9 de febrero de 2023 | Actualizado 18:44

La comunidad portuaria de Bilbao crea un plan de contingencia para sortear la huelga en Liverpool

Containerships y Suardiaz desvían la mercancía que cargan en el recinto vasco hacia Bristol, Tilbury y Greenock
Estibadores en el puerto de Liverpool | Peel Ports

Las empresas del puerto de Bilbao que operan con el Reino Unido han puesto en marcha un plan de contingencia para sortear la nueva huelga de estibadores en Liverpool, que comenzó ayer y finalizará el próximo lunes 17 de octubre. Reino Unido es el primer mercado del puerto de Bilbao para la carga contenerizada y la convencional, con tráficos de 1,4 millones y 462.092 toneladas en 2021, respectivamente, lo que supone una cuarta parte de la mercancía general.

Las empresas más afectadas por la huelga de los estibadores de Liverpool son Containerships, parte de CMA CGM, y Suardiaz. Containerships cuenta con cinco barcos semanales que enlazan el puerto de Bilbao con Reino Unido e Irlanda, y Suardiaz tiene un acuerdo de alquiler de huecos en los buques de la primera para algunos de los puertos de los citados servicios. Según han confirmado responsables de Containerships, el plan consiste en desviar la carga con destino a Liverpool a otros recintos que toca el servicio, como Bristol, Tilbury y Greenock, este último en Escocia.

“El plan de contingencia está activado y la huelga no nos está afectando mucho porque la carga se desvía a los diferentes puertos de servicio y a otras dársenas adicionales de contingencia si es necesario, adaptándonos a las circunstancias dependiendo del cliente y escogiendo la salida más próxima a su entrega final”, han subrayado desde Containerships. En la misma línea se han expresado los responsables de la Autoridad Portuaria de Bilbao: “Las líneas que operan con el Reino Unido han activado un plan de contingencia con escalas en puertos y almacenes alternativos desde los cuales realizan sus entregas puerta-puerta, garantizando el servicio”.

Las líneas que operan con el Reino Unido han activado escalas en puertos y almacenes alternativos

Esta es la segunda huelga de los casi 600 estibadores del puerto de Liverpool, que demandan un incremento salarial del 12,3%, acorde con la inflación en el país. La anterior movilización se desarrolló el pasado septiembre durante dos semanas. Según los responsables de Suardiaz, “estamos trabajando con cierta normalidad, pero, teniendo en cuenta que ha habido dos semanas de huelga, está claro que los volúmenes del pasado septiembre se sitúan por debajo de lo que hubiese sido un septiembre normal”. Las mismas fuentes han añadido que el desvío de la mercancía a otros puertos de Reino Unido supone “algo más de coste para el cargador” y que “la carga perecedera es la más afectada por las huelgas en Liverpool y algunas empresas están sacando esta mercancía por camión, aprovechando que está barato”. En este punto, los responsables de Containerships han asegurado que “la primera reacción de los clientes con carga perecedera fue subirse al camión para sortear las huelgas de Liverpool, pero luego contactamos con los clientes y la carga ha vuelto a fluir a los barcos”. Asimismo, han añadido que “es difícil medir la afectación porque el calendario va cambiando, pero la realidad es que el volumen se mantiene, los trenes con carga al Reino Unido que llegan al puerto de Bilbao siguen siendo los mismos y el número de barcos también”.

La carga perecedera es la más afectada por las huelgas en Liverpool y algunas empresas están optando por el camión

La última oferta presentada a los trabajadores por parte de la empresa Peel Ports, que es la propietaria de la dársena de Liverpool, contempla un incremento salarial del 10,2%. En un comunicado, la empresa ha manifestado que “la oferta está muy por encima de la media nacional” y es “razonable teniendo en cuenta el estancamiento del mercado del contenedor, las disrupciones en la cadena de suministro global y la guerra en Ucrania”.  En su opinión, las huelgas “persiguen interrumpir las operaciones” en el puerto inglés, que mueve 800.000 teus anuales. Un día antes del comienzo de este segundo paro, la empresa anunció que iba a abrir un proceso de consulta para acometer un expediente de regulación de empleo motivado por “la creciente disminución de la carga contenerizada en el puerto de Liverpool en los últimos meses, en línea con las cifras de la industria en Europa, que se sitúa en una caída del 4,6%”.

RETRASOS EN EL TRÁFICO MARÍTIMO HASTA FINALES DE AÑO
Las últimas huelgas en los grandes puertos de Alemania y Reino Unido han causado serios retrasos en el tráfico de contenedores, y los paros ahora en marcha, como el de Liverpool, donde las posturas entre los estibadores y la empresa están muy enconadas, podrían crear “nuevas interrupciones en la cadena de suministro durante el resto del año”, según la consultora marítima Drewry. El aumento de la inflación y los altos precios de la energía, entre otros factores, han provocado que los trabajadores portuarios de Alemania y Reino Unido hayan parado su actividad demandando incrementos salariales. En la misma línea, añade Drewry, el retraso en las negociaciones laborales en los puertos de la costa Oeste del Estados Unidos “ha mantenido el mercado del contenedor tenso durante meses por miedo a las huelgas”. Los paros en puertos del norte de Alemania en junio y julio “derivaron en un tiempo de espera de cuatro días para los barcos en Hamburgo” y las acciones de los estibadores en las dársenas inglesas de Felixstowe y Liverpool “han causado interrupciones en el tráfico de contenedores de Reino Unido”. Las dos huelgas de Felixstowe, de ocho días cada una entre agosto y septiembre, “han provocado demoras de hasta ocho y nueve días en el puerto”. Han tenido que pasar varias décadas desde la última vez que Reino Unido se vio golpeado por las huelgas en los puertos. En opinión de Drewry, “la huelga en Liverpool es un nuevo problema que se suma a los que ya tienen los cargadores, y como resultado, se espera que la interrupción en el tráfico de contenedores se mantenga en lo que queda año”.