6 de febrero de 2023 | Actualizado 12:47

La disrupción en la producción española de vehículos deja al modo ferroviario en mínimos

El ferrocarril ha movido medio millón de automóviles en 2021, un volumen que se sitúa incluso muy por debajo del registrado en plena pandemia
Seat

Los fabricantes de automóviles han acusado la falta de estabilidad en la producción durante 2021 y, consecuentemente, sus flujos de transporte se han visto afectados por estos desequilibrios. El primer damnificado por la situación ha sido el ferrocarril. Se ha visto claramente perjudicado por estas circunstancias, como ha confirmado la a Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) en su valoración anual de los servicios de transporte y logística. Además, las disrupciones productivas han llevado al transporte por carretera a batir al marítimo como el modo con mayor cuota en el movimiento de vehículos en España.

Durante 2021, se transportaron 4,33 millones de vehículos entre todos los modos de transporte, “lejos de los habituales 5,5 millones de 2019”, según los fabricantes de automoción en España. Esta cifra representa un descenso en el volumen de desplazamientos del 5,1% en comparación con 2020 y del 21,4% respecto a 2019. Por su parte, el director general de Anfac, José López-Tafall, ha recordado que la disrupción de la cadena de valor ha llevado al sector a mantener una cifra de producción de 2,1 millones de vehículos en 2021, lo que supone un descenso del 7,5% respecto a 2020. Se trata de un dato “tremendamente bajo en medio de una situación tremendamente complicada”, ha lamentado López-Tafall.

Anfac ha avanzado que la situación del sector “no es mejor que la del año 2020”. El ferrocarril, en concreto, ha registrado una nueva caída en el transporte de vehículos, acumulando un total de 502.447 automóviles, el 21,4% menos que en 2020. Esta situación ha llevado a que el transporte ferroviario reduzca su cuota hasta el 11,6%, lo que supone el segundo año consecutivo de contracción. A pesar de estas cifras, Anfac ha asegurado que la situación es “coyuntural” y consecuencia de la falta de regularidad en la fabricación y los bajos volúmenes por la crisis de semiconductores que hacen difícil garantizar la frecuencia de los trenes. Además, la directora del Área Económica y Logística de Anfac, Aránzazu Mur, ha querido poner de manifiesto que este modo “sigue siendo un servicio requerido y utilizado por las marcas”. De hecho, el 36% de vehículos que llegan a los puertos lo hace a través de transporte ferroviario.

Respecto a la carretera, se desplazaron un total de 1,9 millones de vehículos en 2021, lo que representa un incremento del 1% respecto a los datos de 2020. Así, vuelve a liderar el movimiento de vehículos en España con el 44,7% de la cuota total. Esta dinámica es producto, principalmente, de la recuperación de los desplazamientos dentro del ámbito nacional, que aumentaron el 3,2% respecto al año anterior, con un total de 1,1 millones de vehículos movilizados, en contraposición de los transportados con carácter internacional, que se ha contraído el 2%, con 783.108 automóviles.

Los fabricantes de automoción evitan dar una fecha para la normalización de los plazos de entrega de vehículos

A este respecto, el director de Anfac ha reconocido no saber exactamente cuándo se normalizarán los plazos de entrega de vehículos, “porque actualmente sigue habiendo mucha irregularidad, mucha demanda insatisfecha y una subida de los precios de vehículos de segunda mano muy importante”. También se ha referido al conflicto del sector de portavehículos, con los que asegura mantener reuniones semanales y “un contacto continuado para encontrar una solución conjunta para la pérdida de flota de camiones”. Desde Anfac “estamos dispuestos a alcanzar cualquier tipo de ayuda, siempre que no afecte a las relaciones comerciales entre cargadores y proveedores”.

En cuanto al transporte marítimo de vehículos, se ha registrado un descenso en los desplazamientos del 5,3%. Pese a obtener una cuota del 43,7% del total de los vehículos transportados, el marítimo pierde el liderato como el modo más utilizado por los miembros de Anfac, que ha señalado una vez más a la crisis de componentes como principal causa del descenso de producción tanto nacional como internacional, lo que ha provocado una alta volatilidad en los flujos de transporte repercutiendo en los desplazamientos marítimos. En la valoración por puertos, Pasaia y Tarragona comparten y repiten la primera posición en el ranking con una puntuación de 4,4 sobre 5. Junto con los recintos de Barcelona y Málaga, son los únicos que mejoran respecto a la edición anterior. Por su parte, Santander se mantiene como segundo mejor puerto valorado por las marcas consultadas.

Respecto a la calidad del servicio percibido por los fabricantes de automoción, es destacable la remontada del transporte marítimo, que vuelve a subir hasta los 4 puntos sobre 5, lo que apunta, según Anfac, a una recuperación progresiva del nivel de satisfacción con este modo de transporte. La carretera y el ferrocarril se mantienen exactamente a la calidad del servicio percibida en 2020, con 3,7 puntos y 3,3 puntos respectivamente sobre 5. En el caso del modo marítimo, los asociados de Anfac han señalado la necesidad de mejorar las infraestructuras de los puertos, así como la conectividad ferroviaria. En la carretera, los fabricantes perciben una mejora en la puntualidad de entrega de vehículos, pero continúan las críticas por los percances con las mercancías, así como la preocupación por el número de frecuencias. En el modo ferroviario, Aránzazu Mur señala como tareas pendientes el avance en flexibilidad y adaptabilidad a las fluctuaciones, “porque es un problema que seguirá en lo que resta de 2022 y en 2023”, así como el avance en la multimodalidad.