6 de febrero de 2023 | Actualizado 12:47

Los fabricantes de dulces navideños refuerzan stocks para protegerse de precios y colapsos

Las empresas de este sector han adelantado la campaña para distribuir el consumo de este tipo de producto en otras épocas del año
Virginias

Los productores de dulces navideños y turrones en España ha centrado sus estrategias logísticas este año en mejorar las previsiones y reforzar las existencias al máximo. De esta forma, se han protegido ante eventuales desabastecimientos y colapsos en la cadena de suministro, especialmente en un contexto de alza de precios de materias primas. Los fabricantes de dulces reconocen que reforzar las existencias y no repercutir al máximo el aumento de precios al cliente final son dos de las prioridades de la campaña de 2022, que empezó a gestarse con un año de antelación para empezar a producir, como tarde, en primavera.

Para que la coyuntura económica y geopolítica no comprometiera la fabricación de los productos, “hemos mantenido en todo momento una actitud prudente y previsora”, explican fuentes de la empresa Delaviuda. “Desde finales de 2021, nuestro equipo de Compras ha estado pendiente de la situación, monitorizando las existencias y gestionando la cadena de aprovisionamiento para que tuviéramos todos los suministros garantizados”.

Parte de esa estrategia es compartida por el sector en general, que ha reforzado su estrategia logística para adelantar la campaña para distribuir el consumo de este tipo de producto en otras épocas del año, según enuncian desde la Asociación Española del Dulce (Produlce). “A pesar de ser un producto tradicional y con un consumo marcado en unos meses muy concretos del año, la categoría de turrones y mazapanes viene realizando importantes esfuerzos en materia de innovación y ampliación de gama para distribuir el consumo en otras épocas del año”, explica la asociación. “El servicio al cliente también se va adaptando, y cada año cada vez se empieza a servir antes”, reconocen desde Turrones y Chocolates Virginias, que en esta ocasión han empezado a proveer a sus clientes en agosto. A pesar de la situación de crisis, la empresa asegura que “este año se nos está alargando la producción porque de algunas referencias nos están pidiendo más unidades de lo que habíamos previsto”.

Los productores de dulces están suministrando los productos con más tiempo que en anteriores campañas

En el caso de Delaviuda, ha cerrado acuerdos con sus proveedores de transporte para realizar un refuerzo especial que garantice la distribución. “Con el volumen de pedidos que manejamos, necesitamos ser muy ágiles en la preparación y distribución para llegar a tiempo a todos los lineales”, explican desde la empresa. Por ello, han mejorado los acuerdos con las empresas de transporte y también han doblado la plantilla de los almacenes. Por su parte, la patronal Produlce también señala el aumento de contratación para atender la demanda nacional e internacional como una de las primeras estrategias logísticas a tener en cuenta durante la campaña. El año pasado, la contratación aumentó el 17% respecto a 2020, según sus estudios.

Por su parte, Turrones Lacasa tiene la totalidad de sus servicios de logística y transporte externalizados, “así que son nuestros operadores los que utilizan estas herramientas para mejorar todo el servicio que prestan”, comenta la directora de Marketing de la compañía, Macarena Lacasa. “Son los operadores logísticos los que tienen la obligatoriedad de dar el mismo servicio, pero con el notable incremento de volumen que supone, mientras que internamente nos preparamos para este crecimiento estacional”.

33.000 toneladas

La producción española de turrones y mazapanes en 2021 se situó en 33.000 toneladas

Turrones y Chocolates Virginias también subcontrata todos los transportes que emplea con diferentes compañías. “Al principio de la temporada, el tema de almacenaje es intenso, pero conforme va pasando la campaña, se va normalizando”, aseguran desde la firma. En el caso de los dulces navideños, dependen del almacenamiento más que otros productos que fabrican: llegan a llenar sus almacenes y la distribución se ejecuta poco a poco. “Hay un desfase entre la producción y el servicio, y tenemos picos que nos obligan a tener en cuenta más el almacenaje”.

LOS PRECIOS POR LAS NUBES COMO TELÓN DE FONDO
Según el último informe anual elaborado por Produlce, que examina el mercado de 2021, en España se produjeron aproximadamente 33.000 toneladas de turrón y mazapán, de las cuales se exportó el 25%. Solo la categoría de turrón acaparó el 82,2% del volumen de producción a nivel nacional el año pasado, frente al 4,9% de los mazapanes y el 12,3% de otras especialidades de dulces navideños. A falta de conocer el comportamiento de este mercado en el acumulado de este año, la asociación y las marcas confían en el espíritu navideño del consumidor para no acumular excedentes en sus almacenes.

“No obstante, no podemos perder de vista el actual contexto nacional e internacional, marcado por factores como la inflación o la incertidumbre y el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania”, aseguran desde Produlce. Rechazan posicionarse sobre la posible influencia en los precios de los productos, “pero es indudable que la guerra está teniendo efectos perniciosos en multitud de ámbitos, entre los que se encuentra también el sector del dulce”. Más allá de la harina, afectada directamente por la contienda, algunos dulces, como los turrones duros de Virginias, se elaboran con frutos secos y miel, productos que han experimentado también incrementos. No obstante, asegura que esto no es una consecuencia directa de la guerra de Ucrania. “Ya veníamos de una tendencia alcista antes. También es verdad que este incremento no se ha trasladado en su totalidad al producto final, a las barras de turrones”, aseguran desde Virginias. En la misma situación está Lacasa, según su directora de Marketing, que afirma que “estamos haciendo un gran esfuerzo para que la repercusión en el consumidor final sea la mínima”.

Aunque las previsiones de cierre de este año quieren ser optimistas, los fabricantes del sector no se olvidan de la incertidumbre generada especialmente por la inflación y la amenaza de recesión. Desde Virginias prevén un final de año “de montaña rusa”, pero creen que “los gastos estas Navidades en cuanto al consumo de turrón se van a mantener. Quien más y quien menos tiene turrón en su mesa a poco que pueda”, señalan.

En ese sentido, desde Produlce tienen un ojo puesto en el peso de la demanda interna de este tipo de productos. Si bien otros años las exportaciones han supuesto un rubro importante en las ventas, tras la incertidumbre vivida en la campaña de 2020, el mercado interno logró el año pasado dejar una ligera recuperación de toneladas vendidas. “El crecimiento del mercado interior, unido a una mayor recuperación de todo el sector en mercados exteriores empujaron al sector a unos buenos resultados que internamente se traducen en un consumo final del 4,3% superior”, ha manifestado la asociación.