29 de enero de 2023 | Actualizado 7:01
Frank Müller Vicepresidente senior de Gestión de Marca de Still

“El mercado demanda soluciones intralogísticas transferibles y escalables para afrontar la volatilidad”

Frank Müller, vicepresidente senior de Gestión de Marca de Still | Still

Perfil

Frank Müller
Frank Müller
Lleva más de 20 años en la compañía y ha ayudado a dar forma al desarrollo global de la marca. Nacido en Hamburgo (Alemania) y graduado en negocios, ha ocupado varios cargos en la organización de Ventas y Servicios de la firma intralogística a lo largo de su periplo en la compañía.

El proveedor intralogístico Still busca formas de afrontar los nuevos desafíos derivados de la situación geopolítica que desemboca en una crisis de materias primas y falta de microchips, el auge del ecommerce, la tendencia hacia la sostenibilidad y la falta de personal. Su receta pasa por la creación de nuevas líneas de productos, una subida de precios mayor que la de años anteriores, una apuesta por la automatización y robotización de los almacenes y por la electrificación de sus carretillas. Además, están apostando por las compras al contado para conseguir materias primas y no tener que parar su producción: “Tenemos equipos de compra que buscan proveedores de microchips en todo el mundo por si falla un proveedor tener otro”, explica el vicepresidente senior de la compañía Frank Müller.

¿Qué desafíos supone la intralogística del futuro?

Fundamentalmente se puede decir que cuando hablamos del cliente y las condiciones del mercado hablamos de volatilidad. Los ciclos económicos son ahora más cortos y esto desembarca en los desafíos de la intralogística, ya que tenemos que ser flexibles y reaccionar más rápido. Necesitamos poder reaccionar a las megatendencias: escasez de personal que queremos solucionar con automatización, la falta de suelo y el aumento de hubs en zonas urbanas que requieren de soluciones adaptadas a cada estilo de almacén. En el futuro, solo habrá carretillas eléctricas, aunque aún hay muchas aplicaciones en las que se utilizan las diésel. Esto es lo que hay que cambiar y, de hecho, ya está cambiando. Respecto a la electrificación, muchas veces el cambio será a iones de litio, pero también habrá aplicaciones mixtas. 

¿Puede concretar el grado de flexibilidad que demandan los clientes?

Por poner un ejemplo, tengo que poder transferir soluciones completas de un emplazamiento a otro porque el cliente final en logística puede decir que quiere trasladarse de Madrid a Barcelona. Esta es la flexibilidad que nos exigen. Tengo que ser capaz de dar soluciones sencillas, porque tienen que ser transferibles y escalables y eso es un desafío y requisito básico en la intralogística actual. 

Los ciclos económicos son ahora más cortos y obliga a ser más flexibles y a reaccionar rápido”

¿Demanda ahora el mercado más soluciones de alquiler de equipos intralogísticos?

Sí, está en auge y existe una tendencia a largo plazo porque las empresas necesitan más flexibilidad y necesitan soluciones ya. La flota de carretillas para alquiler la tenemos siempre en stock. Además, desde el año pasado existe un crecimiento desproporcionado. Es decir, ahora hay más demanda de alquiler que de venta, porque el suministro de carretillas nuevas necesita más plazos por la crisis de materias primas y microchips. A pesar de ello, prevemos que cuando la situación se normalice, el crecimiento de la demanda volverá a ser proporcionado.

¿Cómo les ha afectado la crisis de microchips y de materias primas? ¿Qué medidas han tomado para afrontarla?

El 80% de nuestro negocio es por pedidos, por lo que hemos tenido escasez y cuellos de botella en nuestra producción por el suministro de microchips, cables, etc. Es difícil preverlo. Por eso, ahora intentamos compensar esta escasez con compras al contado. Tenemos equipos de compra que buscan proveedores de microchips en todo el mundo por si falla un proveedor, tener otro para no interrumpir la producción, aunque alguna vez hemos tenido productos parados por la falta de una pieza. Aun así, no son muchas las carretillas afectadas, en el volumen total quizás es el 2%. Sin embargo, duele porque tenemos que hacer que los clientes esperen y ampliar plazos de entrega. También hemos empezado a vender productos desde el stock en almacén, por ejemplo, nuestros nuevos dispositivos más pequeños, los productos de la línea clásica y nuestras carretillas con motor eléctrico.

Tenemos equipos de compra que buscan proveedores de microchips en todo el mundo”

¿Se han planteado trabajar más con stock en lugar de por pedidos ante esta situación?

Dependerá del cliente y la línea. Con nuestra línea de excelencia de productos Premium, nos adaptamos a las necesidades y demanda de cada cliente por lo que no tendría sentido hacerlo por stocks porque produciríamos cosas que no necesitan. Sin embargo, la línea clásica es diferente y sí que queremos ampliar su volumen y emplear los stocks para su venta. Cabe destacar que esta línea esta destinada a empresas medianas o pequeñas enfocadas al ecommerce y a un uso menos intensivo.

¿Se han visto obligados a corregir precios y/o a alargar los plazos de entrega de los mismos ante el contexto de disrupciones?

No es nada nuevo aumentar el precio, lo hacemos desde hace décadas, pero esta situación es especial. Las materias primas son mucho más caras y, en ese contexto, hemos tenido que aumentar nuestros precios, que los hemos aumentado más que otros años. Normalmente los subimos el 1%, este año el aumento es mayor, aunque miramos lo que hacen los competidores y el mercado para actuar de forma cautelosa. Una cosa está clara, la inflación actual no continuará para siempre, las cosas se calmarán. Sin embargo, la volatilidad y disponibilidad de los materiales, así como los precios, no volverán a ser como hace cinco años, por lo que tendremos que ser capaces de reaccionar de forma flexible ante esta situación.

El aumento de precios es mayor este año, aunque actuamos con cautela en función del mercado”

¿Se plantean empezar a usar el tren o ya lo hacen?

Ya utilizamos trenes, especialmente para las carretillas destinadas a hubs europeos. Tenemos hubs en Italia, Francia y Alemania y para distribuir a estos hubs trabajamos mucho con transporte ferroviario. 

¿Qué centros logísticos disponen?

Tenemos centros logísticos para recambios de carretillas nuevas y otros centros de renovación y rehabilitación de las carretillas usadas. Además, disponemos de un centro logístico en Hamburgo, tres centros en Italia y otro en Francia. Desde estas plataformas logísticas distribuimos al cliente, aunque también empleamos hubs regionales para llegar al cliente final. 

¿Cómo trabajan logísticamente respecto a las piezas y componentes para recambios?

Fabricamos piezas propias para recambios, aunque también las adquirimos. Normalmente son los proveedores que suministran nuestra producción los que nos facilitan los recambios, es decir, el proveedor que abastece nuestra producción en Hamburgo también nos abastece con piezas de recambio. 

Ofrecen robots AMR, ¿Están trabajando en la interoperabilidad? ¿Qué beneficios y desafíos supone? 

Trabajamos con una interfaz estándar, que es capaz de vincularse con vehículos de otros fabricantes. Esta interfaz es el estándar europeo para la interoperabilidad de AGV y AMR. Aunque ha sido iniciado por asociaciones alemanas, se utilizará ampliamente en toda Europa y posiblemente también en otras regiones para conseguir que exista una conectividad entre robots de diferentes marcas que trabajan en un mismo almacén. Tenemos que asegurar que nuestros dispositivos y los de los demás proveedores tengan esta interfaz. Cada vez son más las empresas que se unen, aunque todavía no están todos.