29 de enero de 2023 | Actualizado 7:01

La estiba en Tarragona refuerza sus operativas ante los picos de final de año

El recinto portuario afronta una serie de retos logísticos que suman cerca de medio millón de toneladas en unos 17 buques
El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Saül Garreta, se ha reunido con representantes de empresas y estibadores | Autoridad Portuaria de Tarragona

Las empresas y los estibadores del puerto de Tarragona han adoptado una serie de medidas especiales para dar respuesta a la demanda de operativas de las próximas semanas, según ha señalado la Autoridad Portuaria de Tarragona. Entre las mismas, se ha acordado entre ambas partes reforzar la capacidad de operar de la estiba con más trabajadores. “A partir de esta semana”, ha señalado la institución portuaria, “se contará con 19 trabajadores homologados más para poder operar en buque y con el refuerzo puntual de trabajadores de empresas temporales destinados a tareas auxiliares”. Además, las empresas estibadoras han aumentado su capacidad de almacenamiento fuera del recinto portuario para afrontar un mayor volumen de mercancía.

Se contará con el refuerzo de 19 trabajadores homologados para afrontar las próximas operativas

La autoridad portuaria ha manifestado que el conjunto de empresas que operan en el puerto “tiene una capacidad para 1,3 millones de toneladas de agroalimentarios, pero en periodos puntuales como el actual, amplían esta capacidad con la habilitación de carpas provisionales dentro del recinto (más de 8.000 metros cuadrados) y naves fuera del puerto (hasta 150.000 metros cuadrados en servicio)”. La institución portuaria también ha subrayado la mejora del número de entregas en el Sistema de Entrega de Agroalimentarios (SEA) en el periodo entre octubre y noviembre de 2022 con respecto al mismo periodo del año pasado, con un incremento del 41,6% en el número de entregas a camiones, lo que ha supuesto cerca de 400.000 toneladas más.

El puerto de Tarragona afronta unas semanas muy intensas con un gran número de operaciones en cartera. En estos momentos, los muelles “acogen a diez buques con cereales o harinas que, en su conjunto, suman más de 367.000 toneladas de agroalimentarios que deben ser descargadas en los próximos días y semanas”, según la autoridad portuaria. Asimismo, ha apuntado que a ello “hay que sumar otras importantes operativas de carga general: pasta de papel, productos siderúrgicos, vehículos, contenedores, líquidos a granel y fruta tropical en siete barcos que suman unas 90.000 toneladas más”.

Saül Garreta ha garantizado su actitud “neutral” ante las negociaciones entre empresas y trabajadores

Ante este reto logístico, el presidente de la autoridad portuaria, Saül Garreta, ha demandado que trabajadores de la Autoridad Portuaria de Tarragona, empresas y estibadores “sumen esfuerzos para asegurar el suministro de las distintas cadenas logísticas que dependen del puerto de Tarragona”. En la reunión que ha mantenido con las empresas estibadoras y los representantes de los trabajadores de la estiba, Garreta ha garantizado “una actitud estrictamente neutral en el proceso de liquidación del Centro Portuario de Empleo (CEP) y las negociaciones del nuevo marco de relaciones laborales que desde hace unos meses mantienen las empresas y la estiba“. La institución ha señalado que la respuesta, tanto de empresas como de estibadores, ha sido de “un firme compromiso con el posicionamiento y la competitividad del puerto de Tarragona”.

Por su parte, el representante de los estibadores, Jordi Inglés, ha afirmado que el conjunto “de los trabajadores de la estiba de Tarragona está abierto a buscar soluciones puntuales de mejora, sin menoscabo de sus derechos y condiciones laborales, por el bien de la comunidad portuaria”. En lo que respecta a la patronal, el presidente de las empresas estibadoras de Tarragona, Pablo García, ha destacado el esfuerzo “que el conjunto de la comunidad portuaria ha estado realizando durante el año, especialmente para aumentar la capacidad de almacenaje y el servicio de entregas a clientes, que nos permitirá, a pesar de la extraordinaria llegada de volúmenes esperada, poder garantizar la cadena de suministro al cliente final”.