9 de febrero de 2023 | Actualizado 18:44

El déficit comercial español se dispara más allá del efecto del alza de precios de la energía

El saldo no energético registra un déficit de 10.899 millones de euros hasta agosto, cifra que contrasta con el superávit del año anterior
Autoridad Portuaria de Cádiz

La balanza comercial española ha multiplicado por cuatro el déficit en los ocho primeros meses del año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. España ha registrado un déficit de 46.461,1 millones de euros durante este periodo, frente a los de 10.871,2 millones de euros experimentado durante el mismo intervalo anual de 2021. Los elevados precios de la energía han llevado a la balanza comercial española a una diferencia entre importaciones y exportaciones de productos energéticos de 35.561,2 millones de euros, más del doble que en el acumulado hasta agosto de 2021. Más allá de la contribución motivada por la importación de productos energéticos y el alza de sus precios, también se ha experimentado un déficit de de 10.899,8 millones de euros en el saldo no energético, cifra que contrasta con el superávit de 3.723,4 millones de euros registrado en el mismo periodo del año anterior.

Respecto a las exportaciones españolas, estas se incrementaron el 25% respecto al mismo periodo acumulado de 2021, y alcanzaron los 252.052 millones de euros, lo que supone un nuevo máximo histórico. Por su parte, las importaciones han aumentado en mayor medida, el 40,5%, hasta los 298.513,1 millones de euros, 18,9 puntos más que en el mismo periodo del año pasado, según los últimos datos del ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Sin contemplar el contexto inflacionario, las exportaciones en términos de volumen ascendieron el 5,2%, ya que los precios aumentaron el 18,9%, mientras que las importaciones aumentaron el 11,6% debido al ascenso de los precios del 25,8%.

“El comercio exterior español sigue mostrando dinamismo, a pesar de la incertidumbre en un contexto global menos favorable, alcanzado cifras históricas en el valor de las exportaciones y las importaciones”, ha subrayado la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez. Además, ha destacado que, si se descuenta el aumento de precios, la evolución sigue siendo favorable, ya que “se ha registrado un mayor volumen de las exportaciones e importaciones”.

La secretaria de Estado de Comercio ha destacado también que las exportaciones españolas estén creciendo por encima de otras economías de su entorno, lo que, a su juicio, da muestras de “solidez, resiliencia y competitividad en los mercados internacionales”. A esto se suma el aumento en el número de empresas exportadoras, lo que “ayuda a mantener ritmos de crecimiento importantes”, ha sentenciado Méndez. Si se comparan los resultados de España a escala internacional, las exportaciones del país están por encima de las registradas en la media de la Unión Europea (UE), que fueron del 22,3%. Respecto a las principales economías del continente, las exportaciones de Alemania crecieron el 14,2%, Francia hizo lo propio con el 20,1%, mientras que en Italia se incrementaron el 22,1%. Más allá de la UE, las exportaciones en Reino Unido aumentaron el 23,6%, mientras que en Estados Unidos y China se incrementaron el 20,7% y 14,2%, respectivamente.

En cuanto a las exportaciones españolas dirigidas a la UE, que supusieron el 62% del total, estas crecieron 26,1 puntos respecto al mismo periodo del año anterior. Por países, destaca el aumento de las ventas a Portugal (36,9%), Francia (21,0%), Italia (19,4%) y Alemania (13,5%). Por su parte, las exportaciones a terceros destinos ascendieron el 23,4% durante este periodo y supusieron el 38% del total. En este caso, destaca el crecimiento de las exportaciones a América Latina (31,9%), América del Norte (30,1%), Oriente Medio (27%), África (21%) y Asia excluyendo a Oriente Medio (6,3%), frente al retroceso del 4,8% en Oceanía.