6 de diciembre de 2022 | Actualizado 16:14

Los fletes continúan en caída libre y se sitúan por debajo de la media de los últimos cinco años

Los precios spot entre Asia y el norte de Europa caen por debajo de los 5.000 dólares por contenedor de 40 pies por primera vez desde 2020
Mediterranean Shipping Company (MSC)

El índice compuesto del World Container Index (WCI) de la consultora británica Drewry ha registrado su 32ª semana de descenso consecutivo y se ha situado en los 3.689 dólares, el 64% por debajo de la misma semana del año pasado. Asimismo, este índice es el 1% más bajo que la media de los últimos cinco años de 3.723 dólares, “lo que indica una vuelta a precios más normales”, ha señalado la consultora, “pero sigue siendo el 160% más alto que las tarifas medias de 2019, previas a la pandemia, de 1.420 dólares”. En este contexto, Drewry ha afirmado en su último informe Container Forecast que las navieras “están entrando en un periodo de declive controlado y la gestión de la capacidad será clave para determinar qué parte de las ganancias del superciclo conservan”.

Drewry apunta a la gestión de la capacidad para determinar qué parte de las ganancias mantienen las navieras

En este sentido, la consultora ha señalado que un “fracaso en este sentido significará que la industria está condenada a volver a la tendencia de bajos márgenes anterior a la pandemia”. Drewry apunta que se “perderá una oportunidad de oro para reajustar las expectativas, posiblemente para siempre”. La compañía ha indicado que las navieras “se enfrentan a un enorme reto para dominar lo único que controlan: la oferta”. “El problema”, ha añadido, “es que hay mucha y se les ataca en múltiples frentes”. En primer lugar, ha reseñado la firma, “está la capacidad latente que se ha perdido debido a la congestión de la cadena de suministro y de los puertos, que está volviendo al mercado a medida que se reducen los cuellos de botella”.

En segundo lugar, ha apuntado Drewry, “los armadores (independientes y operadores) han gastado gran parte de sus beneficios en nuevos portacontenedores”. Por ello, la consultora estima que el próximo año “lleguen unos 2,6 millones de teus de capacidad de construcción nueva, antes de cualquier ajuste por retrasos en la entrega o cancelaciones”. La tarea que tienen por delante “las navieras se ha hecho aún más difícil debido a las débiles perspectivas de la manipulación portuaria”. En este sentido, Drewry ha rebajado las perspectivas de demanda para 2022 al 1,5% y al 1,9% para 2023, debido a la fuerte rebaja de las previsiones del PIB. “La rapidez con la que el mercado ha dado un giro es lo que nos ha llevado a creer que las navieras contraatacarán con ajustes de capacidad más proactivos de lo que se había previsto”, ha señalado la consultora marítima.

La consultora cree que las navieras tratarán de descargar del mercado el mayor número de buques viejos posible

Según prevé Drewry, “las navieras no se quedarán de brazos cruzados ante la caída de los fletes spot”. Para mantener un negocio rentable, “tratarán de descargar del mercado el mayor número posible de buques viejos y más contaminantes. Nuestra previsión básica incluye un nivel casi récord de demoliciones en 2023”. Esta palanca de reducción de la capacidad se utilizará junto a otras, como el retraso de la entrega de nuevos buques y el aumento de la inactividad, ha apuntado la consultora. “Suponiendo que hagan exactamente lo que esperamos”, ha subrayado Drewry, “estas acciones combinadas seguirán siendo insuficientes para cubrir completamente la brecha entre la oferta y la demanda el próximo año, con un incremento neto estimado de la capacidad efectiva del 11,3%, muy por encima del crecimiento previsto de la demanda del 1,9%”. Sin embargo, “si se añaden las salidas perdidas, se acercarán y deberían ser suficientes para mantener los fletes y los beneficios por encima de los niveles de 2019”.

LOS FLETES ENTRE ASIA Y EUROPA ESTÁN EN NIVELES DE DICIEMBRE DE 2020
La práctica totalidad de las rutas estudiadas por Drewry han registrado nuevas caídas semanales de los fletes spot. En el caso del Shanghai-Rotterdam, se ha situado por debajo de los 5.000 dólares por contenedor de 40 pies (feu) por primera vez desde diciembre de 2020, el 68% por debajo de la misma semana del año pasado, mientras que en el sentido inverso, ha registrado un nivel por debajo de 1.000 dólares esta semana que no se veía desde mayo de 2020. Las tarifas entre Asia y el Mediterráneo (Shanghai-Génova) han caído por debajo de los 5.000 dólares por primera vez desde diciembre de 2020, el 64% por debajo de la misma semana del 2021. Por el contrario, los fletes entre Nueva York y Rotterdam han crecido con respecto a la semana anterior en ambos sentidos, y se encuentran el 17% por encima de la misma semana del ejercicio anterior.

Por lo que respecta a las conexiones entre Asia y Estados Unidos, el Shanghai-Los Ángeles está por debajo de los 3.000 dólares por feu, nivel que no se alcanzaba desde finales de julio de 2020. En el sentido inverso, se ha producido una caída semanal del 4% hasta los 1.226 dólares, cifra que es el 7% inferior a la registrada en el recorrido entre Los Ángeles y Shanghai en la misma semana del año pasado. Por lo que respecta a la conexión entre Shanghai y Nueva York, los 6.887 dólares registrados esta semana representan un descenso del 5% con respecto a la semana anterior y del 54% sobre la misma semana del 2021.