garantizar las entregas a tiempo. La clave, según los expertos que han intervenido durante la jornada, es “ser muy, muy eficientes” y, para ello, “es importantísima la colaboración de todos y cada uno de los actores de la cadena en cada esquina del mundo proporcionando a las navieras las previsiones de rutas lo más exactas posibles”, ha apuntado Néstar.

En ese sentido, tanto operadores como cargadores, transportistas y productores han coincidido en citar la reducción de costes como uno de los retos primordiales que cumplir en 2023, cuando se prevé que el aumento de precios continúe al alza. Concretamente, el director de Logística de Logialcor, del grupo Aviserrano, Alfonso Moreno, ha manifestado que una de sus estrategias para contener los efectos de la inflación sobre su operativa consiste en mejorar “y apuntalar obligatoriamente el sistema de retornos”. “Actualmente tenemos el 98% de los viajes con los retornos cerrados para no perder ni carga, ni tiempo, ni beneficio”. Para ello, ha declarado, “es absolutamente perentorio para nosotros” contar con operadores colaboradores para suavizar esa carga.

“Es importantísima la colaboración de todos los actores de la cadena en cada esquina del mundo”
Julio Néstar Reefer manager de MSC España

Desde el lado de los productores, el subdirector comercial operativo de la cooperativa hortofrutícola Anecoop, Agustín Planells, ha señalado que “trabajar con especialistas en transporte y apoyarnos en las empresas del sector sin ser nosotros expertos” supone “no cometer errores que incrementen los costes más aún”. En el caso de esta cooperativa, actualmente ha encontrado problemas en la gestión de su logística, con más de 73 socios, gran cantidad de productos con los que trabaja y la optimización y control de la temperatura de su transporte, además del mencionado encarecimiento de costes al que, asegura Planells, pueden llevar todos estos factores juntos. “Se ha vuelto básica la comunicación con los proveedores y la revisión de toda la cadena para que la sensación no sea que, cada vez que haya un problema, todo el mundo se gire hacia el transportista”, ha explicado.

Todo ello incide directamente en la velocidad de las operaciones logísticas de las empresas, como han corroborado los ponentes. “Uno de nuestros errores principales fue creer que ocuparnos de todo el proceso en el menor tiempo posible y olvidarnos de lo que pasaba después de entregar al cliente final nos hacía eficientes”, recuerda Alfonso Moreno (Logialcor). En la actualidad, el grupo está centrado en fomentar la comunicación entre actores para colocar en 24 horas la mercancía tanto en el cliente inicial como en otros potenciales para evitar al máximo la vuelta al origen, así como en trabajar en más acuerdos con otras empresas colaboradoras a nivel nacional. “El diálogo entre los actores para reducir los tiempos de espera en las descargas es básico”, ha zanjado el director de Logística de Delfín Ultracongelados, Santiago Navarro. En este sentido, ha añadido que “así también pueden liberarse recursos para que se puedan realizar más entregas diariamente”.