4 de diciembre de 2022 | Actualizado 20:22

Los retailers de moda buscan fórmulas para desincentivar las entregas y recogidas a domicilio

Gigantes como Mango, Desigual o Veepee abogan por reorientar la última milla de la moda, el principal producto de la venta online en España
E.M.

Los responsables logísticos de las firmas de moda, uno de los sectores que más contribuye al comercio electrónico, apuestan por reorientar la distribución hacia un modelo más centrado en los puntos de conveniencia y taquillas, y menos en el reparto domiciliario. Las entregas fallidas, las devoluciones, las congestiones urbanas y las crecientes restricciones en términos de sostenibilidad plantean “un reto enorme” en cuya solución el cliente final debe tener un papel activo para generar un modelo eficiente, según han explicado retailers del sector. En el marco de la 18a edición de los Debates de ICIL celebrados en el edificio DFactory de la Zona Franca de Barcelona, representantes de distribución de algunas de las principales empresas de moda han reivindicado su papel en favorecer esa reorientación, generando incentivos para el consumidor e innovación en sus modelos de venta para ser más eficientes y sostenibles.

En la actualidad, las prendas de vestir son el primer producto en volumen de negocio del comercio electrónico en España. “Formamos parte del problema, pero debemos ser una parte importante de la solución”, ha manifestado el director de Global Supply Transport de Mango, Paco Fernández. Para el directivo, el sector afronta un panorama en el que “el 40% de de los vehículos de las ciudades se han convertido en furgonetas de reparto, donde las zonas de carga y descarga están saturadas, y en las que los ayuntamientos están restringiendo los accesos” a través de las futuras zonas de bajas emisiones (ZBE). Por ello, ha defendido que es clave “el cambio de mentalidad, hacer ver al cliente final que esa entrega domiciliaria que nos pide no es la solución para implementar una DUM y para el futuro”.

“Debemos hacer ver al cliente que esa entrega domiciliaria que nos pide no es la solución”
Paco Fernández Director de Global Supply Transport de Mango

“En España, hay un problema de ineficiencia en el reparto” ha apuntado, en la misma dirección, el responsable de Logística y Distribución de Desigual, Jorge Soriano. Para ello, apuesta por un modelo que debe acercarse más “a un reparto urbano parecido al B2B”, que bascule más hacia la creación y uso de una red de puntos de conveniencia. En este sentido, ha explicado Jorge Soriano, parte de la clave residiría en visibilizar los costes ambientales que supone la distribución domiciliaria: “Hay que concienciar al cliente, mostrarle cual es la mejor forma de que su pedido llegue a destino” en términos sostenibles, y “eso tendría que hacerse en el checkout, en el mismo momento de hacer el click” ha añadido. Para responsable de Logística y Distribución de Desigual, el papel de las empresas para empujar ese cambio de mentalidad estriba en “ver qué opciones le podemos dar al cliente en términos de reducir la huella de carbono, presentarle opciones sobre qué entrega es más sostenible”.

También los incentivos pueden ser un estímulo útil para favorecer un cambio de tendencia. Desde Mango han abogado por “beneficiar” al consumidor que se acerque al punto de conveniencia o a la tienda, “ofreciéndole puntos de fidelización, o descuentos”, ha asegurado Paco Fernández. Otra opción, como ha apuntado el director de Supply Chain para el sur de Europa y el Benelux de Veepee, Francesc Pi, pasa por “poner en marcha proyectos de concienciación, colaborando directamente con el consumidor”, un ámbito en el cual su compañía ha desarrollado algunos proyectos de economía circular destinada a hacer participar al consumidor de un ciclo comercial más sostenible, ha detallado el directivo.

“El 80% de las empresas acabarán haciendo pagar por las entregas domiciliarias”
Jorge Soriano Responsable de Logística y Distribución en Desigual

Además de incentivar alternativas, también se ha reconocido que deben aplicarse penalizaciones por las entregas domiciliarias. “Ha habido un cambio de paradigma desde las entregas gratuitas” apunta como parte del problema Jorge Soriano (Desigual), pero la balanza parece tender hacia el otro lado en un futuro. “La puesta en marcha de las entregas gratuitas”, ha explicado Soriano, dispararon el uso de este modelo en otras empresas, “pero cada vez hay más informes que señalan que el 80% de las compañías acabarán haciendo pagar por esas entregas”. En este sentido, Francesc Pi (Veepee) sugiere una “diferenciación de los costes de envío” según si el paquete debe llegar hasta el domicilio o se lleva solo hasta el punto de recogida. Por parte de Mango, Paco Fernández ha aclarado que “no se debería penalizar directamente el envío domiciliario”, puesto que se trata de “un servicio que ofrece la empresa”, pero sí ha reivindicado el papel de los ayuntamientos como posibles tasadores de esa entrega a domiciliio, “como si fuera una tasa turística”.

“Mientras en España las entregas en puntos de recogida son el 12%, en Francia ascienden al 40%”
Francesc Pi Director de Supply Chain para el sur de Europa y Benelux de Veepee

Precisamente, la colaboración con las administraciones públicas es otra de las herramientas en las que se apoyan las firmas de moda para plantear una reorientación del modelo. Así, Paco Fernández (Mango) ha señalado la naturaleza “ni cien por cien pública ni cien por cien privada” del problema que afronta el comercio electrónico, añadiendo que el papel de las administraciones para darle solución es relevante: “Ahí están la creación de microhubs urbanos, o la utilización de espacios sin uso para readaptarlos” a infraestructuras que contribuyan a la última milla de recogida.

Al mismo tiempo, la Administración tendría un papel determinante en cuanto a importar modelos de otros países que favorezcan la distribución urbana sostenible. “En el norte de Europa, hay una cultura del punto de recogida mucho más fuerte que en España”, ha añadido Paco Fernández, “casi nadie viene a tu casa a traerte el paquete”. También ha incidido en esta cuestión el director de Supply Chain para el sur de Europa y Benelux de Veepee: “Hay un elemento cultural. En España y en Benelux, nosotros estamos en el 12% en entregas de productos en locales y puntos de conveniencia; en Italia, menos del 5%, pero en Francia entre el 40% y el 50%. ¿Cómo podemos llegar ahí? Hay un tema cultural y hay un tema de concienciación”, ha sentenciado.

ICIL LAB PRESENTA SU NUEVA SEDE EN DFACTORY
La 18a edición de los Debates ICIL ha servido para que la institución presentara en sociedad su proyecto ICIL Lab, una herramienta formativa que parte de la gamificación para educar en el sector logístico, y que estará ubicada en el edificio DFactory del Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB). El delegado especial del Estado en la Zona Franca de Barcelona, Pere Navarro, ha señalado que “no se trata de un tema menor” que ICIL Lab se sitúe en el nodo empresarial, dada la dinamización del contacto entre actores que ello puede traer al proyecto. Por su parte, el director de ICIL, Xavier Rius, ha insistido que “ICIL Lab es un espacio para compartir” y ha manifestado que, aunque el proyecto es internacional, DFactory será “su casa grande”.