15 de julio de 2024 | Actualizado 10:12

El puerto de Barcelona estudia la viabilidad para construir una planta de biometano

La planta dispondría de capacidad para producir una cuarta parte del combustible GNL que anualmente se suministra a los barcos en Barcelona
El presidente del puerto, Damià Calvet, y el jefe de Organización y Sostenibilidad de la autoridad portuaria, Francesc Bonada | Autoridad Portuaria de Barcelona

La Autoridad Portuaria de Barcelona estudia la viabilidad de una planta de biometano que funcione a partir de los residuos orgánicos recogidos por los barcos y de otras procedencias. Se trata de suministrar combustible a las distintas embarcaciones que utilicen el recinto, según ha explicado el jefe de proyectos ambientales de la entidad catalana, Xavier Sabaté. Según las previsiones realizadas, esta instalación podría llegar a producir 15.900 metros cúbicos de gas natural licuado (GNL), lo que representa una cuarta parte del combustible suministrado anualmente a los barcos en Barcelona.

La producción del biometano será posible a través de la transformación de hasta 60.000 toneladas de residuos orgánicos. Esta masa provendrá de los residuos de los barcos, de Mercabarna, de los restaurantes del puerto y de los trabajos de jardinería realizados en la zona portuaria. “Tenemos que entrar de lleno en la producción de combustibles limpios para poder suministrar a los nuevos barcos que llegarán al puerto”, ha destacado Sabaté.

La nueva instalación podría llegar a producir 15.900 metros cúbicos de gas natural licuado (GNL)

Durante la I Jornada de Sostenibilitat, se ha insistido en que la producción de combustibles limpios, la generación de energía fotovoltaica y la electrificación de los muelles son tres pilares en los que la entidad centra su estrategia de descarbonización de la actividad. “En el puerto se aplica una mirada amplia y se pretende tener en cuenta los factores ambientales, sociales y económicos”, ha subrayado el presidente del puerto de Barcelona, Damià Calvet, durante la inauguración del acto. Se prevé que la electrificación sea el último capítulo de la descarbonización, aunque también convivirá con el gas natural, el hidrógeno verde y el biometano.

El presidente de la autoridad portuaria ha añadido que es prioritario “acelerar la acción climática y crear condiciones que dinamizarán la economía y generarán la ocupación”. Durante el desarrollo de la jornada, además de anunciar el estudio de construcción de la planta de biometano, el jefe de medioambiente del puerto, Jordi Vila, ha explicado otro proyecto orientado a la creación de una comunidad energética en el muelle de pescadores.