6 de febrero de 2023 | Actualizado 12:47

El puerto de Barcelona refuerza el traslado de la actividad de pasajeros hacia el muelle Adossat

El consejo de administración de la entidad catalana aprueba acuerdos para alejar los cruceros de la ciudad y reducir su impacto
Autoridad Portuaria de Barcelona

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Barcelona ha aprobado dos acuerdos con el objetivo de acelerar el traslado de la actividad de pasajeros hacia el muelle Adossat, lugar donde se concentrarán todas las terminales de cruceros y también la terminal de ferrys de Baleària. La intención de esta iniciativa es reducir el impacto que este sector genera en la ciudad y, a la vez, mejorar los servicios que se ofrecen a navieras y pasajeros.

El primer acuerdo supone la convocatoria de un concurso público para adjudicar la construcción y explotación de la futura terminal G de cruceros en el muelle Adossat. Esta licitación se debe a las solicitudes, por una parte, de Royal Caribbean Group y, por otra, de las navieras Norwegian Cruise Line, Viking Ocean Cruises y Virgin Cruises, que también presentaron una propuesta conjunta para optar al contrato.

El puerto trasladará la actividad de Baleària a la Estación Marítima Drassanes

El acuerdo especifica que el concurso para optar a la nueva terminal G tendrá diferentes condicionantes, como es la incorporación de las mejoras ambientales y de sostenibilidad que se están impulsando en el puerto catalán. En cuanto al sector crucerístico, la futura terminal deberá tener sistemas onshore power supply (OPS) para conectar los barcos a la red eléctrica una vez atracados. La ubicación de las terminales de pasajeros electrificada es uno de los puntos incluidos en el acuerdo firmado en enero de 2018 entre la autoridad portuaria y el Ayuntamiento de Barcelona para mejorar la integración de la infraestructura a la capital catalana.

El segundo acuerdo afronta la extinción anticipada de la concesión de la Terminal Marítima Nord, dedicada al tráfico de pasajeros de crucero, situada en el muelle de Barcelona. Hasta ahora, las Terminales Marítimas Nord y Sud estaban concesionadas a la empresa Creuers del Port de Barcelona, pero ahora la primera volverá a estar en manos de la autoridad portuaria. Sin embargo, se mantendrá un espacio dedicado a atender las escalas que ya se han confirmado para el año 2023. A partir del ejercicio 2024, ya no hay habrá cruceros en esta instalación. En el consejo de administración también se ha anunciado el traslado de la actividad que la naviera Baleària está realizando en la Estación Marítima Drassanes. Durante el primer trimestre de 2023, las operativas de carga y descarga de pasajeros y de vehículos se trasladarán a unas nuevas instalaciones en el muelle Adossat.